Inicio » Nutrición »Equipo

Nutrición adecuada, consejos importantes para mejorar

Doce tips que le pueden servir para cambiar los hábitos que lo llevaron a tener una nutrición deficiente y, en cambio, dar lugar a una alimentación adecuada que lo haga sentir mejor.

Es bueno tomar conciencia del modo en que se ha sentido en el plano físico y mental. El decaimiento, el cansancio excesivo o la recurrencia de  enfermedades, son indicadores que pueden evidenciar un estado nutricional deficiente. Lo que usted necesita, entonces, es una nutrición adecuada.

La revisión del peso a comienzos de año dará cuenta de los excesos. Se sumará una análisis simple de sangre y orina. (niveles de glucosa, colesterol total, LDL colesterol, HDL colesterol, triglicéridos, ácido úrico, hierro, etc.)

A continuación le entregamos 12 simples consejos que le ayudarán a tener una nutrición adecuada si es que decide finalmente cambiar los hábitos para empezar a sentirse mejor.

Dieta

Foto: El Mercurio

Debe comer pasteles y dulces en forma moderada.

1.- Identificar el origen del exceso de azúcares en su dieta: El exceso de azúcar puede ser uno de los malos hábitos alimentarios que más afecta el peso.  Se debe analizar la dieta para identificar alimentos azucarados de consumo habitual, desde la pastelería y repostería en desayunos, almuerzos, cenas  y colaciones hasta el consumo de  bebidas dulces.

2.- Dieta libre de grasas trans: Como es sabido, las grasas trans  son las más nocivas para la salud cardiovascular. La panadería y pastelería, productos precocinados como pizzas, lasañas o canelones, etc.  y snacks salados incluyen este tipo de grasa. Conviene leer las etiquetas y prescindir de los productos con aceites vegetales parcialmente hidrogenados.

3.- Más proteína vegetal: El exceso de proteína animal en la dieta es muy común y una de las causas de descalcificación ósea. Una buena opción es aumentar el consumo de proteínas vegetales a través del consumo de   legumbres combinándolas con cereales y acompañándolas  con una ensalada mixta.

4.- Más sabor, menos sal: Un exceso de sodio  altera el funcionamiento del corazón y el aparato circulatorio, los riñones, el hígado y los huesos.

Acostumbrarse a aderezar los alimentos con especias y hierbas aromáticas es un hábito sano que ayudará a reducir de forma paulatina la adición de sal, además de  escoger  productos elaborados con menos cantidad de sal o sodio.

5.- Cuidar el consumo de frutas: Ya sea comer las frutas como postres o entre horas puede asegurar las 2-3 raciones diarias recomendadas. Es importante recalcar que  las frutas tienen cualidad diurética, pero no adelgazante; aunque son fuente natural de fructosa, es un azúcar que no deben exceder  de las 3 raciones diarias.

6.- Pan y productos  integrales: El pan elaborado con harina integral es el más natural de todos los panes. Se puede consumir moderadamente en el desayuno.  También como complemento a una comida en caso de que el plato no tenga otros hidratos de carbono.

Se podría prescindir del pan  si la comida o la cena incluyen  arroz o pastas integrales o legumbres y  en particular, si se sigue una dieta de adelgazamiento.

7.- Séptimo: conocer el origen de los tentempiés.

Uno de los primeros cambios tras ponerse a dieta es sustituir el aperitivo del almuerzo o la cena por snacks que se consideran más saludables,  disminuyendo el exceso de sal, de azúcar y  las grasas de mala calidad. Todo orientado a una nutrición adecuada.

Dieta-Nutrición

Foto: El Mercurio

Se debe comer un puñado (25 grs.) de frutos secos al día.

8.- Un puñado de frutos secos al día: Veinticinco gramos de frutos secos es la ración aconsejable para completar la dieta con nutrientes esenciales. Aportan un gusto y una textura particular a ensaladas, platos de pasta, cuscús, arroz, recetas de frutas y pueden reemplazar a una porción de carne.

9.- Aliños con vinagretas suaves: Los complementos del menú, sí importan. Endulzantes, aderezos, condimentos y bebidas son alimentos que complementan el menú tanto en lo sensorial como en lo nutricional.

El vinagre de vino puede resultar un fermento demasiado ácido para el estómago. Otros vinagres como el de manzana y el de arroz, son más saludables porque no resultan tan irritantes para las mucosas. Añadir el aliño justo, sin abusar de la cantidad, y acostumbrarse a los aderezos suaves permite degustar los alimentos en su estado más natural.

10.- Menos café, más infusiones: El estado de estrés, excitación y ansiedad en el que viven muchas personas se agrava por la costumbre de tomar café tanto en el desayuno como después de las comidas o entre horas. Algunas sugerencias son Los denominados “café de cereales” y la oferta incontable de infusiones de té y de mezclas frutosas y aromáticas.

11.- Evitar adicciones: El equilibrio de la salud no es completo si sólo se contemplan mejoras en la dieta. Una vida libre de adicciones como el tabaco o el alcohol, entre otras, junto con una alimentación saludable y equilibrada, son la base para mejorar la calidad de vida.

12.- Aumentar la actividad física: Caminar, hacer yoga, u otra disciplina deportiva, complementará la dieta y hábitos saludables y será  la combinación perfecta para dar comienzo a un año pleno de proyectos y buenos propósitos.

Más sobre Nutrición

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.