¿Por qué no debe considerarse la comida como un premio?

Propongo ir dejando a la comida como “un acompañante” de las celebraciones, no como el enfoque principal. Veamos por qué.

Guía de: Nutrición

En muchas ocasiones nos hemos visto celebrando el logro de nuestros hijos, sobrinos o personas queridas  invitándolos a comer aquello que les agrada, lo cual coincide la mayor parte del tiempo con comida rápida o chatarra.

Esta acción corresponde a asociar que:

“Comida rápida o chatarra  = Premio”

Comida premio

Foto: El Mercurio

La comida chatarra es un mal premio para los niños.

Si pensamos un poco, el premio es algo que se valora, que es fruto de nuestro esfuerzo y que por ende es algo bueno. Sin embargo, la comida rápida o chatarra no es sana, nos hace daño e incluso pueda acarrearnos más molestias de lo que nosotros mismos pensamos. Así recordamos las innumerables veces que ha salido en el noticiero intoxicación alimentaria por consumo de sándwich, completos y otras comidas elaboradas en lugares donde no se cumplen adecuadamente normas  de higiene e inocuidad apropiadas. Por lo anterior, pienso que el premio no debiera ser comida.

Otro ejemplo claro se me aparece al recordar una publicidad, donde se señala que después de una semana de dieta estricta, hay que premiarse comiendo un rico helado. Es decir, en cuestión de minutos mucho sacrificio se tira por la borda, y no lo digo por el helado, sino porque después le sigue el chocolate, el traguito con las amigas y así sucesivamente. Al poco tiempo después se sube más peso que lo que se bajó. Bajo ese prisma, me sigue pareciendo mala la asociación premio= comida.

Entonces, propongo ir dejando a la comida como “un acompañante” de las celebraciones, no como el enfoque principal.

No salir a comer algo rico como un premio, sino entregar por ejemplo un juguete o algo que la persona quiera y luego, si se quiere salir a comer o culminar con un rico almuerzo o cena preparado en casa. Dejando claro que el premio no fue la comida, sino lo que la persona deseaba. Estoy clara que esto puede promover aún más el consumismo, por esto mismo señalo que muchas veces,  lo que las personas desean es tiempo, es compañía, son muestras de afecto y no cosas materiales.

Finalmente, ustedes pueden crear y dar curso a otras muy buenas ideas para no asociar la comida a un premio, que si lo ven con otros ojos es lo mismo que hacen empresas como McDonald y otras entregando regalos con sus productos: stickers, juguetes, etc. Y nuestros niños, los prefieren no porque les guste su comida, sino por lo que se les ofrece. Lástima que en la feria y en los Kioscos no regalen esos mismos productos por la compra de una manzana.

Los invito a regalar tiempo, compañía, a jugar con los niños, a conversar a dedicarles “tiempo”, ese sí es un buen regalo, y si lo quieren culminar con una comida, bien, pero lo principal fue su tiempo y no la comida y su relación final sería:

“Tiempo = Amor= Premio”

Más sobre Nutrición

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.