Detectan Ovni cerca de buques que participan de la búsqueda de avión extraviado

Mientras autoridades y expertos insisten en la tesis del secuestro de la aeronave de Malasia.

Guía de: Ovnis

Ya van más de 10 días desde que el avión de pasajeros de la aerolínea Malaysia Airlines desapareció sin dejar rastro, cuando se dirigía a China con 227 pasajeros a bordo. Tratando de hallar su paradero están participando 26 naciones que lo buscan por un amplio sector de Asia, sin novedades hasta el momento. Es precisamente en esas labores que algunas personas creen haber visto un objeto volador no identificado cerca de los buques que realizan la búsqueda. (Ver foto).

Ovni Avión Malasia

Foto: Internet

Así, al menos, lo afirman los “ufólogos más reconocidos del mundo”, según consigna el periódico argentino “El Intransigente”. El mismo medio señala que desde hace mucho tiempo que los estudiosos del tema OVNI sugieren que los tripulantes de estas supuestas naves estarían interesados en la vida de los terrestres, por lo cual, no sería raro que tuvieran que ver con la desaparición del avión malayo.

Cabe destacar que, a los pocos días que se produjera este enigmático hecho, surgieron varias ideas que explicarían lo ocurrido: Desde un ataque terrorista hasta el impacto de un meteoro. No obstante, la que está tomando más fuerza, de acuerdo lo que piensan las autoridades locales, es la tesis del secuestro. Esto se debe al brusco cambio de trayectoria de la aeronave, pese a que en la última comunicación del piloto con la torre de control, éste asegurara que “todo estaba bien”. Además, según expertos aeronáuticos, esta maniobra pudo haber sido hecha desde un computador fuera de la nave, lo que respaldaría la idea anterior.

Algunos supuestos contactados con seres extraterrestres van más allá y señalan una curiosa y extraña teoría: que el avión fue abducido por alienígenas (Ver nota acá).

Sin embargo, nada concreto aún. Y usted, ¿qué piensa?

Más sobre Ovnis

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.