Inicio » Pilates »Equipo

Técnicas de relajación: La respiración

Saber a detenerse y simplemente respirar puede ser una gran ayuda. Conozca técnicas para sacarle provecho a este tipo de relajación.

El ritmo cada vez mas rápido y exigente de este tiempo moderno crea una enorme presión para nuestro cuerpo y nuestra mente, el stress que enfrentamos en el día a día puede afectarnos en gran manera de forma física, emocional y espiritualmente, perjudicando enormemente nuestro estado de salud.

Relajación y Respiración
Foto: El Mercurio

Una correcta respiración ayuda a bajar la tensión.

Es por esto que se hace muy necesario poder dedicar tiempo para nosotros mismos y desarrollar de esta manera la habilidad para relajarnos. Poder controlar el exceso de stress nos ayudará en el largo plazo, sintiéndonos más tranquilos, contentos y más conscientes para disfrutar de una mejor calidad de vida.

Diversas son las técnicas de relajación que podemos encontrar hoy en día, técnicas provenientes de diferentes partes del mundo que nos ayudarán en el desarrollo de herramientas para un mayor control corporal y un mejor autocuidado.

Una de estas técnicas de relajación y a la vez de mucha importancia; es la respiración. La respiración es una actividad automática e involuntaria que al ser controlada en forma consciente puede calmar nuestra ansiedad y disminuir la tensión emocional, entonces, en momentos de mucho stress podemos hacer una pausa y practicar alguna de estas respiraciones que nos otorgarán tranquilidad y relajo.

La técnica de respiración se hará siempre por la nariz, en posición sentado, puede ser con las piernas recogidas o en cualquier postura donde se mantenga la espalda derecha, además los ojos deben mantenerse cerrados durante el ejercicio para permitir que la mente vaya hacia dentro y no se distraiga con estímulos externos.

Respiración abdominal

Una de las respiraciones más utilizadas en la técnica de relajación es la respiración abdominal , ésta consiste en respirar con profundidad utilizando el diafragma para llenar y vaciar los pulmones con un esfuerzo mínimo.

La mejor postura para ejercer esta respiración es recostado boca arriba, ya que de esta forma se relaja la musculatura abdominal. Puedes colocar una mano sobre el vientre y así será mas fácil seguir el movimiento abdominal, en esta respiración se inhala lentamente por la nariz luego se contiene la respiración algunos segundos y, a continuación, se exhala a un ritmo lento nuevamente por la nariz. Se puede repetir esta respiración las veces que sea necesario hasta que logres disminuir la tensión y el stress.

Respiración alterna

Otra de las respiraciones muy utilizada, sobre todo en la práctica del yoga, es la respiración alterna o pranayama (control de la respiración). La respiración alterna se puede hacer simple o con retención.

En la respiración alterna simple se cierra el lado derecho de la nariz con el pulgar de la misma mano, se inhala lenta y suavemente por la fosa nasal  izquierda llenando los pulmones de aire, luego se cierra la fosa nasal izquierda y se exhala lentamente por la fosa nasal derecha…se inhala por el lado derecho de la nariz, llenando los pulmones de aire, se cierra el lado derecho y se exhala por el lado izquierdo lentamente.

Relajación y Respiración
Foto: El Mercurio

El aire, además de contener oxígeno, posee energía vital, denominada Prana en la India, Chi en China o Qi en Japón.

Esta secuencia conforma un ciclo, puedes repetir varios ciclos, siempre y cuando no te fatigues, si al comenzar la técnica sientes mareos, no te asustes, es absolutamente normal, esto se genera  por la incapacidad que tenemos de respirar profundamente. De todas maneras si esto te ocurre es mejor que te detengas, esperes un momento y luego lo vuelvas a intentar.

Respiración alterna con retención

La otra opción es un poco más exigente, ya que requiere de un mayor control. Esta es la respiración alterna con retención. Aquí se ocupan los dedos pulgar y anular a cada lado de la nariz, se cierra la fosa nasal derecha y se inspira lenta y silenciosamente por la izquierda, al término de la inhalación se tapan los dos orificios nasales y se retiene el aire por dos segundos, luego se cierra la fosa nasal izquierda y se exhala a fondo por la derecha. Cuando los pulmones están vacíos se vuelve a inhalar por el lado derecho lento, tapo nuevamente ambas fosas nasales, retengo dos segundos y se exhala por el lado izquierdo. Se  inhala nuevamente por la misma fosa, y así sucesivamente durante cinco ciclos alternando la respiración entre las dos fosas nasales.

El hecho de retener es muy beneficioso para nuestro organismo, ya que al contener el aire se logra un contacto mas prolongado con las células. Sin embargo, se recomienda que el practicante retenga el aire sólo de tres a veinte  segundos y que no sea un sobreesfuerzo para los pulmones. Esta respiración tiene múltiples beneficios, algunos de ellos son la capacidad de purificar y limpiar los nervios, igualar la duración de la inhalación y la exhalación, estimular la respiración celular (carga las células con energía fresca) y otorgar mayor lucidez mental. No obstante, está prohibido el acto de retener para personas con trastornos en ojos u oídos, así como también para personas que padecen problemas cardíacos o hipertensión.

Al practicar estas técnicas de respiración de una forma consciente podrás disminuir el stress y revitalizar tanto tu cuerpo como tu mente. El aire, además de contener oxígeno, posee energía vital, denominada Prana en la India, Chi en China o Qi en Japón. Entonces, si logramos disponer de algunos minutos y empezamos la práctica de alguna de estas técnicas podremos obtener grandes beneficios; como la capacidad de relajarnos y obtener una buena acumulación de energía potenciando al máximo nuestra vitalidad.

Más sobre Pilates

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.