Queque de mi abuelita, gran receta

Una preparación clásica para compartir, junto a una serie de variantes que permiten que las onces sean de esas que nunca vamos a olvidar.

Guía de: Postres

Esta típica receta pasada de generación en generación, es bienvenida en todas las mesas para la once o un rico té. Y como siempre es posible disfrutar de las onces familiares, les dejo la receta junto con algunas variaciones para permitir jugar con los sabores:

Queque de la abuelita

Foto: El Mercurio

Presentamos la receta del típico queque de vainilla

Ingredientes

  • 125 gramos de mantequilla
  • 250 cc de leche
  • 4 huevos
  • 150 gramos de azúcar
  • 2 tazas de harina (puede necesitar un poco más)
  • 20 cc de esencia de vainilla

Tiempos

Elaboración: 15 minutos

Cocción: 40 minutos

Enfriado: 30 minutos

Preparación

  • En un bowl batir la mantequilla hasta que esté como crema.
  • Agregar los huevos de a uno, después incorporar la leche, la esencia de vainilla y el azúcar, batir hasta que no se sientan los granitos de azúcar e ir incorporando la harina hasta que quede una mezcla lisa sin grumos.
  • Ponerle mantequilla y harina al molde donde se horneara el queque.
  • Precalentar el horno a 180ºC.
  • Vaciar la mezcla en el molde.
  • Poner en el horno por 40 minutos, hasta que cuando metamos un palito de brocheta este salga seco y sin mezcla.
  • Dejar enfriar.

Variaciones

Para lograr que este queque quede distinto cada vez, podemos agregarle:

Chispas de chocolate, también llamados chips de chocolate, o chocolate en trocitos, agregar para esta receta 150 gramos o más. Podemos incorporarlas al momento de tener la mezcla lista para el horno simplemente mezclándolas con una cuchara o mezquino.

Frutas frescas como arándanos, frambuesas, frutillas, agregar para esta receta 200 gramos. Para incorporarlas a la mezcla del queque las frutas deben estar limpias, las frutillas pueden estar partidas para que no sean trozos demasiado grandes, en el caso de las frambuesas y arándanos, lo más recomendable es que se agreguen enteros y se pueden utilizar congelados, al igual que las chispas deben ser agregados después de que la mezcla ya esté lista para ser horneada.

Saborizantes en polvo o secos, como el chocolate en polvo, café en polvo o el coco rallado, la cantidad a agregar es un poco relativa, depende principalmente de cómo le guste a cada uno. En el caso del café agregar hasta unos 15 gramos, en el caso del chocolate pueden ser 80 gramos, para el caso del coco se pueden agregar 100 gramos. Pueden ser incorporados junto con la harina, de manera que quede una mezcla homogénea. Además con el chocolate y el café pueden lograr una linda presentación mezclando una parte del queque base (la que no tiene sabor) más la parte con sabor, lo cual produce un efecto visual muy lindo como si fuera mármol.

Queque de la abuelita

Foto: El Mercurio

Los frutos secos le pueden dar un toque distinto al tradicional queque de la abuelita.

Frutos secos como nueces, pasas, almendras, maní, estos los pueden agregar picados o enteros. Para esta receta agregar 150 gramos. Se deben agregar de igual manera que los chips o las frutas, esto quiere decir después de que la mezcla esté lista para el horneo.

Ralladura de  cascara de naranja o limón, para esta receta agregar la ralladura de 2 naranjas o 3 limones no muy verdes. Puede ser agregada junto con los huevos para que se pase la mezcla con el aroma y sabor.

Además, podemos cambiar parte de la azúcar blanca por azúcar rubia, lo cual le otorga un sabor diferente y más humedad al queque, eso si hay que tener presente que el azúcar rubia endulza un poco menos.

Por último, esta receta lleva esencia de vainilla, la cual puede ser reemplazada por otras esencias como por ejemplo la de coco o algún licor.

Datos importantes

Puede pasar que la mezcla quede un poco líquida, esto depende del tamaño de los huevos principalmente, si son muy grandes le dan más humedad a la mezcla, dejándola más líquida, por lo cual es necesario agregar un poco más de harina y si los huevos son pequeños, se corre el riesgo de que la mezcla quede más seca y se necesite agregar un huevo más.

En muchos hornos sucede que cuando aún se está horneando la mezcla y le falta tiempo de cocción, ya está dorado. Podemos evitar que se siga dorando poniendo un trozo de papel alusa foil sobre él, esto no impedirá que se siga cociendo, pero si evitará que se siga dorando.

Más sobre Postres

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.