Enuresis infantil: ¿Cómo manejarla?

Un porcentaje considerable de niños y niñas mayores de 3 años se orinan sobre la ropa o en la cama. Conozca cuáles son las causas de este problema y de qué manera se puede manejar.

La enuresis es la descarga involuntaria y persistente de orina, durante el día y/o la noche. A los 2 años aproximadamente se espera que los niños aprendan a controlar esfínter durante el día y a los 3 durante la noche.

Enuresis
Foto: El Mercurio

La enuresis es la descarga involuntaria y persistente de orina, durante el día y/o la noche.

La enuresis se califica como un problema desde los 5 o 6 años y se considera clínicamente significativa cuando se manifiesta con una frecuencia de 2 veces por semana, por un período de 3 meses.

Existen dos tipos de enuresis infantil; la primaria, que hace referencia a la falta de control voluntario de la micción desde el nacimiento y, la secundaria, que se da en los casos en que el niño vuelve a orinarse después de haber controlado esfínter durante 6 a 12 meses.

Las causas de la enuresis pueden ser muchas, relacionándose con trastornos del sueño, con un desarrollo más lento del control de la micción, o con problemas emocionales o tensiones asociadas a alguna situación que los esté perturbando.

Especialmente, cuando un niño, que ya controlaba esfínter vuelve a orinarse en la cama, se sospecha que la conducta está evidenciando un conflicto psicológico o afectivo. Esto suele suceder después de alguna modificación importante en la vida del niño, como por ejemplo, un cambio de casa o de colegio, la pérdida de un ser querido o la llegada de un nuevo miembro a la familia.

Otra causa emocional, puede tener relación con el ambiente familiar. Padres que mantienen una relación notoriamente conflictiva entre ellos, que son sobreprotectores, o por el contrario, poco afectivos y/o negligentes, pueden generar también en el niño tensiones que lo hacen orinarse o una necesidad de atención que se concreta a través de este acto, pero de manera involuntaria.

A veces, la enuresis diurna tiene relación con situaciones particulares, como por ejemplo, cuando el niño se encuentra muy concentrado o entretenido jugando y olvida hacer una pausa para ir a hacer pipí. En estos casos, es necesario recordarle de vez en cuando la necesidad de detener el juego para ir al baño.

Es de suma importancia aclarar que los niños que se orinan en la ropa o en la cama no lo hacen a propósito y que, cada vez que los padres se enojan, se burlan de ellos o los castigan, el problema se acrecienta, ya que, el solo hecho de hacerse pipí al niño le produce muchísima vergüenza. Por tanto, lo ideal es que los padres lo animen y le traspasen la confianza de que pronto logrará pasar la noche entera sin que esto suceda.

Enuresis
Foto: AP

Una de las recomendaciones para evitar la enuresis es que los niños no tomen agua un par de horas antes de ir a dormir.

Para superar el problema es necesario tener en cuenta lo siguiente:

  • Evitar la ingestión de líquidos un par de horas antes de ir a la cama.
  • Ayudar al niño a relajarse antes de dormir, ya sea a través de un cuento, música suave u otro acto tranquilizador, ya que el estrés o las tensiones pueden alterar su capacidad de controlar la orina.
  • Despertarlo delicadamente cada 3 a 4 horas para que vaya al baño.
  • Animarlo a contraer el esfínter cuando tenga ganas de orinar para fortalecer la musculatura asociada al control.

Cuando el niño no sea capaz de controlar y se orine, ya sea en la cama o en la ropa, por ningún motivo se debe volver a poner pañales. Es necesario hacerlo participar del proceso, pero sin reproches ni burlas y, sin que él vea esto como un castigo. El niño debe ayudar a limpiar la cama, a lavarse y cambiarse de ropa, de manera que vaya asumiendo su responsabilidad en el tema.

Con este mismo objetivo, es útil hacer un calendario para ir registrando los días que se hace pipí y reforzarlo a través de felicitaciones y pequeñas recompensas por sus logros.

De este modo, en un ambiente de confianza, amor y respeto, la enuresis dejará de ser un problema cuando se asocia a un tema afectivo. Si esto no sucede, es necesario consultar a un médico para ver otras posibles causas.

Más sobre Psicología y Tendencias

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.