Erotomanía: El delirio de ser amado

La erotomanía es la convicción delirante de ser amado por una persona, cuando esto no sucede en realidad. Conozca de qué se trata este síndrome y cuáles son sus alcances.

¿Se imagina que alguien a quien apenas conoce tenga la convicción absoluta de que usted lo/a ama?, ¿Se imagina que, además esa persona asegure que tiene una relación con usted y que actúe como si así fuese? Esto existe y se llama erotomanía.

Erotomanía

Foto: El Mercurio

La erotomania consiste en la convicción delirante de ser amado por una persona.

Conocí este síndrome en mis años de estudiante de pregrado, en la cátedra de psiquiatría y hasta el día de hoy me llama mucho la atención, pues continúa siendo un enigma desde su fenomenología, su presentación, curso, mecanismo y sistematización.

Tal vez no se me hubiera ocurrido fácilmente cómo escribir acerca de este tema, pero el fin de semana pasado vi una comedia romántica en la que se trataba la erotomanía desde un punto de vista bastante ingenioso, cómico y trágico a la vez. La película graficaba con mucha claridad a través de su trama, cómo puede ser la historia de un delirio erotomaníaco, mostrando cómo quien lo padece lo vive como algo absolutamente real. La película es entretenida, pero no daré el nombre para no estropear la historia a quienes puedan llegar a verla sin saber cuál es la temática, sin embargo, quienes quieran saber de qué película estoy hablando, pueden hacer click en este link.

La erotomanía, también llamada delirio de ser amado, síndrome de Clérambault o delirio de pasión amorosa, consiste en la convicción delirante de ser amado por una persona, generalmente de superior posición social.

Que se trate de una convicción delirante, implica que la idea de ser amado por esta persona proviene de una mala interpretación de las percepciones o de las experiencias que llevaron a aquella conclusión.

El delirio erotomaníaco puede darse en forma pura o presentarse en el curso de trastornos afectivos, orgánico-cerebrales o esquizofrénicos y es asombrosamente persistente, a pesar que puede cambiar de objeto o combinar varios de ellos. Puede acompañarse de alucinaciones de todo tipo y llevar a la persona a actuar en función de su delirio, es decir, como si realmente esa persona estuviese enamorada de él o ella.

Para comprender mejor de qué se trata, planteo el siguiente ejemplo (ficticio): Una mujer de 35 años, comienza a sentirse atraída por un personaje público, por ejemplo, un escritor de renombre. Y empieza a desarrollar un delirio, inventándose una historia de amor y una relación con él. A pesar que esto no sea cierto, ella lo vive como real, refiere sentirlo, verlo, recibir mensajes y actuar como si todo esto fuese verdad, llegando incluso a acosar al escritor, a través de llamados telefónicos, visitas, cartas, regalos, etc.

Se han visto casos, en los que incluso, al fallecer la persona amada, quien padece la erotomanía niega su muerte. En nuestro ejemplo, la mujer podría negar la muerte del escritor, diciendo que se trata de una farsa que el planificó para dejar a su esposa y poder llevársela a ella a vivir a un país lejano para estar juntos por fin.

Erotomanía

Foto: El Mercurio

La erotomanía se da generalmente en mujeres solteras, mayores de 30 años.

La erotomanía se da generalmente en mujeres solteras, mayores de 30 años, teniendo un curso crónico. A partir de diversos estudios, se ha relacionado la erotomanía sistemática, con rasgos de personalidad sensitivo-paranoides, aislamiento social (soledad) e inhibiciones sexuales.

Cabe señalar, que si bien el tratamiento con antipsicóticos permite que quien padece este trastorno tome cierta distancia de los pensamientos delirantes, pudiendo actuar con mayor mesura, rara vez el paciente logra realizar una crítica completa de su delirio. Esto significa que, si bien pueden llegar a controlarse, no alcanzan a distinguir el hecho de que la historia que se han contado no existe realmente.

En la erotomanía entonces, el sujeto intenta amar al objeto escogido para tal fin, sin importarle si el amor que da por hecho que el otro siente por él realmente existe. Tiene una certeza delirante de que la otra persona lo/a ama, defendiendo su postura sin importarle las críticas e incluso burlas de los demás. Se sabe amado y vivirá eternamente para su amor.

Citando al psiquiatra Lucio E. Bellomo “Así considerado, el delirio erotomaníaco, resulta ser una relación cuasi mística del sujeto con el Objeto de su amor, creación psicopatológica absurda, pero apasionadamente ingenua y legítima, como expresión de un amor puro, ilusorio y pleno de esperanza”.

Más sobre Psicología y Tendencias

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.