Eyaculación precoz: Causas y tratamiento para superarla

La eyaculación precoz es un fenómeno que si bien se estima que le sucede a por lo menos un 60% de los hombres alguna vez en la vida, a muchos les es muy difícil admitirlo.

Si estás complicado porque tu rendimiento sexual está impedido por la eyaculación precoz, una de las primeras cosas que debieras poder reconocer es si el suceso está dado por un problema físico (por ejemplo una cirugía), o el consumo de alguna sustancia (por ejemplo alcohol o algún fármaco).

En segunda instancia (pero no menos importante) se encuentran los factores psicológicos, de crianza, y de la relación misma que pueden influir en el desempeño sexual. Principalmente, la depresión, así como la excesiva ansiedad están relacionadas con la eyaculación precoz. Pongo un ejemplo: una persona consciente de que no tiene energía, o ánimo sexual, que se auto-reprocha, que siente que es una carga para otros y su pareja sexual; probablemente experimente más ansiedad y esté menos dispuesto a entregarse a una experiencia íntima satisfactoria para ambos.

Eyaculación precoz
Foto: Agencias
Además, el haber tenido un episodio de mal desempeño sexual, o la sensación de ser excesivamente exigido por la pareja, puede despertar ansiedades que acompañan la anticipación de la intimidad y el acto sexual en sí. O sea, el sólo hecho de que suceda puede producir nuevamente su aparición.

La capacidad del “apropiado” desempeño sexual está ligada a las experiencias y sentimientos más íntimos de un hombre, desde un cuestionamiento de la masculinidad frente a otros hombres y mujeres hasta una puesta en duda del valor de la propia existencia. Parte importante de comenzar a mejorar es reconocerlo como parte de sí mismo, como algo que te afecta. Si bien en internet verás muchas recetas “milagrosas”, lo más probable es que para lograr estar mejor requieras trabajar en ti mismo, y tomar las riendas del cuidado de tu sexualidad y vida de pareja. Es más complejo que solamente tomar pastillas o hacer ejercicios físicos.

¿Es la eyaculación precoz un fracaso?

Este fenómeno por lo menos en el mundo masculino está visto como un “mal desempeño sexual”, un fracaso en constituirse como hombre; y por lo general se acompaña de emociones muy fuertes, muy amenazantes, y básicas para los hombres. Afecta desde cómo se posiciona frente a ti como pareja (humillado, quizás como un fracaso en la capacidad de cuidarte o protegerte por ejemplo), pasando por su imagen de sí mismo como hombre (asociado a la impotencia, la incapacidad, la imagen y la valoración de sí mismo), hasta ubicarlo en un lugar muy vulnerable en términos de la sociedad (como alguien enfermo, como alguien inferior, como alguien fracasado, que está o ha fallado).

Es a propósito de estas emociones que muchos hombres se defienden de esto con las maneras particulares de cada uno: algunos no lo reconocerán como un problema y rechazarán cualquier tipo de compasión o ayuda, otros evitarán la intimidad por temor a volver a fracasar, otros quizás quieran terminar la relación de pareja por la incapacidad de tolerar las nuevas condiciones de la misma (por ejemplo, vergüenza), otros también podrían optar por ponerse muy celosos y dudar de sus parejas, etc. Es por esto, que muchos de los consejos como “intenta salvar la noche” o “hay otros medios para disfrutar” terminan poniéndolos más nerviosos y menos se pueden entregar a una sexualidad más placentera.

Pareja frustrada

Ojo, es muy importante no olvidar que tu pareja también está viviendo la frustración, o sintiéndose culpable por lo que te sucede. Perder de vista al otro no ayuda a solucionar el problema, lo agrava.

Una recomendación para las parejas es tratar de ponerse en una disposición de escucha, de apoyo, de tratar de entender lo que le pasa. Quizás esto sea más importante que si le ayudas o no a “mejorarse”, a veces por ejemplo exigirlo a que “se cure”, o “lo intente de otra forma” lo puede poner más nervioso y no le estarás ayudando.

Recuerda que sugerir buscar ayuda puede ser interpretado como confirmar que es inferior, que debe someterse a un tratamiento porque no es suficiente. Una consulta a un profesional por este tema es algo que debe ser trabajado por ambos, y estar en acuerdo.

Recuerda que si te quedan dudas, o quieres compartir tu experiencia, estaré encantado de responder de la mejor manera a mi alcance.

Más sobre Psicología y Tendencias

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.