Inicio » Rock »Equipo

10 ejemplos de que el rock SÍ se puede bailar (II)

Después de la primera entrega, cerramos con esta selección de 5 nuevos temas que desmuestran que, contrarios a sus detractores, el rock SÍ se puede bailar.

Después de la primera entrega, cerramos con esta selección de 5 nuevos temas que desmuestran que el rock SÍ se puede bailar:

Should I stay or should I go – The Clash (1981)

¿Qué sucede cuando tomas un sonido retro punk británico de raíz, y lo pones al servicio de una estructura de blues?

Aparece esto, #228 en el ranking de las 500 mejores canciones de la historia según Rolling Stone. Un verdadero hito del rock y una canción que se hace bailable por muchísimas razones.

Ya hablamos de una de ellas… usar blues en el punk puede sonar descabellado para los puristas, pero en este caso estamos en presencia de una piedra angular del género.

Lo segundo: a pesar de no saberse realmente el motor de la letra de Should I stay or should I go (La inminente expulsión de Mick Jones de la banda o su tormentosa relación sentimental, todo encajado en el título “Debería quedarme o debería irme”), su efecto en la gente fue inmediato y explosivo, mezclando la agresividad del punk con un aire new wave y una pizca de a go-go, transformándola en una canción absolutamente bailable.

Y lo último… enfocándonos aún más en nuestro Chile querido: Siempre es bueno bailar una canción rock que tenga extractos de nuestra lengua. Y ésta cumple perfectamente con la condición. A pesar de que la traducción, hecha a través de un teléfono por la madre de Eddie García (técnico de sonido ecuatoriano de The Clash) es deplorable, el cantar frases como Esta undecision me molesta o Digame que tengo ser prende a cualquiera.

Livin’ on a prayer – Bon Jovi (1986)

De todas los ejemplos que hemos nombrado, éste debe ser el más representativo de como un tema netamente rock, de hecho un himno del género, tiene tal nivel de trascendencia que incluso puede llegar a bailarse en cualquier fiesta.

Si la cadena VH1 la nombró como la mejor canción de los años ochenta, es por algo.

Nadie puede discutir ni cuestionar los elementos que hacen de Living on a prayer una composición que atraviesa todo tipo de convenciones musicales y de gustos. No debemos extrañarnos a ver jóvenes de 18 años bailando y cantando la canción de memoria. Existen tipos de creaciones como ésta que se quedan grabadas en los cromosomas de las personas y se traspasan hacia las futuras generaciones.

El punch de Livin’ on a prayer que te lleva a bailarla es muy claro: el coro. Más allá del talk box de Richie Zambora al inicio o la interpretación de Jon Bon Jovi (que lo llevó después de 3 años de gira a desgastar su voz a niveles de usar playback en los coros), cantar y bailar OOOOOHHHH we’re half way theeeereeee OOOOOOOHHH Living on a prayer es hacer catársis de cualquier problema que hayas tenido en la semana.

Sweet child o’mine – Guns N’ Roses (1987)

Muy parecido al ejemplo anterior, Sweet child o’mine trasciende no sólo por su importancia como himno del rock, sino que también por su fiel argumento de que las guitarras roqueras se pueden bailar.

Títulos y reconocimientos le sobran a este pedazo de canción. Lo que la hace ser un bailable es una mezcla entre el famoso paso de Axl Rose y un potente coro, acompañado de una composición rockanrolera dura, pero melancólica.

Ahora, claramente el primer enganche es el punteo del inicio de Slash, una marca registrada en producir el delirio colectivo en cualquier lugar. Algo que te lleva incluso a tararear y bailar los arpegios y riffs de esta canción, claro ejemplo de lo que postulamos al inicio de esta descripción: las guitarras roqueras SI se pueden bailar.

Surfin’ USA – The Beach Boys (1963)

Nombrada como una de las 500 canciones que formaron el Rock & Roll según el Salón de la Fama en Cleveland, esta mágica y alegre tonada twist / rock creada por uno de los genios de la música Brian Wilson es una muestra clara de una composición hecha a conciencia para un solo objetivo: bailar y pasarlo bien.

Basada en “Sweet Little Sixteen” de Chuck Berry, Surfin’ USA es una oda a todos los surfistas de la década de los sesentas, nombrando en su letra todas las grandes locaciones estadounidenses para hacer buen surf y además pasarlo bien. Es por esto que debe ser el primer himno directamente linkeado en nuestras mentes al surf como deporte. Ese punteo de inicio full rock and roll de los 60’s te transporta de inmediato a una playa llena de tablas y chicas bailando. Es tal el adjuntamiento de la imagen con la melodía que es común ver en la pista de baile a gente subiéndose arriba de una tabla imaginaria y surfear al ritmo de Surfin’ USA. TEMAZO

Twist and shout – The Beatles (1964)

Original de los Isley Brothers en 1962, Twist and shout debe considerarse la cúspide que reúne todos los factores para generar una canción rock bailable. Basada en progresiones armónicas de origen latino (huella dejada por el granRitchie Valens en 1959 con la ultraconocida La Bamba), esta composición tuvo gran éxito a principio de los sesentas con sus autores originales, pero la reversión de The Beatles bajo la tutela del siempre genial George Martin se encajó en una seguidilla cronológica de éxitos de los oriundos de Liverpool en los diversos rankings de todo el mundo.

Un ritmo que mezcla el twist con el swing latino y el rock de inicios de la psicodelia, mas una interpretación vocal furiosa y desgarradora de John Lennon (de hecho, fue la última canción en grabarse en la sesión del disco a causa del resfrío de Lennon), hacen de Twist and shout una canción innegable para bailar. Reversionada diez mil veces, pero no hay otra como la de The Beatles.

Pueden haber muchos ejemplos más, pero aquí compilamos diez… Tomando en cuenta la acotación que hicimos al principio sobre no incluir el rock & roll de Elvis o Chuck Berry o Little Richard, basándonos en que ESE uso del rock es netamente con el objetivo de prender ballrooms y fiestas… ¿Qué otra canción se les viene a la mente? Debe haber varias… las palabras y los pasos… son suyos ahora…

Más sobre Rock

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.