Inicio » Rock »Equipo

Jon Bon Jovi: 10 baladas inolvidables para la historia

El oriundo de New Jersey acaba de cumplir 50 años. Nos dejó muchas tonadas inolvidables, pero hay 10 baladas que calaron hondo en catársis relacionadas al corazón.

John Francis Bongiovi Jr. es un nieto musical directo de lo más profundo del rock norteamericano. “El Jefe” Bruce Springsteen, Bob Dylan y Aerosmith son sus principales referentes. Y eso no sólo se nota en sus temas más poderosos, sino que en sus baladas.

Siempre con un aire que mezcla el folk con lo religioso, estructurado bajo una fórmula power ballad clásica, el lado romántico de Jon Bon Jovi mutó por las diversas tendencias de la transición del rock entre los 80’s y los 90’s. Difícil tarea haberse mantenido vigente en una época donde el glam se tiró a la basura de un día para otra, dando paso a la poderosa generación grunge.

Dentro de todo ese período, se encuentran estas 10 baladas que más allá de su calidad musical específica, son canciones que se enquistaron de manera definitiva en el recuerdo de muchas y muchos que sufrieron las penas de amor “a la rockera”

10) “Santa Fe” (Álbum: Blaze of Glory, 1990)

Esta balada es una de los principales muestras del apego de Jon Bon Jovi a lo religioso… una temática obvia ante un álbum absolutamente country rock (su segundo disco oficial como solista), con cooperación nada más y nada menos que de Jeff Beck en las guitarras.

“Santa Fe” habla de un personaje ansioso de redención, de la eterna búsqueda del perdón frente a lo “divino” representado en esta ciudad de California, llena de simbolismos religiosos y de una sub-cultura mexico-estadounidense.

De las baladas de esta lista, puede ser la que toca temas más profundos y espirituales. Excelente canción

9) “Thank you for loving me” (Álbum: Crush, 2000)

Una de las últimas baladas apegadas a la escencia “Bon Jovi”. Cumpliendo la fórmula power ballad al pie de la letra, “Thank you for loving me” trata una de las muchas vetas de las canciones de amor: el agradecimiento a la persona amada por estar ahí, por apoyar, por amar.

Llena de acordes y cadencias posadas en un piano clásico y muchas cuerdas en los matices fuertes, hacen de esta canción una de las últimas con careta ochentena exitosas en el nuevo milenio.

8. “Blaze of glory” (Álbum: Blaze Of Glory, 1990)

Tal vez de todas las de la lista es la que menos encaja con el termino “power ballad”, aunque por su estructura y musicalidad tiene rasgos que se ven incluso desde lejos.

“Blaze of glory” se podría etiquetar como la segunda parte de la exitosa “Wanted dead or alive” (que esa sí no es una balada, según declaraciones del mismo Richie Sambora en entrevistas) del megaventas “Slippery When Wet” de 1986.

La gran diferencia es que toda la temática de esta balada va como “archivo adjunto” de la conocida blockbuster noventera “Jóvenes Pistoleros II”. Y ojo, gracias a eso nuestro cumpleañero se ganó un Globo de Oro a mejor canción original e incluso, fue nominado al oscar como mejor canción para una película.

 

7) “Bed of Roses” (Álbum: Keep The Faith, 1992)

Si existe el “eclectisismo” en una sola canción, claramente esta balada es sin duda el ejemplo más crudo. No podemos hablar mucho más de lo que sabemos del contenido y trama de la letra de “Bed of Roses”, que incluso tuvo éxito traducida al castellano a pesar de la horrible fonética de Jon Bon Jovi (o sea, todos conocemos la famosa “cama de rouusaaaas”).

¿Por qué hablamos de “eclecticismo”? Esta canción se puede clasificar en las que más la “pica finita” Jon Bon Jovi. Si a eso le sumas que era parte de un álbum presionado por la crítica a causa de su alejamiento definitivo del glam (en música y visual… la banda entera se cortó el pelo), hablamos de una ecuación casi de fracaso infinito como resultado.

 

Au contraire, “Bed of Roses” es un hit, y lo seguirá siendo por el resto de la historia, por más finita que la pique.

 

6) “Miracle” (Álbum: Blaze Of Glory, 1990)

Otro hijo de su segundo album solista. Esta llega casi a rasgar en lo canuto (en el buen sentido de la palabra por supuesto), con una letra en donde Jon Bon Jovi apela a un “milagro divino” que salvará la relación con su amada e incluso más… sus vidas.

Puede que el tema de “Miracle” sea bastante superfluo para esta época tan “fast track love”, pero la música y arreglos de esta balada le dan un toque godspel bien potente y penetrador. De hecho compárenla con el último buen éxito de Poison: “Stand”, lanzada 3 años después… ¿¿alguna similitud??

 

5) “My guitar lies bleeding in my arms” (Álbum: These Days, 1995)

Si fuera por mí, la pondría en el número 1, pero esta lista debe ser lo más objetiva posible. Aunque sin lugar a dudas, los que no conocen este baladón al escucharla les aseguro quedaran asombradísimos, no sólo por la música y letra (que son potentísimas), sino que también por el factor “pelómetro” que pone en el tapete.

¿Qué otra frase puede reflejar mejor la tristeza de un rockero que “Mi guitarra yace sangrando en mis brazos”? La he hecho escuchar a diversos músicos del rock de variadas tendencias. Todos han quedado asombrados con el efecto que provoca. Y ojo que no es de los temas main stream de la banda.

“My guitar lies bleeding in my arms” es claramente el espejo del punto cero, del golpe al fondo del abismo de un músico que al ser abandonado trata de escribir una canción de amor y esperanza… pero no puede, insertándose en esa extraña sensación que solo algunos, que vivimos el rock como una doctrina emocional, la sentimos al darnos cuenta que incluso componer una canción no es suficiente.

Uno de las baladas más profundas y emocionalmente potentes de Jon Bon Jovi, y por lejos una de las canciones más tristes que he escuchado. Acordes, tenciones, matices y solos de guitarra perfectamente mezclados y que crean una atmósfera sonora simplemente derrumbadora e introspectiva a la vez. Una joya de pies a cabeza

4) “This ain’t a love song” (Álbum: These Days, 1995)

De la lista, ésta es la segunda mas apegada pero por lejos al gusto femenino.

Y no sólo por la estructura casi rayando en “pop ballad hit”, sino que su versión en castellano fue incluso más exitosa en Latinoamérica que la original.

¿Las claves? Primero: el sello Jon Bon Jovi de hacer de un tema rock un hit radial seguro. Segundo: La traducción de la letra al Castellano, que sin parecerse en absoluto el título (“Como yo nadie te ha amado” frente a lo que debería ser “Esta no es una canción de amor”), le achuntó medio a medio a la atmosfera tonal de esta balada en Mi Mayor, de matices tonales cromáticos y que se convirtió casi en un himno de amor.

Independiente de los factores, el resultado fue único e inusitado. Un mega hit infaltable en karaokes, tocatas y hasta fogatas.

3) “I’ll be there for you” (Álbum: New Jersey, 1988)

Aquí nos metemos de lleno a los años ochenta, y eso significa muuuucho romanticismo  y muchos guiños clásicos del glam.

Un video clip grabado en el clásico “on stage” a estadio vacío, jugando con las luces y sombras. Una letra usada 260.000 veces por diversas bandas de la época que trata del hombre arrepentido pidiendo una segunda oportunidad a su “chica”, llena de analogías como “when you get drunk i’ll be the wine (cuando te emborraches seré el vino)” o las clásicas promesas “when you breathe, i wanna be the air for you” (cuando respires quiero ser tu aire… medio maná eso no?).

Aún así, una balada perfectamente bien terminada. Con su clásica subida de tono al final de la canción repitiendo el coro, sumados a whoooos absolutamente pensados para la gente en los conciertos. Un clásico de los 80’s sin lugar a dudas.

2) “Always” (Álbum: Cross Roads, 1994)

Existen momentos en que la música “premia” azarosamente a algún individuo. Agrupa factores de éxito en diversos ámbitos en muy poco tiempo y hace que una composición se vuelva una canción inolvidable. Bueno, eso pasó con “Always”

Esta balada no sólo esta considerada entre las mejores de la historia de las “power ballads”, sino que también se metió dentro de las mejores canciones de amor de la historia según muchos expertos y rankings. Si tomamos en cuenta que este fue un single de lanzamiento de un álbum recopilatorio, es difícil ver en la historia de la música un fenómeno parecido. Por supuesto, siempre usando la fórmula del himno al amor y de un futuro lleno de promesas, soles y estrellas.

Si a eso le adicionamos un video clip con actores “modelo” del post teenage noventero estadounidense, interpretando una clásica historia de desamores y consuelos mal pagados por el destino que incluso provocan la explosión del departamento de un pintor sacado de Dawson’s Creek… Todo eso dirigido con precisión de relojero por el gran Marty Callner (director de la famosa Trilogía “Cryin’”, “Amazing” y “Crazy” de Aerosmith, Silverstone, Liv Tyler y compañía) en la época boom de MTV…. Estamos en presencia de un hit a nivel mundial y eterno.

 

1) “Never say goodbye” (Álbum: Slippery When Wet, 1986)

Cuando eres “la” balada de uno de los 30 álbumes más vendidos en la historia del rock, es imposible que no tengas éxito.

Ya sé… muchos estarán diciendo “Always es mejor… como está número 2”…. Tengo argumentos válidos y de peso para este final de lista.

“Never say goodbye” para empezar toca de lleno la temática de la power ballad ochentera. Tanto en estructura musical como en letra, este temazo es un molde de cómo se hacía una composición de alto nivel emocional, auditivo y con promesa de éxito en, tal vez, una de las épocas más competitivas en la historia del rock en cuanto a ventas, airplay y trascendencia. Ya llevamos una razón de harto peso.

Lo otro: Si se fijan en la letra, “Never say goodbye” se incrusta milimétricamente en nuestra cultura pop de hace 30 años, basadas en las historias del high-school, memorias de verano, traiciones y promesas de “no dejarte ir si me encuentro alguna vez en el camino contigo”. Todo esto apoyado por un video clip más clásico que el de “I’ll be there for you”, con la típica grabación a estadio lleno con encendedores prendidos y mujeres llorando arriba de los hombros de su pololo, amigo o quien fuese.

Por trascendencia, peso específico cultural de la época y temática, esta cuchillada de canción es sin dudas la mejor de las baladas de nuestro cumpleañero. Happy Birthday Jon Bon Jovi… gracias por tantos recuerdos, y que sean muchos años más…

Más sobre Rock

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.