Inicio » Rock »

Guía de: Rock

Las 10 mejores Power Ballads de los 80’s (II)

En esta segunda entrega conocemos los cinco primeros lugares. Cinco canciones que no solo son enormes power ballads, sino que también pertenecen a la elite de la historia del rock.

Ya conocimos la primera parte y ahora vamos con la segunda. La diferencia entre estas cinco composiciones es milimétrica. Sea por musicalidad, emotividad, magnificencia o simple popularidad, estas cinco power ballads son más que sí mismas. Son himnos de nuestras vidas que más de alguna vez se han adjuntado a un abanico de emociones.

Vamos con ellas:

5) Every rose has it’s thorn – Poison (“Open Up And Say Ahhh!” 1988)

Es complicado darte cuenta que tu pareja te es infiel. Ahora, si te das cuenta por teléfono mientras estás en la lavandería, peor todavía.

Eso refleja esta power ballad llena de guiños country, muy apegada a una interpretación del cowboy sensible. Y vaya que caló hondo en muchos.

¿Sabían que esta canción no estaba considerada ni por Brett Michaels ni por Poison para entrar en el disco? De hecho, la banda al escucharla pensó que no tenía cabida en el estilo que manejaban. Era una especie de composición B-side sin ningún afán de salir a la luz.

Pero salió, y a Poison le cambió la vida. Y esta balada es una “cambia vidas”… no conozco persona que no haya escuchado alguna vez este lamento hecho canción. Pero no un lamento mamón… un lamento profundo, serio y por sobre todo… real.

4) Alone again – Dokken (“Tooth and Nail” 1984)

De todas las baladas de esta lista, esta debe ser la más old school heavy rock de todas.

La importancia de Dokken en la historia del rock estadounidense es equivocadamente desconocida en nuestras tierras. Y hacemos mal.

Estos oriundos de Los Ángeles son los primeros en introducir el rock de línea dura (heavy) al main stream de la industria. Rotación de videos, mucho airplay radial y todo lo que conlleva tirarse de piquero al mercado.

Lo que no significa que los liderados por Don Dokken (vocal) y George Lynch (guitarra) hayan hecho cosas malas… al contrario.

El álbum Tooth and Nail, donde se contiene Alone Again, está considerado como uno de los mejores álbumes de heavy rock clásico del país del norte. Esta power ballad, aunque se sale un poco del molde del estilo de la banda, es un temazo.

¿Por qué? Las PB’s cubren diversas emociones bajo diversas miradas. Alone Again va directo al grano… soledad… y absoluta.

Es cierto que podemos comparar su estructura e incluso su letra con I remember you de Skid Row, pero Dokken hizo de esta canción algo mucho más oscuro y profundo. Excelente combinación entre guitarras acústicas y riffs poderosos en el coro. Una linea vocal desgarradora y punzante. Elementos suficientes para una PB distinta, del otro lado del árbol genealógico del rock.

3) Carrie – Europe (“The Final Countdown” 1987)

Si podemos destacar una banda que se lucía tanto en su discografía como en sus shows en vivo, es Europe.

Estos suecos se las arreglaron para incorporar matices de todas las ramas imperantes del rock de esa época, de manera práctica y precisa. Si a eso le sumamos un éxito graduado y progresivo desde el viejo continente hasta su boom en el mercado estadounidense, hablamos de una banda que sin ser excepcional, demuestra un producto trabajado y acuñado a conciencia.

El álbum The Final Countdown, con más de 4 millones de copias vendidas en Estados Unidos y 12 millones en el resto del mundo, fue un éxito rotundo y sorprendente para la época, tomando en cuenta que la oferta norteamericana de glam rock de esa época era gigantesca.

Más allá de todas esas consideraciones, surgió Carrie. Tal vez la PB más apegada a la esencia del género de todas las de la lista.

Creada por el vocalista Joey Tempest y el tecladista Mic Michaeli, esta canción abarca de manera casi integral el formato power ballad. Nuevamente un comienzo de piano ochentero, una potente performance vocal y un coro majestuoso.

Sumémosle a eso una letra desesperada de un hombre buscando en el horizonte a esta mujer para expresarle la esperanza de que se volverán a ver algún día. Un motivo ultra sensible europeo, pero que encaja perfectamente con esta composición que ha dejado huellas en cada lugar donde ha sonado… incluso acá en nuestro país para el Festival De Viña Del Mar del año 1990… una súper PB.

2) Still loving you – Scorpions (“Love at First Sting” 1984)

¿Cómo una canción puede con su letra abarcar dos emocionalidades simultáneas y ajenas una con otra? Más aún… ¿Cómo se produce una canción que incluyéndole una fuerte línea de orquestación… queda mejor aún??

Bueno. Esa es Still loving you. Una de las composiciones más importantes del metal europeo según muchísimos expertos y editores de rock en el mundo. Y tienen toda la razón.

Esta PB es un vivo ejemplo de como transferir un género clásico hacia una balada poderosa. Con matices sacados del gran Uli Jon Roth, logra cautivar desde el inicio al fin de sus casi seis minutos de duración.

Una letra que combina la pérdida de ser amado con la dura realidad de una Alemania dividida en los años ochenta. El no poder amar por encontrarte con un muro impenetrable sin sentido ni explicación… bueno… dicen que el amor te plantea esos problemas también.

Personalmente, una PB que me conmueve hasta lo más profundo. Una creación mágica con inserciones de música modal / clásica que la hacen crecer a magnitudes gigantescas con una orquesta atrás.

Si no me creen, vean esta presentación y por favor el que no haya sentido nada, por favor me lo comenta en el muro para mandarlo al sicólogo.

1) So tired – Ozzy Osbourne (“Bark At The Moon” 1983)

Para generar la madre de todas las PB’s, debes tomar al más enérgico e iconoclasta personaje del metal, su álbum más importante, mezclar todas sus canciones de manera lenta y obtienes esta maravilla.

So tired puede ser considerada la primera semilla de las PB’s, tomando en cuenta su origen.

No se puede hablar mucho más de “Bark at the Moon”, uno de los álbumes más importantes del rock en la historia. Menos vamos a describir qué significa el señor Ozzy Osbourne para el género.

Yo sé que muchas pudieron haber estado en este sitial. Pero imagínense… solo imagínense, la genialidad del príncipe de las tinieblas de tomar su discurso frenético y oscuro, bajarle las revoluciones y ponerle majestuosidad con algunas cuerdas… sin perder su identidad. Sumado a un sólo clásico y majestuoso de Jake E. Lee en la guitarra, le dan una chapa casi trascendental en cómo hacer un solo afin a la modalidad musical y emocional de una power ballad.

Su letra refleja sinceridad, resignación y pena… pero no una pena caricatura. Una pena verdadera, de saber que no se puede seguir con una relación… que independiente de todo lo que haya sucedido ya no hay caso… que el cansancio superó las ganas de estar juntos

Y dícese relación a cualquier tipo: pololeo, matrimonio, amistad. Eso es lo genial de la atmósfera que produce la mancomunión de todos los elementos que componen So Tired.

Simplemente un temazo. Un molde de cómo se debe hacer una power ballad en todo su esplendor. Marca registrada de Ozzy… más que eso no se necesita para estar en el olimpo del rock.

Más sobre Rock

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.