Guía de: Series de TV

10 razones de por qué amamos odiar a Sheldon Cooper

Jim Parsons ha ganado el respeto de la crítica y el cariño del público con su interpretación de Sheldon Cooper, uno de los personajes más geeks de la TV y uno de nuestros favoritos.
Sheldon Cooper

Foto: blog

Sheldon Cooper es uno de nuestros geeks favoritos.

Sheldon Cooper, interpretado magistralmente por Jim Parsons en The Big Bang Theory, es uno de los personajes más geeks de la TV. Con dos doctorados y un master, este experto en física teórica, amante de los comics, videojuegos, series y películas de ciencia ficción, puede sacar de quicio a cualquiera.

Políticamente incorrecto, Sheldon no sabe cuándo quedarse callado y puede llegar a ser tan extraño que incluso sus amigos tienen teorías sobre su procedencia. Para Leonard, Sheldon es una larva de su propia especie que un día se convertirá en un capullo para luego salir de éste con exoesqueleto y alas; para Howard es una especie que se reproduce por mitosis y que algún día se comerá una gran cantidad de comida tailandesa; para Raj es un robot que debe cumplir las 3 leyes de la robótica de Isaac Asimov; y para Penny, un extraterrestre que no debe cambiarse de casa, para no confundir a la nave nodriza cuando regrese por él. Pero como igual lo queremos, les contamos las 10 razones de por qué amamos odiar a Sheldon.

1- Por su insoportable necesidad de tocar tres veces la puerta para luego llamar a la persona que busca –generalmente “PennyPennyPenny” o “Penny y Leonard… Penny y Leonard… Penny y Leonard”-, lo que repite tres veces seguidas.

2- Porque no se atreve a romper las reglas, especialmente las que él ha creado. Tanto así que si no las respetas te asigna un strike y cuando alcanzas tres strikes te destierra durante un año, a menos que asistas a un curso impartido por él. La única forma de demostrarle su error es encontrar una incoherencia en las reglas… Buena suerte con eso.

3- Por su incapacidad para entender el sarcasmo. Llega a tal nivel que Leonard tiene que usar un cartel para indicar cuando alguien está siendo sarcástico.

4- Porque jamás nos dejaría sentarnos en “su” lado del sofá. ¿Sus razones? En invierno está lo suficientemente cerca del radiador para que le de calor, pero sin hacerlo transpirar; en verano es el punto perfecto para recibir la corriente de aire creada al abrir las ventanas; y la TV queda en un ángulo que no es directo como para desalentar la conversación, ni tan amplio como para quedar con dolor de cuello o ver la imagen distorsionada.

5- Porque si alguien tratara de entrenarnos como Sheldon lo intentó con Penny –aplicando la psicología conductista de Edward Lee Thorndike, premiaba a Penny con un chocolate cada vez que hacía algo bueno o se daba cuenta de que había hecho algo malo-, le tiraríamos la caja de bombones por la cabeza.

6- Por sugerir cambiar el clásico “Piedra, papel, tijera”. Debido al limitado número de resultados que “Piedra, papel, tijera” permite –donde los jugadores que se conocen empatan entre un 75% a un 80% de las veces-, Sheldon propone la alternativa: “Piedra, papel, tijeras, lagarto, Spock”.

7- Porque le cuesta tanto relacionarse con otros que tuvo que crear su propio “Algoritmo de la Amistad”, un diagrama de flujo para hacer amigos de forma trivial y con un itinerario sencillo.

Sheldon Cooper

shirtoid.com

Las poleras de Sheldon están disponibles en Internet.

8- Por la insoportable expresión que ocupa cada vez que hace una broma: ¡Bazinga!

9- Por poner “de moda” sus distintivas poleras con símbolos de sus héroes de comic, series o películas que considera de culto. Please make it stop!

10- Por sus inigualables salidas, que van desde una larga lista de frases célebres hasta la justificación para no tener carnet de conducir: “Estoy demasiado evolucionado como para conducir.” Por el simple hecho de no haberlo pensado nosotros primero.

Más sobre Series de TV

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.