Guía de: Series de TV

Buffy y Angel, el inicio de los vampiros “reformados”

"Buffy, The Vampire Slayer" y su spin off "Angel" marcaron los inicios de un nuevo tipo de vampiro. Aún peligrosos y atractivos, pero con alma y sentimientos, estas criaturas nocturnas "reformadas" son hoy el principal atractivo entre las seguidoras femeninas del género.
Buffy the Vampire Slayer

teleadoccion.blogspot.com

Buffy the Vampire Slayer siguió la historia de la cazadora y sus amigos durante siete años.

Creada y escrita por Joss Whedon, “Buffy the Vampire Slayer” nos conquistó en 1997 y nos mantuvo adivinando lo que sucedería con sus protagonistas hasta el 2003, cuando se dio fin a la serie. Basada en la película del mismo nombre, cuenta la historia de Buffy Anne Summers (Sarah Michelle Gellar, “Scooby Doo”), una joven que ha sido elegida para convertirse en cazavampiros. Aunque en un comienzo muchos no tenían fe en el proyecto, el show rápidamente ganó adeptos y, con el tiempo, terminó por convertirse en una verdadera serie de culto.

Durante siete años vimos a Buffy cazando no sólo vampiros, sino también hombres lobos, demonios y cuanto ser supernatural maligno se atravesó en su camino. Pero el verdadero atractivo de la serie no radicó tanto en los efectos especiales ni los demonios, sino en las historias de cada uno de los personajes. De hecho, podríamos decir que Buffy the Vampire Slayer marcó el inicio de los vampiros “reformados”, primero con Angel (David Boreanaz, Bones) y luego con Spike (James Marsters, Smallville). Cuando conocimos a Angel él era un vampiro con alma, y casi de inmediato se transforma en el interés amoroso de la protagonista.

La historia de Buffy y Angel era bastante simple: una especie de versión moderna de “Romeo y Julieta”, porque todos sabíamos que era prácticamente imposible que ambos terminaran juntos, pero eso no nos impedía creer en la posibilidad de un futuro. En los siete años que duró la “relación” ambos coprotagonistas tuvieron sus altos y bajos, si podemos llamar así al hecho de que él perdió su alma, transformándose en un brutal asesino -como lo fue en su pasado- y ella tuvo que asesinarlo -literalmente, con una especie de espada milenaria- para que dejara de matar y atormentar a sus conocidos.

Promo Buffy S.2:

Pero Angel volvió a la vida y, tiempo después, terminó dejando Sunnydale -pueblo ficticio en que se desarrollaba la acción- para mudarse a la ciudad de Los Ángeles con su propio show: Angel. En el spin off (1999-2004), creada y escrita por David Greenwalt y Joss Whedon, este vampiro se convierte en una especie de detective justiciero que persigue a los malos e intenta salvar a los inocente, siempre siguiendo la idea de la redención por todo el mal que alguna vez causó.

Buffy The Vampire Slayer

entrefantasmasybuffyverso.blogspot.com

En Buffy no hubo uno sino dos vampiros con alma y "reformados": Spike (a la izquierda) y Angel (a la derecha).

En el show, que duró cinco temporadas, vemos algunos rostros familiares provenientes de Buffy the Vampire Slayer, como Cordelia (Charisma Carpenter, Veronica Mars), Wesley (Alexis Denisof), Spike, Harmony (Mercedes McNab) y Faith (Eliza Dushku, Tru Calling, Dollhouse); y otros nuevos como Winifred “Fred” (Amy Acker, Alias, Dollhouse) y Connor (Vincent Kartheiser, Mad Men), entre otros.

Pero, a pesar de su éxito y a juicio personal, no se compara con el show original. En Buffy encontramos personajes como Alexander ‘Xander’ Harris (Nicholas Brendon, a quien volvimos a ver recientemente en Private Practice), el eterno amigo de Buffy al que ella nunca vio como él esperaba; Willow Rosenberg (Alyson Hannigan, How I met your mother), la mejor amiga de la protagonista y que termina convertida en una poderosa bruja; Rupert Giles (Anthony Stewart Head) el vigilante y guía de Buffy que termina siendo como un padre para ella; y Dawn Summers (Michelle Trachtenberg, Gossip Girl, Mercy), la hermana menor de Buffy, que en realidad era una especie de llave mística convertida en humana.

Pero en esta serie las parejas nunca fueron muy “normales” que digamos. Entre las más emblemáticas encontramos a Willow y el hombre lobo “Oz” (Seth Green); y más tarde a Willow y Tara (Amber Benson), una bruja a la que conoce el primer año de universidad. Cómo olvidar también a Xander y Anya (Emma Caulfield, Life UneXpected), una demonio vengador de más de cien años que queda atrapada en un cuerpo humano de 17 años; o Drusila y Spike, dos vampiros que disfrutaban matando y torturando humanos y, cerca del fin de la serie, a Buffy y Spike -que intentaron matarse durante la mayor parte de la serie.

Con Buffy conocimos, por primera vez en la TV, a este nuevo tipo de vampiros: “reformados”, con alma, sentimientos y deseos de redimir sus crímenes y que, por supuesto, nunca se habían visto tan bien. La idea del bien y el mal enfrentados pasó a segundo plano y se dio más importancia a los personajes, sus cambios y luchas interiores. Dos series que todo amante del género debiera ver.

Promo Angel:

Más sobre Series de TV

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.