Guía de: Series de TV

Mad Men, el descarnado mundo de la publicidad

El provocativo mundo publicitario de "Mad Men", serie ganadora de tres Globos de Oro y tres premios Emmy, es emitido por HBO Latin America y tiene contrato con AMC por tres años más.
Mad Men

Foto: hbolapress.com

"Mad Men", el drama ganador del Emmy durante tres años consecutivos.

Elegante y provocativa, el 2007 “Mad Men” nos abrió las puertas al mundo publicitario de los años 60 y nos sedujo con una especie de “behind the scenes” de los anuncios publicitarios de la época. Y ahora sus seguidores tienen dos razones para celebrar: la cuarta temporada por HBO y la renovación del contrato con AMC, que aseguraría la serie por tres años más.

Para quienes aún no han sintonizado este aclamado drama -ganador de tres Golden Globe y varios premios Emmy como Mejor Serie Dramática- la historia gira en torno a un grupo de personajes egocéntricos y muy competitivos que trabajan en la agencia publicitaria Sterling Cooper. Ubicada en un Nueva York de época -donde los negocios se cerraban en los bares junto a una botella de Scotch y un habano- “Mad Men” cuenta además con una impecable fotografía y vestuario (a cargo de la diseñadora y ganadora del Emmy Janie Bryant).

Es que no podíamos esperar menos de Mathew Weiner y Scott Hornbacher (“The Sopranos”); que esta vez llegan con la historia de Don Draper (Jon Hamm), el prototipo de hombre exitoso de los 60. Atractivo, con estilo, líder innato, con una bella esposa y dos hijos -a los que luego suma un tercero- Don nos vende la imagen de la “familia perfecta”, pero está lejos de serlo.

Luego de tres dramáticas temporadas -llenas de matrimonios por conveniencia, engaños, ascensos y despidos- su esposa Betty (January Jones) descubrió la verdadera identidad de Don y otros secretos que él hubiera preferido no revelar jamás. En el proceso, Betty conoció a otro hombre -mientras Don la engañaba con la profesora de su hijo- pidió el divorcio e invitó a su nuevo pretendiente a vivir con ella. Y, como si esto fuera poco, Don tuvo que enfrentar el anuncio de la venta de Sterling Cooper.

Mad Men

Foto: hbolapress.com

Don Draper luchará por mantener su puesto como el mejor publicista de Sterling Cooper Advertising, luego de su separación matrimonial.

La cuarta temporada emitida por HBO Latin América regresó con un Don Draper bastante diferente al que conocemos. Al borde de un colapso emocional, que intentó en vano ahogar en alcohol y mujeres, el protagonista parece haber perdido su identidad. Pero, por suerte, para el final del primer episodio parece estar de vuelta, al menos en parte.

Así comienza esta temporada, con nueva agencia (“Sterling Cooper Draper Prycela”), roles cambiados, relaciones que se transforman, la incertidumbre del futuro laboral y el proceso de divorcio de Don. También están de vuelta el inigualable Roger Sterling (John Slattery, “Ed”); la única publicista mujer de la agencia Peggy Olson (Elisabeth Moss); la encantadora y eficiente Joan Harris (Christina Hendricks); el ambicioso Pete Campbell (Vincent Kartheiser, “Angel“), el elocuente Harry Crane (Rich Sommer) y la nueva adquisición de la serie Bertram Cooper (Robert Morse).

Mad Men” nos acerca, como nunca antes, al descarnado mundo publicitario y nos lleva a un lugar donde no hay espacio para escrúpulos ni arrepentimientos; pero, ojo que ésta no es una serie para pasar el rato, es una de esas que hay que degustar antes de digerir. ¿Por qué hay que verla? Simple, porque no hay otro drama como este en la TV actual, por sus sólidas historias, interesantes personajes, inteligentes diálogos, espectacular vestuario y fotografía. Y también porque, en cierta forma, nos recuerda al clásico “Bewitched” (“La Embrujada”) -ustedes saquen sus propias conclusiones.

Trailer:

Más sobre Series de TV

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.