Guía de: Tecnología

¿Qué hay tras la abrupta salida del creador de Windows 8?

Una de las teorías de su renuncia oficial obedece a que no se lleva bien con el gran jefe y que Sinofsky apuntaba al sillón de Ballmer.

Veintitrés años en Microsoft, una trayectoria brillante e intachable,  creativo, inteligente, atributos que al parecer no evitaron que, desde el escenario donde presentó en octubre pasado Windows 8 y la Tablet Surface, terminase en su casa.

Steven Sinofsky

Foto: EFE

Muchos rumores han circulado por la salida de Steven Sinofsky de Microsoft.

Estamos hablando de Steven Sinofsky, presidente de Windows y de productos relacionados, un cargo encumbrado en lo más alto de la estructura de Microsoft, un poco más debajo del CEO Steve Ballmer.

Y quizás el hecho de “estar un poco más abajo” haya gatillado su repentina salida de la compañía.

Si bien los comunicados de prensa de Microsoft son consensuados en torno a destacar la larga y fructífera labor de Sinofsky en la empresa (porque así fue)  un aire de “salida por la puerta de atrás”  ha recorrido a los medios especializados.

Una de las teorías de su renuncia oficial (no de retiro, ni de desafectado como se estila actualmente) obedece a que no se lleva bien con el gran jefe y que Sinofsky apuntaba al sillón de Ballmer, quien a todas luces es un hombre que se lo vende todo, con una personalidad avasalladora, pero que también no sabe cuando callar y ello le ha creado más de algún conflicto.

Otro factor que se une a esta suerte de “Teoría de la renuncia” se remonta a junio de 2012 cuando en plena y estratégica presentación del Tablet Surface de Microsoft, uno de los dispositivos con los cuales Sinofsky estaba mostrando a la audiencia y a millones vía internet, falló y no logró navegar por una falla.

Ver acá:

Sino fuese por el desplante y manejo que solo da el oficio y la experiencia de Sinofsky la famosa presentación hubiese sido más que un chascarro y pasaría a nivel de fiasco mayor.

Afortunadamente ello no ocurrió, pero a la luz de los acontecimientos, esta “serie de hechos desafortunados” de seguro mermaron confianzas y provocaron la salida de uno de los hombres fuertes de Microsoft y, a ese nivel, una renuncia no es cualquier renuncia.

Para Microsoft , la salida al mercado de Windows 8 es clave debido a que por primera vez tiene competencia real y tangible con los androides verdes merodeando sus mercados y la manzana siendo comida por más gente cada día.

Sorpresa mayúscula al renunciar apenas unos días desde que fue presentado Windows 8, lo que sin duda ha creado un daño gigante al reciente lanzamiento, pues ¿para qué renuncia si el producto creado por él es tan bueno?

¿Ballmer se sintió amenazado por convivencia?

El mismo que una vez más se “fue de boca” y en un diario de Seattle declaró que el Tablet de ellos no estaba vendiendo tan bien, por lo que obviamente tuvo que salir a corregir-explicar-arreglar después.

Si bien estamos conscientes de que existen cientos de prioridades en la vida de cada uno de nosotros, no es un tema menor un hecho como el relatado, pues estamos hablando de una de las más grandes compañías de tecnología del mundo y, por ello, lo que ocurra de ahora en adelante tiene otros ribetes y alcances que les iremos contando a medida de que se vayan produciendo.

Más sobre Tecnología

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.