Inicio » Temas Legales »Equipo

¿Qué hacer en el caso de sentirnos discriminados?

La “Ley Zamudio” o “Ley Antidiscriminación” establece todos los mecanismos para que las personas puedan actuar frente a una discriminación arbitraria.

Hoy en día, por casos como el conocido instructivo del Ejército -que recomendaba excluir del Servicio Militar a homosexuales, personas de escasos recursos y testigos de Jehová- se hace necesario saber qué podemos hacer en el caso en que sintamos que nos tratan de manera diferente sin justificación.

En Chile existen distintas posibilidades de actuación ante los tribunales de justicia si nos encontramos en la situación descrita, si se nos discrimina arbitrariamente producto de, por ejemplo, nuestro pensamiento político, sexo, raza, idioma, religión, orientación sexual, apariencia personal, vínculo familiar o capacidad distinta que se ostente.

El “recurso de protección” es hasta el día de hoy la manera más común de terminar con discriminaciones no justificables. Este recurso permite realizar una presentación ante la Corte de Apelaciones del lugar donde ocurrieron los hechos discriminatorios, con el objeto de que el Tribunal, reconociendo la existencia de una discriminación producida por un acto u omisión arbitraria o ilegal, establezca medidas para que esta conducta finalice. Como reafirmación de esta norma se encuentran, a modo de ejemplo, los tratados de derechos humanos vigentes y ratificados por Chile, el Código del Trabajo, la Ley de Protección de Derechos de los Consumidores y últimamente, la llamada “Ley Zamudio” o “Ley Antidiscriminación”.

La llamada “Ley Antidiscriminación” es principalmente una confirmación potente de

Discriminación
Foto: Blogs
que la discriminación arbitraria, no es tolerada en Chile y, por tanto, de producirse, deben tomarse todas las medidas conducentes a su erradicación.

Cuando hablamos de “discriminación arbitraria” nos referimos a aquella diferenciación antojadiza, caprichosa o ilógica, (la ley habla de “toda distinción, exclusión o restricción que carezca de justificación razonable”), que se realiza entre dos personas en condiciones similares por alguna de las razones ya señaladas u otras semejantes, que en el caso específico de quien denunció al  Ejército sería su orientación sexual. Sólo son razonables aquellas que se justifiquen en el ejercicio legítimo de algún derecho fundamental.

En el caso de sentirnos discriminados arbitrariamente, la “Ley Zamudio” permite que interpongamos, como afectados, una acción ante los tribunales civiles del domicilio del afectado o del responsable del acto, siendo elección de la persona que se siente discriminada. Esta presentación en los tribunales debe ser dentro del plazo de 90 días desde el hecho discriminatorio o desde que tomamos conocimiento de éste, nunca pudiendo hacerlo en un plazo superior a 1 año.

La solicitud que se realiza en tribunales debe interponerse por escrito y sólo excepcionalmente de manera verbal ante el secretario del tribunal, pudiendo solicitarse la suspensión del acto reclamado como discriminatorio. Admitido el escrito a tramitación, se solicitará un informe a la persona denunciada y se llamará luego a una audiencia, donde se puede eventualmente llegar a acuerdo (denominado legalmente conciliación) y si ello no sucede, establecer hechos a probar en una audiencia posterior. Luego de realizados los trámites anteriores, se dictará sentencia, la cual podrá apelarse.

La sentencia podrá establecer que el acto discriminatorio se deje sin efecto, que se restablezca el imperio del derecho y que se proteja al afectado. Además se pueden imponer multas a beneficio fiscal.

Cabe destacar que si interponemos la acción contemplada en la “Ley Antidiscriminación” sin fundamento alguno, también podemos ser objeto de multas.

Asimismo, es importante saber que si interpusimos por los mismos hechos un recurso de protección o una acción de “tutela laboral” no será admitido nuestro escrito. Tampoco servirá el mecanismo de protección contenido en la “Ley Antidiscriminación” para impugnar sentencias judiciales o leyes vigentes, ya que para aquello existen otros medios.

En conclusión, en nuestro país existen diversas formas mediante las cuales es posible accionar cuando nos veamos envueltos en una situación en que sin justificación se nos trata de manera distinta. La “Ley Antidiscriminación” es una nueva manera de hacer valer nuestro derecho a la igualdad, por lo cual es importante que conozcamos su funcionamiento para hacer uso de él de manera responsable y así defender nuestros derechos.

Más sobre Temas Legales

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.