Inicio » Temas Legales »Equipo

Animales domésticos, dueños y víctimas, ¿qué dice la ley?

¿Cuál es la protección que la ley otorga a los animales? ¿Cuáles son los derechos de los dueños de los animales cuando un tercero los afecta? ¿Cuáles son los derechos de las víctimas frente a animales fieros?

Desde los orígenes de la evolución, el hombre ha convivido con animales. Sin embargo, en los años más recientes ha surgido una verdadera “revolución animal”, en que han empezado a ser reconocidos por los ordenamientos jurídicos. Chile es parte de la tendencia.

El año 2009 salió a la luz la ley 20.380, en la cual nuestros legisladores demuestran su preocupación por la protección animal. A partir de esa ley y otras normas legales anteriores, hemos realizado un panorama general que responde a las preguntas: ¿cuál es la protección que la ley otorga a los animales?, ¿cuáles son los derechos de los dueños de los animales cuando un tercero los afecta? y ¿cuales son los derechos de las víctimas frente a animales fieros?

Animales Domésticos

Foto: AP

El 2009 se decretó la ley20.380 que demuestra la preocupación de los legisladores sobre los animales.

Derechos de los animales

Aunque puede ser difícil entender que los animales tengan “derechos” como los tienen las personas, la ley ciertamente establece medidas de protección a su favor. Por ejemplo, cualquier persona que tenga un animal debe cuidarlo, alimentarlo y darle albergue. Además, se ordena que los dueños entreguen cierto grado de libertad a los animales, ya que el encierro puede provocar alteraciones en su desarrollo normal.

A nivel de legislación penal, tanto para los dueños como para cualquier persona que esté en contacto con un animal, queda estrictamente prohibido el maltrato. En caso de que ello ocurra, se puede hacer la denuncia a la policía o al ministerio público y un juez podrá ordenar que el animal deje de estar en tenencia del dueño y que reciba atención veterinaria. Además, quien realiza el maltrato puede recibir una sanción de presidio menor en su grado mínimo (61 a 541 días de cárcel) y multa de hasta 10 ingresos mínimos mensuales.

El problema que ven las organizaciones de animales en estas normas es que en ninguna parte se define qué es lo que se entiende por maltrato animal. Para resolver este problema, los fallos de los tribunales de justicia pueden ser orientadores. Por ejemplo, en 1995 se condenó por el delito de maltrato animal a un sujeto que golpeó con un fierro en forma repetida y cruel a un perro hasta causarle la muerte. El año 2008, en Antofagasta, la Corte de Apelaciones confirmó la sanción al dueño de una yegua que la dejó a pleno sol, a la intemperie, con escasa comida y en evidente estado de abandono. En este sentido, la Corte asentó el criterio de que para la configuración del delito de maltrato animal no solo se sancionan conductas activas, como herir o lesionar a los animales, sino que también una conducta omisiva, como dejar al animal en una situación de peligro o de padecimiento innecesario. En el año 2008, otro fallo condenó por el delito de maltrato animal a un sujeto en Angol que mantuvo relaciones sexuales con una yegua, dando a entender que la zoofilia también podría ser entendida como una forma de maltrato.

Derechos de las víctimas

Recientemente, un estudio de la ONG Activa informó que más de 26 mil personas fueron mordidas por perros en Chile durante el año 2011. Para establecer cuáles son los derechos de estas personas, hay que recurrir tanto a la legislación penal como a la legislación civil. De acuerdo a las reglas del Código Penal, si la víctima ha resultado con lesiones o si el accidente ha terminado con resultado de muerte, el dueño del animal podría eventualmente ser responsable por cuasidelito de lesiones o cuasidelito de homicidio. La expresión “cuasidelito” en estos casos se refiere a que la conducta del dueño ha sido producto de una negligencia y no de la intención de lesionar o dar muerte a la víctima directamente. En este sentido, la misma directora de la ONG Activa ha señalado que la mayoría de los accidentes suceden por el “descuido y la irresponsabilidad de los dueños en la tenencia de animales”.

Adicionalmente, la legislación civil ofrece a la víctima la posibilidad de interponer en tribunales una demanda por indemnización de perjuicios en compensación a los daños sufridos. Las reglas que generalmente se mencionan para solucionar estos casos son los artículos 2326 y 2327 del Código Civil, que establecen el principio de que generalmente es el dueño quien debe responder por los daños que causen sus animales. De todos modos, hay que considerar que esto no siempre es así. Por ejemplo, respecto de los accidentes que se tienen a causa del cruce de animales en rutas concesionadas, la Corte Suprema ha sostenido que son las empresas concesionarias las que deben responder de los perjuicios, ya que podrían haber previsto la posibilidad de que se cruzaran animales en la vía y haber tomado los resguardos y precauciones necesarios para evitar accidentes.

Derechos de los dueños: indemnización por pérdida de un animal.

¿Y qué pasa cuando un perro es atropellado por un auto?, ¿tiene derecho el dueño del perro a una indemnización de perjuicios? La posición más tradicional asevera que los perros son cosas y sólo debiera ser indemnizado su valor comercial. Bajo esta posición, si el perro es un sofisticado animal de raza, tendrá mucho mayor valor que si el perro atropellado es un humilde quiltro. Sin embargo, ya se han alzado voces reclamando que los perros también tienen un valor emocional que hay que indemnizar en caso de atropello. En España, por ejemplo, los tribunales han afirmado que la indemnización por atropello debe incluir no sólo el daño material, sino que también conlleva el daño moral que debe ser indemnizado dado el gran valor afectivo que puede entregar una mascota.

Más sobre Temas Legales

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.