Inicio » Temas Legales »Equipo

¿Cómo adoptar en Chile? Los pasos necesarios

El efecto de la adopción, en nuestro país, es conferirle al menor adoptado, el estado de hijo de los adoptantes.

La Ley N° 19.620 sobre adopción de menores en Chile tiene por objeto el amparo del interés superior del niño y otorgar la opción de que el niño pueda vivir bajo el afecto y cuidado de personas que le permitan el desarrollo de sus necesidades espirituales y materiales.

Para poder adoptar en Chile hay que tener en cuenta que el proceso consta de dos etapas. La primera determina si el menor es susceptible de ser adoptado y la segunda se refiere a la adopción misma.

Los menores de 18 años que pueden ser adoptados son aquellos que (i) tienen padres no capacitados o en condiciones de hacerse cargo de ellos y que expresen aquello ante el juez; (ii) aquel menor que sea descendiente consanguíneo de uno de los adoptantes, o sea cuando quien lo quiera adoptar sea su padre o madre, y sólo ha sido reconocido por él o ella,  o (ii) aquel que el juez determine que es susceptible de adopción producto de que sus padres están inhabilitados física o moralmente, y lo entreguen a una institución pública o privada de protección de menores o no le proporcionen atención personal o económica.

Adoptar Chile
Foto: Agencias

Es preciso señalar que en el primero de los casos, los padres que hayan determinado dar en adopción a un menor, podrán retractarse dentro del plazo de 30 días, desde la fecha en que hayan declarado su voluntad ante el tribunal.

¿Quiénes pueden adoptar?

Determinado quiénes pueden ser adoptados, es importante establecer quiénes podrán adoptar un menor. Según la ley es posible que las siguientes personas adopten un menor: (i) cónyuges chilenos o extranjeros con residencia en Chile casados hace más de dos años, física y moralmente capacitados que tengan entre 25 y 60 años; (ii) ante la inexistencia de cónyuges, puede entregarse a solteros, divorciados o viudos con residencia en el país; (iii) viudo o viuda si en vida de los cónyuges se hubiera iniciado el trámite de adopción o hubiese manifestado en vida su voluntad y (iv) en virtud del interés superior del niño aún después de concedida la separación judicial o el divorcio.

La primera etapa del procedimiento de adopción será iniciada por el juez de oficio, a solicitud del SENAME o por los directores de la institución pública o privada que lo promueva. Tal como se indicara, esta etapa busca declarar la susceptibilidad de adopción del menor, declaración que realiza un juez quien comprobará si el menor en cuestión se encuentra dentro de alguna de las circunstancias ya señaladas.  Lo anterior se realiza a través de dos audiencias y termina con una resolución que declarará que el menor es susceptible de ser adoptado, notificándose por cédula a los consanguíneos del mismo que hayan comparecido al proceso.

Es preciso señalar, que en relación a esta primera etapa, existe la posibilidad de que los ascendientes y consanguíneos hasta tercer grado en la línea colateral, siempre que la filiación esté determinada, pueden oponerse, exponiendo lo que estimen conveniente en la audiencia preparatoria a la que el juez los cite.

La segunda etapa, de adopción misma, se llevará a cabo ante el juez de familia del domicilio del menor, mediante solicitud de todos aquellos cuya voluntad se refiera junto al certificado de nacimiento del menor y la resolución que indica que es susceptible de adoptar además de un informe de idoneidad física, mental, psicológica y moral del o los solicitantes.

Beneficios para el menor

Presentada la solicitud, el juez de la causa citará a audiencia entre los 5 a 10 días siguientes, donde se deberá concurrir con todos los medios de prueba y certificados de idoneidad. Si en dicha audiencia se acreditan los beneficios de la adopción para el menor, se resolverá en dicho momento, de lo contrario se citará a nueva audiencia dentro de 15 días para que en la audiencia de juicio se realicen las diligencias adicionales. Luego de todo lo anterior se dictará sentencia, la cual se notificará por cédula a los solicitantes. Dicha resolución es susceptible de apelación.

El efecto de la adopción, en nuestro país, es conferirle al menor adoptado, el estado de hijo de los adoptantes, con todos los derechos y deberes recíprocos que la ley confiere, extinguiendo su filiación de origen, con excepciones de los impedimentos para contraer matrimonio. Todos estos efectos surgen desde el momento de la inscripción de nacimiento ordenada por la sentencia que lo constituye.

Más sobre Temas Legales

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.