Inicio » Temas Legales »Equipo

El Seguro de Vida: Aspectos esenciales antes de contratarlo

Piense, luego contrate. Información relevante que le puede ser de gran ayuda a usted y los suyos.

Los seguros de personas tienen como función la cobertura de riesgos asociados directamente a la persona del asegurado; ya sea relacionado con su existencia misma (seguro de vida), ya sea respecto de su integridad física o fisiológica (seguro de daños corporales como accidentes y/o enfermedades). A continuación explicaremos los aspectos esenciales del seguro de vida.

1. Entendamos el seguro de vida.

Su mecanismo básico puede darse de dos maneras:

(a) Cubrir el riesgo de fallecimiento, entregando el capital asegurado a un tercero beneficiario en caso de muerte del asegurado;

(b) Cubrir el riesgo de sobre vida, entregando el capital al mismo asegurado, en caso de haberse alcanzado cierta edad esperada (contratos temporales).

Seguro vida

Foto: Agencias

El seguro de vida puede ser individual o contratado en forma colectiva. Este último caso se da con facilidad en las empresas, donde el empleador, haciendo de tomador, se encarga de contratar un seguro colectivo para sus trabajadores.

2. ¿Para qué contratar un seguro de vida?

El seguro de vida tiene gran utilidad en nuestra sociedad. Básicamente, este contrato permite el resguardo de un capital para proteger económicamente a nuestra familia o a quien estimemos conveniente.

Dicho capital también puede tener una función específica, como en el caso de seguros especialmente destinados a pagar la educación de nuestros hijos, o bien a hacerse cargo de gastos médicos, incluso de obsequias.

Un seguro de vida también podría saldar nuestras deudas hipotecarias o créditos de consumo (ejemplo: seguros de desgravamen).

Olvide aquella tendencia a mirar al seguro de vida como solamente aplicable en caso de fallecimiento ya que éste puede tener diversos enfoques y funciones.

Hoy en día, es posible contratar un seguro de vida con la finalidad de constituir una herramienta de ahorro, por ejemplo para asegurarse una mejor pensión de jubilación (seguro de vida con ahorro).

Asimismo, podemos concebir al seguro de vida como un instrumento más de inversión (vida flexible), incluso con la posibilidad de beneficiarse anticipadamente del capital asegurado (rescate total o parcial). Al igual que otros instrumentos financieros, el capital asegurado puede someterse a diferente riesgo, aumentando o disminuyendo la posibilidad de ganancia, pudiendo incluso garantizarse una rentabilidad mínima.

Por lo demás, la contratación de seguros de vida está afecto a beneficios tributarios, lo que constituye una gran ventaja, tanto para el asegurado como para sus beneficiarios.

3. Declaración de salud y actividades riesgosas.

Al suscribir un seguro de vida, por lo general se le someterá a una declaración de salud.

Es bastante común el rechazo de coberturas por detectarse una enfermedad pre existente. Esta debe haber sido diagnosticada o conocida por el asegurado con anterioridad a la suscripción del seguro de vida para rechazarse.

Nuestra recomendación es que intente contestar con la mayor precisión posible acerca de cualquier padecimiento, diagnóstico, actividad, u otra circunstancia que pudiera modificar el riesgo que se pretende garantizar.

Es mejor tener que pagar una sobre prima por una circunstancia específicamente declarada que agrave el riesgo (por ejemplo, la práctica de un deporte extremo), a pagar una prima bajo la falsa creencia de ser indemnizado en el futuro.

4. Designación de beneficiarios.

El beneficiario será todo tercero designado en la póliza para efectos de recibir el capital asegurado.

Por lo general, en los seguros de vida, en caso de no designarse beneficiarios, el capital se otorga a los herederos legales del asegurado. Sin embargo usted no está obligado a designar a sus herederos legales, pudiendo establecer a cualquier persona como beneficiario.

Por lo mismo, recuerde designar siempre a, él o los beneficiarios del seguro de vida. Incluso puede establecer un orden de preferencia entre ellos.

Recomendamos que individualice con nombre y apellido a la persona del beneficiario y no utilice expresiones como “mi cónyuge”. Es importante preguntarse qué pasaría en caso de divorcio, cuando aquella persona que tratamos como cónyuge ya no lo sea más.

5. A tener en consideración antes de entregar su firma:

- Condiciones en las que se renovará el seguro;
- Manera en que se reajustará la prima, en caso de renovación;
- Casos en los que el seguro no indemnizará (atención especial a las exclusiones);

- Documentos y requisitos necesarios para cobrar el seguro;

- La vigencia y el período de cobertura (atención con el período de carencia definido en nuestra primera columna);

- Requisitos y plazos para poder efectuar retiros de la cuenta de ahorro de la póliza, o para efectuar rescates totales o parciales en su caso; y

- Plazo para hacer la denuncia del siniestro.

Tratándose de un seguro individual, la compañía de seguros está obligada a entregarle la póliza. Sin embargo, en los seguros de vida colectivos sólo el tomador recibe la póliza mientras que los asegurados reciben un certificado de cobertura -salvo que solicite expresamente dicha póliza-.

La corredora de seguro que intermedie tendrá la obligación de asesorarlo. De tratarse de un agente de ventas, la aseguradora deberá asumir dicha obligación.

En caso de muerte de un ser querido, usted siempre podrá informarse acerca de los seguros contratados por la persona fallecida. Para ello, se puede acceder a la información en la Superintendencia de Valores y Seguros.

Queda en sus manos hacer valer sus derechos.

Más sobre Temas Legales

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.