Inicio » Temas Legales »Equipo

¿En qué fijarse legalmente antes de comprar una vivienda?

El estudio de títulos es una revisión en la cual se ordenan y analizan todos los antecedentes del inmueble, a fin de poder establecer si se encuentra “en regla” o si está afecto a alguna limitación o gravamen.

Conocer la historia del bien raíz que se está comprando es muy importante, teniendo en cuenta que para toda persona es un sueño tener una casa propia.

Lo mismo ocurre en caso que se quiera solicitar un crédito hipotecario; el banco querrá saber con qué se está garantizando el cumplimiento de la obligación de devolver el dinero que ha prestado.

El estudio de títulos es una revisión en la cual se ordenan y analizan todos los antecedentes del inmueble, a fin de poder establecer si se encuentra “en regla” o si está afecto a alguna limitación o gravamen. A continuación explicaremos cómo conseguir los antecedentes básicos para una revisión de los títulos.

Comprar viviendas
Foto: Alfonso Cáceres

Antes de comprar una vivienda es muy importante conocer la historia del bien raíz que se está comprando.

Muchos de ellos pueden encontrarse en el Conservador de Bienes Raíces correspondiente a la comuna donde se encuentra ubicado el inmueble. Aquí debe solicitarse una copia de la inscripción del dominio del dueño del inmueble en el Registro de Propiedad, y además un certificado de hipotecas y gravámenes, y de prohibiciones e interdicciones. Éstos deben presentarse a quién esté requiriendo los antecedentes del inmueble dentro de un plazo de vigencia razonable. Generalmente se exige una vigencia de 30 días.

Se deben solicitar, además, todas las inscripciones de dominio a nombre de quienes fueron dueños en un tiempo de 10 años hacia atrás, a contar de la fecha en que se comienza el estudio. Para conseguir todos estos antecedentes se debe tener el dato de las fojas, número y año de inscripción del inmueble en el Registro de propiedad, ojalá del actual dueño, o si no de uno anterior.

Si no tiene el dato de inscripción del inmueble a nombre del actual dueño, puede conseguirlo en la página del Conservador, si tiene el nombre del dueño del inmueble, la comuna y el año de inscripción. Si no tiene esos datos, debe ir a solicitar ayuda al índice del Conservador.

Además de las inscripciones, se necesitan las escrituras públicas que sirvieron como antecedente de las inscripciones, con el mismo plazo de 10 años hacia atrás. Si no tiene dichas escrituras ni sus datos, puede conseguir su individualización en las respectivas inscripciones de dominio. Si estas fueron otorgadas hace menos de un año, podrán solicitarse en la notaría donde se otorgaron. Si tienen más de un año, deberá dirigirse al archivo judicial correspondiente.

Además de los antecedentes mencionados, se requieren ciertos certificados básicos. En primer lugar, en la Tesorería General de la República debe obtenerse un certificado de deudas y, en caso que en este aparezcan cuotas vencidas, comprobante de pago de las mismas. Para obtener este certificado se necesita el rol de inmueble.

Si no tiene el rol del inmueble, puede buscarlo con la dirección del mismo en el buscador de Tesorería. Si no lo encuentra de esta forma, puede también solicitarlo en el Servicio de Impuestos Internos o en la Municipalidad donde se ubica el inmueble. Una vez que obtenga el mencionado rol, puede conseguir el certificado de avalúo fiscal en la página del SII.

Además, deberá solicitar el en Ministerio de Vivienda y Urbanismo un certificado de no expropiación, y en la municipalidad respectiva, un informe de no afectación o certificado de no expropiación.

Cabe hacer la advertencia que estos documentos son los que generalmente se solicitan, sin perjuicio de que en algunas instituciones se requieren otros diversos, de acuerdo a la operación que se quiere realizar.

Más sobre Temas Legales

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.