Inicio » Temas Legales »Equipo

Nueva ley de alcoholes: Beneficios y problemas que genera

Diveros aspectos y medidas de esta nueva legislación son mirados con distintos ojos por parte de los protagonistas y también de los que se declaran afectados.

Como veíamos en la columna anterior, la polémica ley de alcoholes ha buscado cambiar los hábitos y costumbres de los chilenos. El 15 de marzo pasado se publicó la Ley 20.580 y unido a los cambios legales han existido cambios a nivel de fiscalización y algunos efectos colaterales en el “mundo de los negocios”.

La fiscalización

Las autoridades confirman que la nueva ley ha venido de la mano con una intensa fiscalización por parte de Carabineros. Respecto de las cifras del año pasado para el mismo período, Francisca Florenzano, Directora del Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (Senda), sostuvo que el número de fiscalizaciones habría sido muy inferior: solo 2 mil 900 fiscalizaciones. En cambio, desde la entrada en vigencia de la ley, se han efectuado más de 12.000 fiscalizaciones a nivel país, generando un aumento de hasta 300% en los controles policiales. En este sentido, se ha dicho que la fiscalización es uno de los pilares del éxito de la ley y que gracias a ella las autoridades han logrado obtener “cuentas alegres” en lo relativo a la baja de accidentes.

Ley alcoholes
Foto: LUN

Uno o dos veces de cerveza (275 ml) representan manejar bajo la influencia del alcohol.

Respecto a este punto, Rayén Araya, quien ha criticado la ley en los medios, constata que son varios los problemas de análisis. Primero, existiría un error de cálculo, ya que el universo de viajes motorizados en Santiago al mes asciende a la suma de 150 millones de viajes en vehículos particulares. Comparativamente, las 12.000 fiscalizaciones que logró efectuar Carabineros desde la entrada en vigencia de la ley no alcanzarían a generar una muestra suficiente para evaluar los resultados de la normativa.

En Francia, donde también se ha buscado implantar la “tolerancia cero” respecto del consumo de alcohol, se realizan un millón de fiscalizaciones al mes. Incluso más, Araya asevera que solo existen 10 Carabineros para averiguar las causas de muerte en los accidentes de tránsito, cifra que demuestra que las autoridades no han contado con información certera y confiable para promulgar la nueva ley.

Segundo, existiría también un problema de gestión de recursos, ya que no se trataría de simplemente aumentar el número de fiscalizaciones: el consumo de alcohol requiere que los controles sean “cara a cara” y que se cuente con un alto número de horas-hombre para llevar a cabo esta tarea. Ello generaría un costo altísimo para su implementación que el país no debiera estar dispuesto a asumir. ¿Cuál es, entonces, la solución? Como muchos otros, Araya asevera que la ley anterior hubiese sido suficiente si hubiese estado acompañada de un aumento en la fiscalización y que el principal problema de los accidentes de tránsito ha estado radicado en la velocidad de la conducción. En este sentido, podría seguirse la tendencia mundial de reducir los límites de velocidad urbanos a 30 kilómetros por hora.

Sumado a la fiscalización, las autoridades apuntan que la comunicación en los colegios y la intensa campaña mediática han sido factores esenciales para cambiar los hábitos en la ciudadanía. Con solo ver los impactantes comerciales que se han exhibido en televisión es posible evidenciar el propósito de sensibilizar a la población sobre los estremecedores efectos del alcohol.  Bajo el eslogan, “Para que no aumente el dolor, aumentamos las penas” la Campaña Manéjate por la Vida muestra a una pareja siendo informada por Carabineros de una mala noticia respecto de su hijo.

Pese a su efectividad, el recurso al dolor y a la victimización se ha visto como una herramienta superficial incapaz de tratar con objetividad la magnitud del problema. Tal como la ley, la campaña publicitaria solo muestra en tono dramático los efectos del alcohol, desviando la atención sobre las cifras y estadísticas reales sobre los problemas asociados. El fenómeno de que las autoridades políticas “aumenten las penas” buscando sensibilizar a la población ha sido denominado por el lenguaje criminológico como “populismo punitivo”.

Opciones comerciales y vida nocturna

La nueva ley de alcoholes ha venido aparejada de distintas iniciativas comerciales que ven en la “tolerancia cero” una oportunidad para emprender un negocio que entreguen alternativas a los bebedores. Entre ellas se encuentra la introducción de bebidas sin alcohol. Por ejemplo, “Cristal Cero”, la cerveza con cero grados de alcohol de CCU, ha venido incrementando su demanda, llegando a superar en un 70% las proyecciones que la empresa hizo en un comienzo. En el mismo sentido, bares y restaurantes incluso han empezado a remodelar sus cartas con “tragos sin alcohol”.

Otra novedosa iniciativa la han establecido locales nocturnos que cuentan con servicio de transporte para sus clientes: invitan a llegar en el auto propio, beber con tranquilidad para luego retornar a sus casas siendo conducidos por un chófer. Incluso, empresas de seguros de automóviles han implementado un plan de seguros con chófer, para poder auxiliar al conductor a cualquier hora y día del año.

En contraste a estas iniciativas comerciales, existen empresarios que se han visto realmente perjudicados. El presidente de la Asociación Nacional de Empresarios Nocturnos, Turismo y Espectáculos (Anetur), Fernando Bórquez, afirmó que el impacto de la nueva normativa ha sido tan grande que incluso algunos locatarios han despedido a parte del personal, tras registrar pérdidas por más del 30 por ciento. Aunque las autoridades señalan que esta ley no busca frenar el consumo de alcohol, sino evitar que quienes consuman alcohol conduzcan, es posible afirmar que esta podría ser otra de las “consecuencias indirectas” de la ley. Por lo demás, la discusión parlamentaria, omitió la presencia de la industria privada que produce, distribuye, publicita y vende alcohol en Chile.

En resumen, un efecto colateral positivo de la ley han sido las nuevas iniciativas comerciales, pero son muchos otros los que sienten se han visto perjudicados con este cambio legal. Lo que sí es seguro es que solo el tiempo dirá los beneficios y perjuicios que están aparejados a esta nueva ley.

A modo de recordatorio y para tener presente

Ley alcoholes
Imagen: Guioteca

Nota de la tabla: Los datos referentes a la cantidad de alcohol son meramente referenciales, toda vez que existen múltiples factores a considerar (peso, coexistencia con medicamentos, cansancio, alimentación, etc.)

Más sobre Temas Legales

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.