Inicio » Temas Legales »Equipo

¿Qué es el derecho a retracto con las universidades?

Conozca sus derechos al momento de inscribirse en una carrera y cómo ejercerlos.

Se acerca el período de inscripciones a las instituciones de educación superior y con ello el aumento explosivo en el ingreso de alumnos a la educación. Siendo así, surge la pregunta acerca de los derechos que tienen los estudiantes-consumidores frente a las instituciones al momento de inscribirse y cuáles son aquellas cláusulas en los contratos de educación que deben alertar al alumno por considerarse abusivas conforme a la Ley de Protección de los Derechos de los Consumidores.

En primer lugar, conviene precisar que la Ley de Protección de los Derechos de los Consumidores reconoce el derecho a retracto respecto de algunos contratos de prestación de servicios educacionales. En términos simples, el retracto implica la posibilidad de arrepentirse sin razón alguna del contrato educacional dentro de los 10 días corridos siguientes a la publicación de las postulaciones a las universidades pertenecientes al Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas, exhibiendo el comprobante de una segunda matrícula.

Derecho retracto
Foto: Juan Francisco Somalo

¿Cómo se ejerce el derecho a retracto?

Este derecho sólo puede ser ejercido por estudiantes de primer año, debiendo las instituciones de educación superior devolver lo pagado y los documentos, en un plazo de 10 días desde que se ejerció el derecho, pudiendo sólo retener hasta el 1% del arancel anual de la carrera por concepto de costos de administración, siempre y cuando la institución haya realizado ese gasto y lo acredite.

Para ejercer este derecho se debe presentar el comprobante de la segunda matrícula ante la institución con la que efectuó la primera matrícula y donde quiere ejercer el retracto. El SERNAC recomienda acompañar una carta en la que se manifiesta que se quiere ejercer el derecho donde se especifique claramente la fecha y solicitarle a la institución que timbre o firme una copia de la carta para probar la fecha en la que se hizo efectivo, en caso de no respetarse el ejercicio del derecho a retracto por la institución.

¿A qué le debo prestar atención en el contrato de educación?

Es importante también conocer el contrato de prestación de servicios educaciones que se firmará con la institución, especialmente aquellas cláusulas que puedan resultar contrarias a la Ley de Protección de los Derechos de los Consumidores en perjuicio de los consumidores. Recientemente, el SERNAC demandó colectivamente a una institución de educación superior por cláusulas abusivas en sus contratos.

Aunque la calificación de abusiva será definida por el Tribunal correspondiente, el SERNAC ha señalado de manera referencial algunas cláusulas que podrían ser consideradas abusivas en los contratos de prestación de servicios educacionales:

-      Repactar unilateralmente o renegociar la deuda al solo arbitrio de la institución en caso de atrasarse en el pago.

-      Cambiar arbitrariamente las mallas curriculares y la forma de prestar el servicio. Conviene precisar que la institución sí puede puede cambiar las mallas, pero las razones deben basarse en criterios objetivos que apunten a mejorar la calidad del servicio. Es por lo anterior que se ha fallado en contra de una institución que modificó el plan de estudios basado en razones netamente económicas.

-      Establecer la renuncia de los alumnos a su derecho a reclamar y exigir las indemnizaciones correspondientes al incumplimiento de la prestación del servicio; y limitar su responsabilidad ante accidentes dentro de sus instalaciones.

-      Eximirse de responsabilidad ante incumplimiento, deficiencias, daños o perjuicios provocados por terceros que prestan servicios no administrados directamente por la institución, como restaurantes, servicios de vigilancia externa, estacionamientos, etc.

-    Publicidad engañosa por la falsa oferta de campo laboral en la carrera ofrecida.

Con todo, resulta importante tener presente que la Ley de Protección de los Derechos de los Consumidores tiene un alcance restringido en materia educacional, por cuanto, por ejemplo, no queda sujeto a la Ley de Protección de los Derechos del Consumidor  el derecho a recurrir ante los tribunales de justicia por la calidad de la educación o por las condiciones académicas fijadas en los reglamentos internos de la carrera o programa respectivo.

Más sobre Temas Legales

ComentariosDeja tu comentario ↓