Guía de: Vida Sana

Beber cerveza: Estudios revelan por qué hace bien

Estudios han demostrado que la cebada hidrata igual que el agua después del ejercicio. También contribuye a fortalecer los huesos y reduce riesgos cardiovasculares. Todo con mesura, obviamente.

La cerveza es la bebida alcohólica típica por esencia, prácticamente no falta en ninguna celebración: cumpleaños, “happy hour”, matrimonios o simplemente para ver un partido de fútbol. Su sabor, que encanta a la mayoría de las personas, y bajo precio la convierte en protagonista de cualquier actividad social.

Es común pensar que esta bebida a base de cebada sólo provoca el crecimiento de la cintura y favorece la aparición de la desagradable “panza”; sin embargo, se desconoce que este brebaje, uno de los más populares a nivel mundial, es tan saludable como el vino para nuestro cuerpo. Pero ojo, hay que tener claro que los beneficios son patentes exclusivamente con su consumo prudente y responsable.

Cerveza
Foto: Reuters

La cerveza tiene una serie de características beneficiosas para la salud.

A la luz de un estudio efectuado en Bruselas y que fue presentado en el “VI Simposio Europeo en Cerveza y Salud,” donde participaron especialistas de la Unión Europea en medicina, nutrición y alimentación, se demostró que beber cerveza de forma moderada después de practicar deportes es tan efectivo como tomar agua para la rehidratación y recuperación.

La investigación, realizada a un grupo de hombres jóvenes, consistió en medir la reacción del cuerpo a la ingesta de agua o cerveza tras realizar un esfuerzo físico intenso. La conclusión fue que una cantidad moderada de cerveza -en concreto, dos “tercios”- no representa ningún problema que perjudique la rehidratación que se produce tras el ejercicio.

Previene osteoporosis y reduce riesgos cardiovasculares

Otra investigación realizada por expertos de la Universidad de California en Estados Unidos reveló que la cerveza constituye una importante fuente de silicio, elemento clave en el desarrollo del cartílago y los huesos del organismo.

Asimismo, se detectó que esta bebida posee carbohidratos, proteínas, vitaminas y fito-estrógenos, que son hormonas fundamentales en el proceso de menopausia de las mujeres, pues su carencia incrementa el riesgo de la osteoporosis y acelera el desgaste de los huesos.

El estudio realizado en 100 marcas comerciales reveló que este líquido posee sobre 56.5 milígramos de silicio por litro de cerveza, superior a lo recomendado diariamente que es cerca de 50 milígramos de este nutriente.

Por otro lado, un análisis denominado “Cerveza, Dieta Mediterránea y enfermedad cardiovascular” efectuado por diversas instituciones como el Hospital Clínic y la Universidad de Barcelona, en España, indicó que su consumo limitado puede ser cardioprotector, pues las personas que ingieren esta bebida de forma controlada tienen 60% menos de probabilidades de sufrir un ataque cardíaco. Por otro lado, la cerveza, que tiene entre un 5% y un 8% de alcohol, contiene sólo 42 calorías en 100 mililitros.

Otras de sus cualidades son:

  • Propiedades antiinflamatorias.
  • Optimiza la respuesta inmunológica contra alergias e infecciones.
  • Tiene efectos positivos sobre la coagulación de la sangre.

Por si fuera poco, la cerveza además proporciona ciertas vitaminas, como por ejemplo las solubles del grupo B, necesarias para el sistema nervioso; vitamina B1, que contribuye con el metabolismo de los glúcidos; y vitamina B2, que posibilita la digestión.

Es importante tener en cuenta en una fiesta, evento o comida, las bebidas alcohólicas con menor contenido alcohólico, carbohidratos y calorías son: la cerveza, los vinos y las sidras. Los expertos aconsejan una lata diaria en mujeres y dos en hombres, pero la clave radica en la moderación, siempre y cuando se complemente con una dieta equilibrada y esté acompañada de ejercicios, al menos 30 minutos al día.

Más sobre Vida Sana

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.