La fruta “milagrosa” para bajar el peso y el colesterol

Este fruto, uno de los más populares y disponible prácticamente todo el año, permite controlar la hipercolesterolemia y adelgazar de forma natural.

Guía de: Vida Sana

Aunque la historia le ha otorgado connotaciones más bien negativas como el fruto prohibido que causó el destierro de Adán y Eva del paraíso o la fruta que envenenó a la dulce Blancanieves; la manzana no sólo tiene un exquisito sabor, sino que también es muy sana y posee diversas propiedades nutritivas que muchos aún desconocen.

Según un estudio realizado por médicos de la Universidad de Florida, en Estados Unidos, presentado en el Congreso anual de Biología Experimental 2011; el consumo de una manzana diaria contribuye a disminuir el colesterol malo (LDL) y a incrementar el colesterol bueno (HDL), y además ayuda a perder los kilos extras.

La investigación analizó a 160 mujeres, entre 45 y 65 años, y a la mitad de ellas se les pidió que incluyeran en su alimentación una manzana al día durante un año. Los resultados fueron sorprendentes, pues el grupo que consumió esta fruta disminuyó en un 23% el colesterol malo, un 14% el colesterol total y aumentó en un 4% el colesterol bueno.

Fruta milagrosa

Foto: La Segunda

Por si fuera poco se descubrió que a pesar de ingerir 240 calorías  extra,  las mujeres perdieron en promedio 1,4 kilos, debido al efecto saciante de uno de los componentes de la manzana: la pectina.

Este elemento es una fibra soluble que absorbe el exceso de colesterol malo que circula en la sangre y lo elimina, por tanto, adquiere una función depurativa en el organismo.

Las cualidades

Sin embargo las cualidades de este fruto no terminan acá, ya que la lista de beneficios es bastante extensa. Algunos de ellos son los siguientes:

Anticancerígena: La manzana tiene dos eficaces antioxidantes, catequinas y quercetina, los cuales poseen propiedades anticancerígenas y actúan contra los radicales libres causantes del envejecimiento celular.

Antiácida: Esta fruta tiene un antiácido denominado pectina que es propicio para casos de acidez estomacal. De igual forma contiene la histidina que estimula la producción de jugos gástricos, ideal para personas que padecen de gastritis y úlceras.

Suave laxante: Cuando se consume a primeras horas de la mañana se convierte en un excelente regulador del intestino por su alto contenido en pectinas. Por tanto, actúa como un suave laxante en casos de estreñimiento.

Diurética: La manzana posee también cistina y arginina, lo que favorece la eliminación de líquidos corporales, siendo muy adecuada en casos de obesidad y enfermedades reumáticas. Asimismo, otro componente, el ácido málico, resulta muy efectivo en afecciones como ácido úrico y el tratamiento de enfermedades relacionadas con los riñones, como la insuficiencia renal o cálculos.

Sedante: Es un alimento que posee alto contenido en fósforo, por lo que funciona como un sedante natural. También se recomienda para mejorar el insomnio comiendo una manzana antes de dormir.

Contra la artritis: Al tener potasio y sales es ideal para combatir los dolores propios de la artritis, neutralizando los ácidos que se producen.

Para la resaca: Aunque parezca increíble los malestares de la resaca disminuyen al consumir dos manzanas al levantarse.

Después de conocer todas las propiedades que ostenta la manzana no es difícil comprender porque se le llama la “fruta milagrosa”. Así que ya sabes, si tienes tu nivel de colesterol elevado, quieres bajar de peso y reducir  factores de riesgo cardiovascular, incorpora en tu dieta alimentos sanos y que favorezcan tu salud: ¡en la manzana encontrarás un gran aliado natural!

Más sobre Vida Sana

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.