Guía de: Vida Sana

Los graves peligros de abusar de los antidepresivos

Los efectos secundarios de ciertos antidepresivos, como los tricíclicos o los inhibidores de la aminoxidasa, podrían provocar riesgo vital en los pacientes.

Con la llegada del invierno no sólo aumenta el frío y los días oscurecen más temprano, sino que también se manifiesta en algunas personas el Trastorno Afectivo Estacional (TAE) que es un tipo de depresión que se produce por el cambio de luz y la menor exposición al sol. Algunos de sus síntomas son: tristeza, ansiedad, pesimismo e irritabilidad.

Frente a este panorama, el docente de farmacología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Santiago, Dr. Miguel Reyes, enfatiza en la importancia de informarse acerca de las posibles secuelas tóxicas de los antidepresivos.

Reyes indica que todos los fármacos tienen efectos secundarios y que estos varían dependiendo de la dosis y del tipo de antidepresivos. Por ejemplo, los antidepresivos tricíclicos, entre los cuales los más conocidos son la imipramina o amitriptilina, poseen efectos secundarios a nivel cardiovascular y en el sistema nervioso central.

Consecuencias complejas

Antidepresivos
Foto: El Mercurio
Por otro lado, los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, donde el más conocido es la fluoxetina, tienen consecuencias que pueden ser de tipo complejo, incluyendo problemas de control de temperatura y también en el corazón.

Pero, atención, hay medicamentos que pueden llegar a ser más nocivos para nuestra salud. “Es el caso de otra clase de antidepresivos, como los del tipo tricíclicos o de los inhibidores de la aminoxidasa, en donde los efectos secundarios pueden llegar a ser fatales o pueden generar repercusiones graves como pérdida de conciencia, coma, entre otros”, asevera el especialista.

Del mismo modo,  la interacción de antidepresivos con otros fármacos también es una práctica riesgosa para la salud. “Muchos de los medicamentos recetados para la depresión tienen una acción relativamente larga, por lo tanto, demoran en eliminarse. Entonces, si la persona está consumiendo medicamentos, ya sea, de cualquier tipo, para la diabetes o la hipertensión arterial, se pueden producir interacciones que muchas veces no están bien caracterizadas”, sostiene.

Sobre las precauciones que las personas deben adquirir, el facultativo señala que el principal consejo es “no automedicarse”, particularmente con los antidepresivos, ya que actúan a nivel del sistema nervioso central, generando interacciones que podrían conllevar un riesgo vital.

Alimentos para combatir la depresión

Hay que tener en cuenta que los fármacos no son la única opción para tratar estados depresivos, pues existen formas naturales que nos permiten atacar este mal. El ejercicio y la alimentación son claves para luchar contra la tristeza profunda y el estado anímico bajo. La práctica de actividad física aumentaría la liberación de endorfinas y antidepresivos naturales llamados encefalinas.

Dentro de los alimentos destacan los siguientes:

- Pescado, plátanos, almendras, maní y semillas de sésamo: Poseen triptófano y fenilamina, aminoácidos fundamentales para que el cerebro genere serotonina y dopamina, transmisores que estimulan la actividad física y mental.

- Leche, yogur y quesos: Contienen calcio, elemento esencial para el equilibrio anímico. Su consumo evita la sensación de fatiga.

- Chocolate, avena, cereales enteros, mariscos, y nueces: Estos alimentos tienen grandes dosis de magnesio, lo que resulta esencial contra la depresión.

- Cítricos: Estas frutas son ricas en vitamina C, lo que permite enfrentar los sentimientos de tristeza y fatiga.

Más sobre Vida Sana

ComentariosDeja tu comentario ↓