¿Cómo enfrentar y sobrevivir al último año escolar?

El fin de la etapa escolar es un momento que se vive con angustia y tensión por un gran número de adolescentes. Las incertidumbres y preguntas sobre el futuro crean una sensación de vacío.

Guía de: Adolescencia

El último año escolar es un momento de tensiones en la vida de los adolescentes. Este fenómeno que no está marcado por rendir o no la Prueba de Selección Universitaria, ya que en las sociedades donde entrar a la universidad no depende de una prueba se perciben de la misma manera, tienen más relación con el duelo que los estudiantes deben hacer del rol y el espacio que la escuela ocupa en sus vidas.

Catorce años de colegio marcan la vida de cualquier ser humano. Experiencias positivas o negativas no pasan en vano, sino que se convierten en el principal eje de la vida en estos años. Como cientos de autores educacionales han dicho, es la escuela el principal espacio de socialización de los adolescentes.

Cruzando las puertas que dividen el colegio del exterior, se cruzan umbrales sociales importantes. En ese lugar el chic@ se despoja de su rol de hijo para asumir el de estudiante, pero fundamentalmente el de amigo, el rol de par. Esa paridad con la que se crean las primeras amistades de la vida, genera calma y contención. Es en la escuela donde los adolescentes establecen sus redes y conforman sus primeras aproximaciones a la vida adulta.

Temor al futuro

Último año de colegio

Foto: El Mercurio

Los adolescentes deben enfrentar diversas situaciones, como la PSU, durante su último año en el colegio.

La duda respecto al mañana es un fantasma que acecha la mente de la gran mayoría de los alumnos de cuarto medio. Qué harán con sus vidas cuando deban colgar el uniforme para siempre, cuando llegue marzo y no deban formar en filas mientras se cuentan entre susurros las aventuras del verano.

Muchos piensan en la universidad y tal vez tengan la oportunidad de conocer a cercanos que ya sean universitarios, sin embargo oír vivencias en tercera persona no sacia la angustia y en muchas ocasiones, alimenta a la imaginación para llenar de expectativas, temores o deseos esta nueva etapa.

No obstante la carga afectiva que haya detrás, el abandonar el colegio es un proceso de transición complicado para los jóvenes que ahora deberán abrirse paso en la vida asumiendo con responsabilidad, y en muchas ocasiones por primera vez, sus PROPIAS decisiones.

Duelo escolar

Es importante transitar los caminos haciendo duelos. Los duelos, casi siempre asociados a la idea de muerte, no son acciones negativas sino más bien ejercicios psíquicos necesarios para transitar  todo tipo de las pérdidas.

El último año de colegio está marcado por esa sensación de nostalgia constante. Frases como ¡es el último primer día de clases!, o ¡estas son mis últimas alianzas escolares! Se multiplican entre las voces adolescentes. El dolor que provocan estas acciones cotidianas marcadas por catorce años de recuerdos aturden y ensordecen las mentes escolares y la sola idea de separarse de sus amigos se incrementa a medida que avanzan los meses.

Todos estos procesos son necesarios para afrontar de una mejor manera la nueva etapa de vida que en cortos seis meses se iniciará. El que los padres aprendan a respetar y no subestimar estos dolores es una tarea importante en pos de disminuir las tensiones propias del momento que los hijos están viviendo.

No relativizar sus emociones. Frases como ¡si tus amigos estarán toda la vida, no te preocupes! No son las más adecuadas. Mejor sería darse el tiempo de explicar, desde la experiencia, que la vida muchas veces nos separa de la gente a la que amamos, y que esto no implica que ya no le importemos más al otro, sino más bien que los caminos se distanciaron de manera natural.

Además ir soltando la rienda de a poco, dar mayores responsabilidades respecto a sus propias acciones, puede ayudar a disminuir la ansiedad que provoca el hacerse cargo de la vida como un adulto. Enseñar que es un proceso, que al principio será extraño tal como cuando se empezó el colegio, que en ocasiones dolerá, pero que finalmente volverá la calma y con ello una nueva felicidad alojada en las nuevas experiencias.

Más sobre Adolescencia

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X