Adolescente hija de esclava sexual impacta con discurso: “Yo no quiero ser prostituta”

Las palabras de Alika, joven argentina de 15 años se han replicado rápidamente. En la marcha #NiUnaMenos habló de exclusión, dolor y opresión.

Guía de: Adolescencia

En la reunión del Parlamento Federal Juvenil de Ushuaia, Argentina, Alika pronunció un conmovedor discurso. La joven, hija de una ex trabajadora sexual, remeció a la audiencia con sus palabras: “Yo no quiero ser prostituta”, dijo haciendo un llamado a trabajar por la igualdad social y de género.

A sus cortos 15 años, la adolescente abordó la explotación sexual femenina, como el eje central de sus palabras:

“Mi nombre es Alika, hija de Alika Kinan, sobreviviente del delito de trata con fines de explotación sexual. Lo que también me convierte a mí y a mis hermanas en sobrevivientes del mismo delito”.

“Desde el inicio de cada una de estas historias de sobrevivientes, las mujeres grandes, al igual que las más pequeñas, fuimos oprimidas y preparadas para soportar, soportar el dolor, soportar la humillación, y se nos preparó para que siendo mujeres, pobres mujeres, estar listas para (como dicen algunas mujeres, ejercer la prostitución). Yo hoy tengo 15 años, ¿Cuál sería mi futuro como mujer pobre, con madre prostituida? ¿Sería el mismo futuro al que estuvo destinada mi mamá, al cual yo también sufrí al ver su sufrimiento?”.

alika

“Yo no quiero la prostitución en mi vida, yo no quiero ser prostituta, no quiero que me prostituyan. Yo no quiero utilizar mi sexo para poder sobrevivir. Ni yo ni ninguna niña, ninguna niña como yo. Ninguna niña debería vivir con el miedo a ser prostituida, a ser violada, a ser golpeada, a ser humillada… Antes que mi propio dolor, no quisiera que un día me encuentren en una bolsa…. Gracias mamá por dejarme soñar, por dejarnos soñar… a mí y a mis hermanas y a un montos de niñas más en un futuro sin dolor, sin humillación, sin muerte. Yo sueño, yo sueño con estudiar, sueño con jugar a hockey con mis amigas, sueño hacer un curso de cocina, sueño con un día tener muchas amigas que sueñen como yo, como un día mi mama con todas las mujeres del mundo soñaron construir un mundo mejor”.

En su exposición, la joven contó la historia de su madre: Alika Kinan, quien fue una esclava sexual por 20 años.

Tras su rescate, la mujer se convirtió en una militante por los derechos de las mujeres. Creando Sapa Kippa, un instituto de género y ayuda a víctimas de trata.

Trabajo que, tal como lo describió su hija frente al pleno de los asistentes, les sirvió a ella y sus hermanas, para volver a creer en la vida y soñar con un futuro diferente, uno en que la sociedad entregue más oportunidades a las mujeres.

Más sobre Adolescencia

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X