¿Cómo invitar a los adolescente a leer?

Escoger un buen libro, tomando en cuenta las diferencias de cada uno, y no imponerlo como una obligación son dos apoyos necesarios para alcanzar la meta de que los jóvenes lean.

Guía de: Adolescencia

Historias y más historias. Ir a una librería o a una biblioteca, recomendar uno u otro libro, regalar éste o aquél son algunas de las preguntas que nos hacemos siempre a la hora de escoger un libro. La oferta es tan amplia que muchas veces sucumbimos ante una vitrina pensando que es IMPOSIBLE conseguir el libro adecuado.

Si a eso le sumamos que el lector es un adolescente las complicaciones se elevan al cuadrado. Quiero que mi hijo/sobrino/nieto lea más, pero ¿cómo lo logro si durante el año no termina ni los que le dan en el colegio?

Incentivar a los jóvenes con la lectura es un desafío, pero no una batalla perdida. Tan sólo consiste en dar con el libro adecuado, y para encontrarlo existen diversas alternativas.

Valore las diferencias

Jóvenes lectura

Foto: Reuters

El querer leer debe ser una decisión.

El que a cada uno de nosotros le haya gustado un libro en determinado momento de nuestra vida no es un indicio de que a otros le va a provocar la misma experiencia. Es importante considerar las diferencias de edades, géneros e intereses a la hora de optar por uno u otro libro.

Esta es una razón clave del porqué no a todos les gustan los materiales seleccionados en el colegio. En esta institución los libros son señalados de manera arbitraria y responden a generalidades puesto que a través de ellos se evalúan las capacidades comprensivas y expresivas de los estudiantes. Esta situación hace que un gran número de adolescentes no se sienta representado o interesado por los temas propuestos y, en vez de leer, prefieran descargar resúmenes o ver las películas –si es que las hay-.

Para fomentar el hábito de lectura los adolescentes deben tener una elección activa respecto a lo que quieren leer. Son ellos, a través de sus palabras, gustos o comportamientos los que nos dirán qué tipo de historia les resultará más atractiva, logrando de esa forma una conexión inicial con el mundo de las letras.

Best seller o no best seller

Un best seller, es el libro más comprado. Aquel que ha batido records de venta lo que muchas veces se basa en la acertada campaña publicitaria de su editorial. Es así como innumerables títulos se convierten en esa historia que todos quieren leer, para no sentirse excluido.

Por lo general estas historias tienen elementos que las hacen atractivas para la mayoría: magia, amor, acción y aventuras se funden de manera tal que despierta el interés del público masivo. Sin embargo, esto no es señal unívoca de que a todos les tenga que gustar, los lectores más habituales se sienten reacios a leer estos libros de moda. Para ellos las historias clásicas o las nuevas tendencias literarias son una mejor alternativa.

Invitar no obligar

La lectura veraniega debe ser una invitación, por esta razón tratamos de hacerla lo más atractiva posible. El querer leer debe ser una decisión, sólo así estaremos respetando las individualidades y gustos de cada uno.

Al obligar e imponer repetimos la dinámica escolar. Invalidamos las decisiones de los adolescentes y con ello los impulsamos a hacer lo contrario. Es importante recordar que ellos viven un periodo de autonomía y respetar sus elecciones nos pone en sintonía con su mundo.

El objetivo es sembrar el gusto por la lectura, pero hay que recordar que la decisión final le corresponde a cada uno. Por más que queramos que nuestros hijos lean, si a ellos no les gusta, no lo lograremos.

Cómo me asesoro

Todos los métodos son validos. Desde consultar listas publicadas en internet o leer los suplementos literarios de los diarios, hasta preguntar a la profesora del colegio por algunas ideas sobre títulos. Todas las alternativas nos acercan más a nuestro fin: hacer que los adolescentes se acerquen de mejor manera a la lectura

Más sobre Adolescencia

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X