Decálogo de Psicología Positiva para adolescentes

El Coronavirus no nos ha dado tregua en los últimos meses.

Guía de: Adolescencia

El Coronavirus no nos da tregua, es por eso que aunque existan algunas comunas de nuestro país en que se ha levantado la cuarenta, siguen rigiendo muchas medidas de seguridad que impiden que nuestros jóvenes puedan llevar su día a día con normalidad.

En este contexto, no ha existido un manual o referencia a una situación mundial similar que pueda entregar a padres y adolescentes sugerencias claras para sobrellevar el estado emocional que genera el confinamiento, y todas las nuevas regulaciones que han debido aplicarse para aplanar la curva de la enfermedad.

A modo de guiar a quien lo necesite es que distintas enfermeras, psicólogas y sociólogas profesoras de la Universidad de Barcelona han generado un Decálogo de Salud Mental Positiva, el que incluye un apartado exclusivamente dedicado para nuestros adolescentes con recomendaciones para este confinamiento que sigue alargándose semanas.

Con este decálogo, se busca ayudar a mantener y reforzar la salud mental de los jóvenes que se encuentran en situación de aislamiento. Sin embargo, también es útil para aquellos que, si bien pueden salir de sus casas, siguen sin poder ir al colegio o ver a sus amigos, y que de alguna manera han debido adecuar sus rutinas cotidianas debido a la pandemia.

Adolescentes

Las recomendaciones son 10 y parecen sugerencias de psicología positiva que podríamos potenciar en los adolescentes para el resto de su vida. Algunas de estas son:

Poner cariño a todas las actividades de la vida cotidiana, pensando en todo lo que han logrado en su vida hasta ahora y cómo en esas experiencias anteriores los ha ayudado el haber realizado las cosas con ilusión y ganas. La reflexión es que es más fácil encontrar una estrategia para que las cosas salgan bien cuando nos motivamos a hacerlas.

No dejar que las emociones negativas bloqueen nuestra vida. Para esto, el texto señala que debes ser consciente de tus pensamientos. Si estás centrado en que el encierro es aburrido, el llamado es a eliminarlo de tu cabeza, y a pensar por ejemplo en todas las cosas que puedes hacer ese día, las actividades dentro del hogar que no has hecho.

Tomar conciencia de los buenos momentos de nuestra vida cuando están pasando. Si sientes que nada podría ser peor que tener que quedarte en casa, debes pensar cuál es la solución más positiva para resolver lo que te aqueja.

adolescentes-verguenza-padres-mejor-convivencia_6138f496_1280x720

Hay distintos modos en que se puede dar solución a algo y quizás no siempre sea como queramos, pero si se resuelve ya está bien. Si no puedes hacerlo solo busca ayuda, verás que cuando notes que empieza a resolverse te sentirás mejor. Por ejemplo, puedes extrañar hacer deporte con tus amigos, pero igual se podrían coordinar para mantenerte en forma y planear entrenamientos en tu hogar coordinando el horario con tus compañeros.

Intenta ir resolviendo los cambios imprevistos que vayan surgiendo. Tienes la capacidad de dar solución a más problemas de los que crees. Imagina que el inconveniente fuera de tu mejor amiga o mejor amigo, seguro encontrarías la solución. Si dentro de estas fechas es tu cumpleaños, piensa de qué otra forma podría ser especial y recuerda comunicar a los demás si necesitas ayuda para resolver alguna situación, no estás solo.

Cuida de tus relaciones interpersonales, pues esta es una buena oportunidad para pasar más tiempo con los integrantes de tu hogar, como tus hermanos o padres. Piensa en actividades que te gustaría realizar con ellos y proponlas, o prueba ofreciéndote a ayudar a hacer cosas que generalmente no realizas.

s-o-s-confinamiento-con-un-adolescente-7-1366x768

Y por último, toma conciencia de que también existen momentos buenos, poder disfrutar de una rica comida o hacer actividades para las cuales antes no tenías tiempo, compartir el tiempo con tu familia o conocerte mejor. Mirar lo bueno hace cambiar el foco de una tragedia a una oportunidad.

Y aunque el decálogo no lo incluye, recuerda que si estás triste, irritado o enojado, está bien estarlo y que no eres el único que vive dicha situación ni experimentando estos sentimientos.

Más sobre Adolescencia

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios