Documental sobre boxeo infantil: A los golpes como única salida contra la pobreza

En Nicaragua están al tanto de los riesgos, sin embargo, aseguran que este deporte aleja a las capas más pobres de las pandillas y las drogas.

Guía de: Adolescencia

La pobreza tiene muchas caras, sobre todo en centro y sudamérica, donde miles de niños y adolescentes son condenados desde el nacimiento a una vida de carencias. Estados fallidos, que no han podido consolidar economías capaces de cubrir las necesidades básicas de un país, con cifras de desigualdad alarmantes y consecuencias sociales tales como violencia en grandes escalas.

Tal es el caso de Nicaragua. Según datos de Cepal, en 2013 el 74 por ciento de los niños y adolescentes vivía en hogares pobres y el 39,1 por ciento lo hacía en condiciones de indigencia.

Estas cifras se acompañan de  múltiples campañas de organismos internacionales y estructuras locales que buscan disminuirla. Sin embargo, las formas de superación a veces visten otros colores.

Así es como a través del boxeo cientos de niños nicaragüenses trabajan desde su temprana infancia para poder salir de las carencias económicas. Ayudar a sus familias es, sin lugar a dudas, el fin por el que estos jóvenes se esfuerzan tratando de emular la historia de Alexis Argüello, el gran campeón de Managua.

En el documental “Alexis’ legacy: The child boxers of Nicaragua” del periodista Mathias Meier se puede constatar esta realidad.

Los entrevistados narran con franqueza sus aspiraciones: Ser famosos, exitosos, para poder salir de la pobreza, ayudar a su familia y superar las barreras sociales.

Posiciones médicas

Sociedades pediátricas de diversos países han advertido los riesgos del boxeo durante la infancia. Así, los profesionales de la salud han llamado a los padres a buscar deportes menos violentos, que no enfrenten a los jóvenes de edades tan cortas a golpes reiterados en cabeza y rostro.

“Cuando boxean, se anima y premia a niños y jóvenes por golpear la cabeza. Lo que decimos es que no se debe hacer participar a los niños en un deporte en que los golpes a la cabeza se permiten y fomentan”, señaló la Dra. Claire LeBlanc, coautora de la nueva declaración de posición y presidenta del Comité de vida sana y activa y medicina del deporte de la Sociedad Canadiense de Pediatría.

Sin embargo, el debate se abre justo ahí, cuando desde la otra vereda se responde a con cifras que respaldan la acción: “Creo que es una declaración que tiene una buena intención, pero no creo que tome en consideración las realidades de quiénes son los que más participan en el boxeo. Mayormente, se trata de personas que no tienen la opción de un campo de golf local, ni de una cancha de tenis o básquetbol. Son jóvenes, frecuentemente de antecedentes desventajados, a quienes les va muy bien con dirección y cuando alguien se interesa por ellos. Están mucho más seguros en el ring de boxeo que en la calle”, aseguró el Dr. Robert Cantu, vocero de la Comisión Médica de Boxeo de EE. UU.

A juicio del profesional, en esferas tan carenciadas como las que se viven en Nicaragua, los niños están más seguros en el ring –pese a las demostradas consecuencias para su salud- que en la calle, donde son víctimas de maras (pandillas) y otras formas de violencia.

Mientras los pediatras siguen debatiendo entre las ganancias y las pérdidas de practicar la actividad, en el país centroamericano continúan formando futuros campeones en la disciplina, siempre argumentándolo como una alternativa a las pandillas y las drogas.

Más sobre Adolescencia

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X