Relaciones por Internet: ¿Cómo afectan a los adolescentes?

El mantener relaciones por Internet no es una exclusividad de los adolescentes. Jóvenes y adultos sucumben frente los vínculos virtuales.

Guía de: Adolescencia

Que tenemos muy poco tiempo, el trabajo nos absorbe, las distancias cada vez se hacen más intransitables, son algunas de las razones que miles de adultos jóvenes dan como justificación frente al porqué se establecen con tanta frecuencia relaciones por Internet.

Amistades de años que se mantienen a través de una pantalla, relaciones familiares e incluso romances alimentados a diario por una pantalla que acerca distancias y permite estar siempre con el otro.

Los adolecentes no están exentos de estos vínculos. Ellos en su gran mayoría son usuarios cotidianos de las redes sociales y de los contactos virtuales. La hiperconectividad les permite estar en todo momento conversando con sus amigos o incluso coqueteando con alguien.

Relaciones Internet

Imagen: Alfredo Cáceres

Las relaciones por internet son sumamente perjudiciales.

Hay cosas que se ganan como el tiempo, es más fácil sentarse en la cama, tomar el celular e iniciar largas conversaciones que pueden durar horas. La rutina es siempre la misma, una conectividad ilimitada que entrega inmediatez de comunicación y reacción de mensaje, pero que resta enormes posibilidades a la hora de descubrir a otro en su corporalidad.

Relaciones de amistad

En el caso de los adolescentes, sus redes sociales en su gran mayoría son sus redes de apoyo cotidianas. Compañeros de colegio, amigos de amigos o vecinos del barrio son los mismos amigos virtuales. Por esta razón, las relaciones virtuales vienen a ser un complemento de ese vínculo construido, reemplazando por ejemplo las conversaciones telefónicas que acompañaron nuestra vida escolar.

Hasta ahí todo bien. El riesgo es caer en la hiperconectividad, el estar siempre presente, siempre conectado va generando dependencias, tal como lo hemos señalado en otros artículos, al igual que cualquier tipo de estimulante cerebral, las redes sociales van generando dependencia que limita el contacto presente con las personas que lo rodean. El estar no estando.

Relaciones de pareja

En cuanto a las relaciones de pareja, en lo particular, opino que resulta sumamente perjudicial establecer vínculos por Internet o fortalecer los mismos a través de la red.

Las razones que variados profesionales argumentan son parecidas: en la adolescencia resulta fundamental encontrar un objeto de amor extra familiar. Es ese vínculo el que permite ir componiendo la identidad de nosotros mismos respecto a gustos, diferencias y preferencias.

La importancia del contacto sensorial para el cuerpo que se encuentra en una etapa de disfrute sensorial, también se pierde a través de las relaciones virtuales. Lo que genera tensión y angustia debido a la imposibilidad de descarga frente a frente.

Otro factor perjudicial es el estar todo el día en contacto con la otra persona. Saber siempre donde está, qué hace, piensa o dice es una sobreexposición a la personalidad que otro forma a través de la web. Hay que tener claro que para todas las personas resulta más fácil y menos comprometedor decir cosas que en persona jamás pronunciaría.

Consejos

Si bien es difícil aconsejar a los adolescentes a abandonar sus hábitos relacionales, resulta importante tratar de disminuir los contactos virtuales y reemplazarlos por corporalidad, intercambio frontal y toma de decisiones que tras de una pantalla pueden ser alteradas.

La idealización de otro a través de lo que escribe nos puede llevar a una gran desilusión al contrastar esa imagen “perfecta” con la persona de carne y hueso llena de defectos y tan falta de frases armadas como las que a diario se intercambian por la red.

No se trata de demonizar las relaciones virtuales, pues debido a como a progresado el mundo de la tecnología en relación a las comunicaciones resulta difícil y anclado en el pasado no querer aceptar una realidad que hoy nos conforma como sociedades.

La idea es poder aterrizar las cosas. En cuanto a las relaciones de amistad, tratar de complementar los momentos entre ambas plataformas, rescatando siempre la necesidad de mantener un contacto íntegro con otro. En cuanto a las relaciones de pareja, resulta fundamental ser capaz de reflexionar respecto a los sentimientos, es muy fácil caer en una idealización de otro cuando falta cuerpo. El no saber enfrentarse a lo cotidiano de otro, sin máscaras, genera decepciones, y frustraciones que pueden ser muy difíciles de enfrentar en el periodo de la adolescencia.

Más sobre Adolescencia

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X