Vacuna contra el Papiloma humano: Documental se plantea contra su aplicación a mujeres

La vacuna contra el papiloma humano sigue causando polémica a nivel mundial.

Guía de: Adolescencia

Por estos días se ha revitalizado la polémica por el uso de la vacuna contra el virus de papiloma humano que se inyecta principalmente a niñas que aún no han iniciado su vida sexual.

A la demanda presentada en Costa Rica por una mujer que asegura haber sufrido parálisis tras el uso del medicamento, se suma el documental “Papiloma. Las mujeres tenemos que decidir” estrenado esta semana en España.

vacuna-virus-papiloma

En ambas situaciones ,y de forma muy diversa atendiendo a sus diferencias, se vuelve a plantear la duda sobre el real impacto que el medicamento tiene para la salud de las mujeres.

Si bien el virus del papiloma humano es el causante del 99 por ciento de los cánceres de útero, así como de un elevado número de los de vagina, vulva, pene, ano, cabeza y cuello, aún existen dudas sobre los efectos secundarios de la vacunación.

Tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS), como las agencias americana y europea del medicamento avalan su eficacia y seguridad. Sin embargo, sectores de la sociedad insisten que es necesario, al menos, poner en cuestionamiento su uso irrestricto sin la posibilidad de que sean las mujeres las que decidan.

Así lo plantea el proyecto audiovisual que forma parte de la iniciativa “Nuestro cuerpo, nuestras vidas”, impulsado por la ONG Entrepueblos y coproducido por el Centro de Análisis y Programas Sanitarios (CAPS) y la asociación de periodistas activistas Solidaridad y Comunicación (SICOM) de España.

En el transcurso del documental, expertos y mujeres entrevistadas plantean sus dudas: ¿Por qué se está vacunando a las niñas de una enfermedad, el cáncer de cuello de útero, que sufren mujeres adultas? ¿Hay verdadera evidencia de la efectividad de la vacuna o sólo conjeturas? ¿Por qué se niegan los efectos secundarios graves que se están produciendo? ¿se informa suficientemente a las madres y padres de los riesgos y beneficios de la vacunación del virus del papiloma humano? ¿Por qué instituciones públicas de diversos países han evidenciado dudas?

Sus realizadores basan sus hipótesis en trabajos de investigación que dejan al descubierto la necesidad de reflexión sobre el tema. Su director, Frederic Pahisa enfatiza que el único objetivo es aportar a que la ciudadanía tenga todos los elementos para decidir informadamente, descartando su oposición al uso de la vacuna.

Desde el otro lado, los defensores del medicamento aseguran que el virus que se contagia a través de transmisión sexual, y que se fabrica en base a proteínas de la superficie del virus, permite que el sistema inmunológico aprenda a reconocer la amenaza y genere los anticuerpos necesarios para su combate.

Big Vang Xavier Bosch, director del Centro de Información Internacional OMS sobre el Virus del Papiloma Humano (VPH) y el Cáncer Cervical explica que la industria ya cuenta con la capacidad de introducir una vacuna de segunda generación, para sumarse a las dos que hoy se suministran (Gardasil y Cervarix). El nuevo desarrollo sería capaz de prevenir un rango más amplio de tipos de virus de papiloma, siendo más eficiente en el control de las enfermedades que desencadena.

Así, el profesional rechaza categóricamente los efectos secundarios tales como la parálisis, agregando que causa “leve dolor o molestia en el lugar en que se administró la inyección, fiebre, mareos y náuseas”, síntomas que se repiten en otros tipos de medicación inyectada.

El caso chileno

En 2008 se confirmó que Chile era el país con más incidencia de cáncer cérvicouterino en la región. En 2015 se estimó que es la segunda causa de muerte de las mujeres entre 20 y 44 años y cada año mueren cerca de 700 personas por este cáncer.

Si bien las investigaciones apuntan a la importancia de la prevención y la detección temprana del virus, que se realiza a través del PAP, la vacunación no ha dejado de ser foco de debates entre el Ministerio de Salud y diversos sectores políticos y sociales.

Durante el verano, la parlamentaria Karla Rubilar presentó a Contraloría un requerimiento para objetar la aplicación de Gardasil, por no poder determinar su lugar de adquisición. El ente regulador aceptó el planteamiento de la diputada y objetó el plan de vacunación llevado adelante por el MINSAL porque tras leer los estudios que justificaron el ingreso del fármaco no se pudo justificar de forma concluyente su registro.

Las autoridades de salud defendieron su postura y explicaron que el dictamen de Contraloría no es con respecto al medicamento y sus usos, sino a la forma de administración.

Más sobre Adolescencia

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X