Inicio » Adulto Mayor » Equipo

¿Qué es el Síndrome de la Abuela Esclava?

El Síndrome de la Abuela Esclava es una condición grave que puede conducir a la muerte. Sepa en qué consiste y cómo identificarlo.

No hace mucho tiempo y en situación casual me tocó escuchar sobre un fenómeno llamado el “SÍNDROME DE LA ABUELA ESCLAVA”, el que me causó una gran curiosidad y decidí investigar de qué se trata. Con mucha sorpresa descubrí que es una enfermedad grave, que afecta a mujeres maduras sometidas a una sobrecarga física y emocional y que origina graves y progresivos desequilibrios, tanto somáticos como psíquicos.

El Dr. Antonio Guijarro Morales, Licenciado en Medicina y Cirugía de la Facultad de Medicina de Granada, ha descrito a esta enfermedad como muy común en las mujeres adultas del Siglo XXI, pues el Síndrome de la Abuela Esclava es una entidad grave que puede conducir a la muerte, a veces por suicidio.

El Dr. Guijardo expresa que el origen de una “abuela esclava” se observa en una mujer adulta con responsabilidades directas de ama de casa, voluntariamente asumidas con agrado que, por razones educacionales y psicológicas, tiene un extraordinario sentido del orden, la responsabilidad, la dignidad y el pudor. Se hicieron abuelas sin darse cuenta estando en la plenitud de la vida, fuertes, sanas, incluso bellas. Con agrado asumen la crianza y cuidado de los nietos, como si volvieran a ser madres por segunda vez, pero con un carácter aún más placentero, gratificante y cariñoso.

Síndrome Abuela Esclava

Foto: El Mercurio

La preocupaciones de las abuelas por sus nietos es uno de los factores que determinan el Síndrome de la Abuela Esclava.

Al pasar el tiempo las redes familiares se multiplican, llegan las nueras, los yernos y diversas formas de emparejamiento de los hijos. Las cargas y el estrés familiar se multiplican, los nietos también, estos últimos crecen y así también sus necesidades y las responsabilidades de quien los tutela en la práctica diaria.

La vida familiar de estas abuelas es con frecuencia de alta exigencia y de alguna manera su  capacidad física y emocional se resiente en el desempeño de múltiples labores hogareñas que le impiden desarrollarse con persona individual, manteniéndose siempre al servicio de estos miembros de la familia que frecuentemente están demandando su atención. Es probable que la presencia de alguna enfermedad asociada debilite aún más sus fuerzas físicas y psíquicas.

La OMS reconoce el abuso del rol de abuela como otro tipo del maltrato hacia la mujer. En el 2003, la psicóloga Encarni Liñan, realiza un estudio para saber más de este síndrome y aplica el  “Cuestionario del Síndrome de la Abuela esclava” partiendo por plantearse las siguientes preguntas: ¿Por qué esta abuela se siente tan comprometida? ¿Por qué no se liberan de esta carga? y ¿Por qué asumen estas situaciones como suyas? ¿Por qué la abuela y no el abuelo?

Algunas respuestas que se plantea la psicóloga Liñan ante el Síndrome de la Abuela Esclava son: por la educación y valores aprendidos, porque se sienten responsables del permanente cuidado de la familia y porque es una forma de seguir sintiéndose útiles. Y ¿Por qué es la abuela y no el abuelo? Porque nuestra cultura androcéntrica nos ha enseñado que la mujer es la cuidadora natural, los hombres asumen el rol de cuidador sólo cuando no existe o no está disponible un miembro femenino de la familia. El abuelo tiene otras funciones más ociosas con los nietos (juegos, paseos, cuentos etc.)

Entre los principales resultados a los que llegó el estudio de la psicóloga Liñan fue caracterizar a la abuela esclava como:

  • Mujeres que cuidan a sus nietos de forma sistemática.
  • Mujeres que cuidan a familiares enfermos de forma sistemática.
  • Mujeres que tienen excesivas responsabilidades familiares en función de sus capacidades.
  • Mujeres que no tienen libertad para tomar decisiones.
  • Mujeres que no disfrutan de su tiempo libre como ellas quisieran.
  • Mujeres que apenas tienen relaciones sociales.
  • Mujeres que por cuestiones culturales y familiares se sienten obligadas a asumir demasiadas responsabilidades.
  • Mujeres que tienen miedo a quejarse por represalias familiares (retirada del cariño, chantaje emocional).
  • Mujeres que consciente o inconscientemente saben que se está abusando de ellas, pero no tienen ni los recursos, ni los medios necesarios para hacer frente a estas situaciones.
  • Mujeres que posiblemente se sientan maltratadas.
  • Aportando también un perfil de la abuela feliz, siendo ésta la que;
  • Aporta bienestar a la familia.
  • Ayuda a sus hijos y familiares en función de sus capacidades físicas y emocionales.
  • No tiene responsabilidades directas con sus nietos de forma sistemática.
  • Tiene libertad para decidir qué hacer con su tiempo.

Respecto del tema del Síndrome de la Abuela Esclava, la invitación es primero a reconocer que existen las abuelas esclavas, desarrollar una conciencia familiar y social que genere acciones preventivas y aumentar las ayudas sociales a las familias.

Más sobre Adulto Mayor

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X