Inicio » Adulto Mayor » Equipo

Jubilación: información clave para ayudar a decidirse

En el caso de optar por un retiro programado, es necesario saber que en esta modalidad el afiliado mantiene la propiedad de sus fondos y la pensión se recalcula anualmente.

Postergar la jubilación para muchos es una forma de posponer la vejez, ya que acogerse a “retiro” podría ser sinónimo de inactividad. Por eso, ante la disyuntiva de seguir trabajando o acogerse al retiro, varios eligen la primera alternativa, no obstante,  no hay que ser muy astuto para detectar la falacia de este pensamiento.

Existen aquellos que disfrutan de su vida activa y aman su trabajo a quienes no les interesa jubilarse. Sin embargo, forman parte de un  grupo de gente privilegiada y está muy lejos del común de los trabajadores, a los que ante la tarea diaria de trabajar preferirían no hacerla y serían dichosos de detener esta rutina.

El tiempo de jubilar

Jubilación

Imagen: Francisco Correa

Existen varias opciones para la jubilación.

La legislación chilena establece que durante la vida laboral de los trabajadores, se debe cotizar obligatoriamente para un Fondo de Pensiones administrados por una AFP, un porcentaje de la remuneración imponible equivalente al 10% con un tope de remuneración  de 67,4 UF mensuales para el año 2012.

Los dineros acumulados en este fondo de pensiones, que tiene la característica de ser  individual para cada imponente, al momento de jubilar son usados para su financiamiento. Las pensiones podrán concretarse a través de la elección de modalidades siendo dos las principales:

a)     Dejar el capital acumulado en la AFP para que esta institución determine el pago de la pensión, modalidad llamada “Retiros Programados”.

b)     Con los fondos acumulados contratar en una compañía de seguros una “Renta Vitalicia”, que calcule un monto de pensión constante durante todo el período de pensionado.

En el caso de optar por un retiro programado, es necesario saber que en esta modalidad el afiliado mantiene la propiedad de sus fondos y la pensión se recalcula anualmente considerando en el cálculo los fondos que tiene, las tablas de expectativa de vida (fijadas por ley) y una tasa de interés también fijada por la normativa vigente.

Con el cálculo de la pensión máxima definida por la A.F.P. cada trabajador puede fijar una jubilación menor con el fin de evitar que sus fondos se agoten, siempre que se cumpla con el mínimo legal que es un 150% de la pensión mínima garantizada por el Estado.

A partir del 2009 se introducen cambios que afectan principalmente a estas tres variables consideradas en el cálculo de los retiros programados, las modificaciones son las siguientes:

1. Se establece la aplicación de tasas de interés muy conservadoras al principio del período y crecientes en el tiempo que son definidas anualmente por la Superintendencia de Pensiones (SP).

2. Se introducen cambios en las tablas de mortalidad que definen la probabilidad de vida de hombres y mujeres (siendo distintas) a partir de la edad presente. Dichas tablas definen año a año la esperanza de vida y permiten calcular por cuántos años más hay que proyectar la pensión.

3. Finalmente se incorpora una nueva metodología de proyección considerando los dos factores anteriormente mencionados. Se define una pensión menor que la que podría considerarse razonablemente esperable, esto con el propósito de formar  un fondo de reserva para el pago de pensiones futuras y evitar que el fondo se extinga en un determinado momento.

La otra modalidad se refiere a la Renta Vitalicia (RV), que está fundada en la opción para transferir el capital ahorrado a una compañía de seguros y contratar una renta vitalicia. La renta ofrecida por las compañías puede ser simple o con períodos garantizados que van de 1 a 20 años, que considera la continuidad de pago del 100% de la  pensión a los beneficiarios sobrevivientes o a quien hubiese estipulado en la póliza, en el caso de la muerte del pensionado antes de cumplido el periodo garantizado.

Al contratar una renta vitalicia, la aseguradora, hasta antes de la reforma previsional, podía cobrar hasta un 2,5% del fondo destinado para la renta como comisión. Ahora se bajó a un 2% y se le puso un tope de 60 UF.

Adicionalmente existe un sistema combinado de las dos modalidades descritas partiendo el periodo de la pensión con retiros programados y terminando con renta vitalicia.

La jubilación es una responsabilidad individual, si quieres asesoría elige responsablemente y así te asegurarás de tomar la mejor opción.

Más sobre Adulto Mayor

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X