Inicio » Alma »

El Fuego Sagrado de Vesta, guardiana del hogar: ¿En qué consiste?

Activamos el arquetipo cada vez que encendemos la llama del templo sagrado de nuestras casas en gestos tan cotidianos como poner flores o prender una vela.

Guía de: Alma

La tradición del fuego Vestal que ardió durante más de seiscientos años en Roma, se remonta a los albores de las primeras civilizaciones, cuando con ritos de fertilidad se celebraba la vida.

Fuego-Sagrado-Vesta

Vesta, la heredera de la Gran Diosa Madre, era la protectora del fuego y dentro de su templo sagrado resplandecía una llama vigilada en todo momento por seis sacerdotisas: las vírgenes Vestales, doncellas que practicaban el ritual del matrimonio sagrado conocido como hierogamia.

El fuego del templo se apagaba al concluir el año, y se volvía a encender al modo primitivo, frotando dos palos de roble (el árbol sagrado de la Diosa).

Vesta es la versión romana de la diosa griega Hestia, cuyo nombre significa literalmente “hogar”.

Las mujeres que amamos hacer hogar invocamos habitualmente la presencia benéfica de Vesta en nuestras vidas. Activamos el arquetipo cada vez que encendemos la llama del templo sagrado de nuestras casas en gestos tan cotidianos como poner flores, prender una vela, hacer mermelada, perfumar los cajones con ramitos de lavanda o bordar un cojín.

Cuidar del fuego sagrado de nuestro lar, puede y debe ser un ritual que nos llene de serenidad y agradecimiento, pues como subraya la poetisa victoriana Emily Dickinson: “El hogar es algo sagrado; nada de duda ni de desconfianza puede cruzar su bendito portal”.

Más sobre Alma

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X