Inicio » Alma »

El sagrado ocio: la mejor puerta hacia el conócete a ti mismo

Hoy, el ocio es como un bache que hay que rellenar a como dé lugar, y la industria de los videojuegos, candycrashes y compañías, lo sabe muy bien.

Guía de: Alma

El fin de semana recién pasado, estuvo en Chile la magnífica astróloga argentina Silvia Ceres, para hablar a los entendidos sobre la Casa XII, en el marco del Seminario Casas de Agua, organizado por los creadores del Primer Congreso de Astrología de Chile.

Más allá de su maestría en la disciplina, cuando me despedí de ella, la abracé agradeciendo su infinita sabiduría.

La reflexión que leerán a continuación es un remasterizado, que surge y se despliega aquí, a partir de la recuperación de algunos de mis apuntes, sobre su inspirada mirada.

sagrado-ocio

Conócete a ti mismo estaba escrito en el oráculo de Delfos, seguramente porque comprenderse uno mismo, es comprender a los demás también y viceversa, sabiendo, que al igual que sucede en el mandala de la Astrología, a pesar de las diferencias, todos pertenecemos a una misma naturaleza.

Pero para conocerse, hay que entrar en el sagrado ocio, que hoy está en franca consunción.
En época de nuestros abuelos, había tiempo para descansar y conectarse con la familia. Hoy, en cambio,mientras más trabajamos, más exitosos somos, pero también estamos más desconectados de nosotros mismos. Trabajamos “para una vida mejor”, pero luego no tenemos tiempo de vivirla.

Ocio, planteaba Silvia, es disponer de un tiempo propio, por fuera de las obligaciones y rutinas. Pero un tiempo que no sirve para nada más, que para conectarse con uno mismo y mirarse el alma, desde la última vez que se la vio.

En la antigua Grecia se valoraba el ocio como una manera de acceder a formas superiores de conocimiento. Hoy, el ocio es como un bache que hay que rellenar a como dé lugar, y la industria de los videojuegos, candycrashes y compañías, lo sabe muy bien. Como si el silencio y el estar con uno mismo fuera un cáncer que hubiera que extirpar.

Pues, ¿qué hace el sujeto a solas? Se ve. Y se conoce.

Y el hombre a solas, sin tener que hacer, sólo ser, es subversivo.

Porque claro, el sistema, o la matrix, nos quiere individuos sobrexigidos, alienados, apurados y desconectados de nuestras imágenes interiores, imposibilitados de una expresión creativa y libre, prisioneros de una rutina agobiante, llena de profundos temores extenuantes.

Silvia propone, dando una preciosa vuelta de tuerca a la Casa XII, que podemos romper ese esquema, a través del sagrado ocio, ejerciendo el placer de visitarnos, como la posibilidad de conectarnos con un tiempo trascendente, abriendo puertas a la eternidad. (“Y al séptimo día Dios descansó”)

Gracias Silvia, por mostrarnos a través de la astrología evolutiva, que una extraordinaria forma de recuperar al ser, y de paso hacer resistencia pasiva, es autovisitarse.

Más sobre Alma

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X