Inicio » Alma »

Lo único que sana en una terapia es la relación

Esa relación en la que nos salimos del tiempo ordinario, para entrar en un momento presente.

Guía de: Alma

No puedo con tanto, no puedo con esto, y me senté a llorar hasta que me aliviané. La fatiga o el colapso del terapeuta, le llaman algunos.

Contener, contener, contener, y volver a contener.

sana-terapia

“Mi mamá está enferma al otro lado del mundo”. “Mi pololo me dejó y volvió con la ex”. “Por favor no me dejes sola”.”Estoy hace mucho tiempo sin trabajo” “Sin ella no puedo vivir, me muero”. “Espero una palabras tuyas de aliento” “¿Cómo lo ves?” “Necesito que alguien me abrace”. “No quiero molestarte, pero él ya no me habla”. Así estamos como humanidad, y estos ejemplos que he puesto, todos tomados de la realidad, son extras, es decir, llamados de auxilio fuera del contexto la consulta, por whatssap o mensaje.

Así, concuerdo cien por ciento con uno de mis maestros, que señala que nadie viene a vernos ni por las lecturas de Tarot o Astrología, ni por las Aperturas de Registros Akáshicos, ni por las sesiones de Reiki. Las personas vienen por la relación. Vienen para el re-ligare, es decir, para volver a ligar. Vienen por el calor que les brindamos. Vienen para ser escuchados, para ser vistos, para ser acogidos y amados. Porque lo único que sana es la relación, es la contención.

Esa relación en la que nos salimos del tiempo ordinario, para entrar en un momento presente, que es tan prodigioso, que tiene tal poder transformador, que nos lleva al recuerdo de sí.

El recuerdo de sí, que en su forma más simple, es hacerse consciente del propio estado interior, incluyendo el cuerpo, las emociones y el pensamiento, al mismo tiempo que prestamos atención a nuestra actividad, que por lo general es mecánica, y simplemente sucede.

El recuerdo de sí, como un requisito previo de conocimiento de uno mismo, y del trabajo sobre sí. No es un análisis sobre datos del pasado o elucubraciones sobre el futuro, sino, por definición, una actividad que se lleva a cabo en el presente.

Las disciplinas terapéuticas conscientes, que entran en ese otro tiempo, que cambia sustancialmente la percepción y la presencia, van hacia allá.

Más sobre Alma

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X