“La Bestia de Omaha”: El joven soldado alemán que mató a dos mil americanos en el “Día D”

Heinrich Severloh y su ametralladora MG42 fueron protagonistas excluyentes en el desembarco de Normandía.

Guía de: Archivos de la Historia

El 6 de junio de 1944, hace exactos 80 años, las fuerzas aliadas, compuestas por soldados británicos, estadounidenses, canadienses y australianos, desembarcaron en las playas de Normandía durante el “Día D”, en lo que sería una de las batallas más cruentas y célebres de la Segunda Guerra Mundial.

Entre los defensores alemanes se encontraba Heinrich Severloh, un soldado de apenas 20 años que se encontraba en la playa conocida con el nombre en clave de Omaha, en la costa francesa de Normandía. Este soldado sería conocido con el apodado de “La Bestia de Omaha”, luego de que ese día matara a unos dos mil soldados americanos con su ametralladora MG 42.

Bestia-de-Omaha-1

Nacido el 23 de junio de 1923 en Metzingen, Alemania, Severloh fue llamado a las filas de la Wehrmacht en 1942, sirviendo en varias divisiones y frentes. Fue enviado a la Unión Soviética, donde fue castigado severamente por expresar opiniones críticas a la marcha de la guerra. Tras formarse como oficial subalterno en Braunschweig, en junio de 1944 fue destinado a Francia, a la 352ª División de Infantería en Normandía, donde protagonizaría su más sangrienta batalla.

Según datos estadounidenses y un documental de History Channel, Heinrich Severloh entró en acción en el “Día D” a las 6 de la mañana, cuando comenzó el desembarco de la primera oleada de soldados estadounidenses. Severloh, desde una ladera, dispararía su ametralladora MG 42 durante 9 horas, lanzando alrededor de 12 mil cartuchos y matando a cerca de dos mil soldados americanos.

68747470733a2f2f73332e616d617a6f6e6177732e636f6d2f776174747061642d6d656469612d736572766963652f53746f7279496d6167652f6869754d785375434149344b30513d3d2d313232343039393538392e31366566613937383335383733383962313532363

Severloh recuerda que los soldados aliados llegaban en oleadas y, gracias a su posición elevada y bien fortificada en la playa de Omaha, eran blancos fáciles para la ametralladora que manejaba, una letal MG42 capaz de disparar hasta 1.300 proyectiles por minuto. Según cálculos del propio soldado alemán, disparó no menos de 12.000 balas a ráfagas cortas. Cuando el cañón de la ametralladora se recalentaba y tenía que esperar a que se enfriara, tomaba un fusil y seguía disparando.

Aún hoy no se sabe a ciencia cierta cuántas bajas sufrieron los estadounidenses en la playa de Omaha, aunque se estima que fueron entre 2.000 y algo más de 4.000 soldados, contando muertos, heridos y desaparecidos.

“Fueron al menos 1.000 hombres, probablemente más de 2.000. Pero no sé a cuántos abatí. Fue horrible. Pensar sobre ello me da ganas de vomitar”, relataría Severloh en una entrevista concedida el año 2004. De todos modos, sería el responsable de haber causado entre el 10 y el 20% de todas las bajas que tuvieron los aliados el Día D, que se calculan en más de 10.000 soldados.

Severloh agregó que “yo no quería estar en esta guerra. Yo no quería estar en Francia. Yo no quería disparar una ametralladora contra jóvenes de mi edad. Pero allí estábamos, debía servir en una guerra que ya se había perdido y obedecer las órdenes de mi teniente”.

“Recuerdo el primer soldado enemigo que maté en Normandía; el hombre salió del mar y estaba buscando un sitio donde esconderse. Le apunté al pecho, pero el disparo fue alto y le dio en la frente. Vi su casco de acero rodando hacia la orilla y entonces se desplomó. Sabía que estaba muerto, aún sigo soñando con ese muchacho y me pongo enfermo cuando pienso en él ¿Qué podía hacer? eran ellos o yo, eso era lo único en lo que pensaba”, continuó.

Flames of War - D-Day

Según el relato de Severloh, tras el éxito del desembarco aliado en Normandía, al final sólo quedaron él y otros dos soldados alemanes en su posición cuando se vieron flanqueados por sus enemigos, por lo que decidieron huir del bunker donde se encontraban. Sus dos compañeros murieron casi inmediatamente mientras se retiraban y él fue hecho prisionero pocas horas después.

Pasó un par de años en cautiverio, trabajando en campos de algodón en Estados Unidos y en la construcción de carreteras en Inglaterra. Sólo pudo regresar a Alemania en 1947, luego de una petición de su padre y nunca habló de su experiencia, salvo una vez cuando se lo contó a su esposa.

Curiosamente, durante la década de los 90′, Henrich Severloh trabaría amistad con varios veteranos estadounidenses que participaron en el asalto a Omaha, como el sacerdote norteamericano David Silva, quien tenía apenas 20 años de edad aquel 6 de Junio de 1944, cuando fue uno de los soldados que tenía la misión de traspasar el nido de balas alemanas para tomar la playa de Omaha. Si bien sobrevivió al combate, Silva fue herido en tres ocasiones supuestamente por Severloh y su ametralladora MG 42.

Bestia-de-Omaha-2

severloh

Henrich Severloh y David Silva asistirían juntos a la conmemoración del Desembarco de Normandía en 2005. En un documental emitido por History Channel, se puede ver cuando ambos se abrazan en señal de paz en la playa de Normandía.

Heinrich Severloh, “La Bestia de Omaha”, fallecería en el 2006 en un asilo de ancianos cerca de Celle, a los 83 años.

Más sobre Archivos de la Historia

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios