Robert Oppenheimer: 10 cosas que no sabías sobre el padre de la bomba atómica

Este famoso físico norteamericano lideró el Proyecto Manhattan, que condujo al desarrollo de la primera bomba nuclear de la historia.

Guía de: Archivos de la Historia

“Ahora me he convertido en la Muerte, el destructor de mundos”, comentó el físico estadounidense Julius Robert Oppenheimer (1904-1967), jefe del Proyecto Manhattan (destinado a gestionar la investigación y el desarrollo de la energía nuclear con fines militares), después que se lograra el día 16 de julio de 1945 la primera explosión nuclear de la historia cerca del pueblo de Alamogordo (Nuevo México), lo que sería la antesala del lanzamiento de las dos bombas nucleares arrojadas por los Estados Unidos sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki, que dejaría más de 200 mil muertos y pondría fin a la Segunda Guerra Mundial.

Robert Oppenheimer (1904-1967).

Robert Oppenheimer (1904-1967).

Conocido por ser uno de los “padres de la bomba atómica”, la convulsa vida de Oppenheimer siempre quedaría marcada por este histórico hecho, lo que no impidió que en los años 50′ fuera perseguido por el propio gobierno de su país, que lo acusó de ser un simpatizante comunista. En las siguientes líneas conoceremos 10 cosas que usted no sabía sobre uno de los personajes históricos más importantes y controvertidos del siglo XX:

1) Robert Oppenheimer nació en Nueva York el 22 de abril de 1904 en el seno de una familia judía no observante. Su padre, Julius Oppenheimer, había nacido en Prusia, Alemania, y había emigrado de adolescente a los Estados Unidos, sin dinero, sin profesión y sin hablar una palabra de inglés, aunque terminó haciendo una gran fortuna con la importación de productos textiles. Su madre fue Elle Friedman, pintura y profesora de arte. El matrimonio Oppenheimer-Friedman, aparte de Robert, tuvo un segundo hijo, Frank, nacido en 1912.

2) Desde muy pequeño, Robert Oppenheimer manifestó una gran inteligencia, convirtiéndose en un estudiante muy dotado y versátil, con excelente aptitud para las ciencias y las artes, aunque al parecer sus habilidades sociales iban a la zaga, pues sufrió de bullyng en sus primeros años de colegio.

Al crecer, se graduó de química con los máximos honores en 1925 en la Universidad de Harvard, donde se interesó en la física experimental, trasladándose posteriormente al Reino Unido para investigar en el Cavendish Laboratory, dirigido por el famoso físico Ernest Rutherford. También tenía una innata facilidad para los idiomas (llegó a aprender italiano en un mes) y amaba leer a los clásicos: leía los diálogos de Platón en griego y era un devoto del antiguo poema hindú Bhagvad Gita.
16895875357151

En 1927, a los 23 años, Oppenheimer obtuvo un doctorado en Física en la Universidad de Götingen, Alemania, donde se codeó con renombrados físicos como Max Born, Enrico Fermi, Paul Dirac y Edward Teller.

Por entonces, ya se mostraba como un tipo enigmático y contradictorio, con una enorme inteligencia, poder de convencimiento y capacidad de liderazgo, aunque también con tendencia a la timidez, soledad y depresión. Una vez le escribió a su hermano: “Necesito más la física que los amigos”, mientras que en otra oportunidad confesaría que “recompensé la confianza de mis padres en mí desarrollando un ego desagradable, que estoy seguro debe haber ofendido tanto a los niños como a los adultos que tuvieron la mala suerte de entrar en contacto conmigo”.

Como muchos científicos famosos, era algo despistado y parecía vivir al margen del mundo: en la década del 20′ no leía los periódicos ni escuchaba la radio. Se cuenta que se enteró del célebre “crack” bursátil de Wall Street de 1929 mientras paseaba con el físico y posterior premio Nobel Ernest Lawrence seis meses después de que ocurriera.

Posteriormente, ejercería la docencia en varias y prestigiosas universidades norteamericanas.
HISL037 EC419

3) En 1938 los científicos alemanes Otto Hahn y Fritz Strassmann descubrieron la fisión nuclear. Pocos meses después lo científicos Albert Einstein y Leo Szilard le escribieron una carta al Presidente de Estados Unidos Franklin Delano Roosevelt advirtiéndole que la Alemania nazi podía tratar de armar un bomba atómica. El mandatario creó entonces el Comité Asesor de Uranio para la investigación en armamento nuclear y el desarrollo de la bomba.

En 1941, dos semanas antes que Estados Unidos entrara en la guerra, Roosevelt autorizó formalmente la investigación y creación de una bomba atómica. Oppenheimer, por entonces, ya investigaba por su cuenta el proceso de obtención de uranio-235 a partir de mineral de uranio natural, a la vez que determinaba la masa crítica de uranio requerida para la puesta a punto de una bomba atómica.
Prueba de bomba atómica, Nevada, 1955
El Proyecto Manhattan, instancia gubernamental que agruparía a una destacada cantidad de eminencias científicas de la física, química y ciencias informáticas, sería el nombre en clave del proyecto de investigación llevado a cabo durante la Segunda Guerra Mundial por los Estados Unidos -con ayuda parcial del Reino Unido y Canadá- destinado a gestionar la investigación y el desarrollo de la energía nuclear con fines militares.

La seguridad y las operaciones militares del Proyecto Manhattan quedaron bajo las órdenes del general Leslie R. Groves, un miembro del Ejército de mentalidad dura cuya primera medida fue la compra de 1.200 toneladas de uranio al Congo Belga. La segunda medida de Groves causaría cierta extrañeza: elegir como cabeza de la investigación científica del proyecto a Robert Oppenheimer, un físico estadounidense sin experiencia en la dirección de proyectos y cuyas mayores acciones sólo se remitían sólo a los laboratorios o conferencias especializadas. Sin embargo, cuando lo conoció, Groves se sintió impresionado por su carisma e inteligencia. “Es un genio”, dijo.

4) Robert Oppenheimer se integró en 1942 a la cabeza del Proyecto Manhattan, cuya sede central sería el laboratorio secreto de Los Álamos, en Nuevo México. Este lugar fue elegido por el propio Oppenheimer, quien tenía en ese desértico estado un rancho -llamado “Perro Caliente”- donde solía retirarse a descansar y andar a caballo.
jumbo-1

Como jefe del Proyecto Manhattan, Robert Oppenheimer demostró estar a la altura, dominando todos los aspectos científicos del proyecto, que llegó a contar en algunas fases del trabajo con hasta 6 premios Nobel de forma simultánea.

Uno de sus colegas y subordinados, el físico austríaco-estadounidense Victor Weisskopf, recordaría que “Oppenheimer no dirigió desde la oficina central. Estaba presente intelectual y hasta físicamente en cada paso decisivo. Estaba presente en el laboratorio o en las salas de seminario, cuando se medía un nuevo efecto, cuando se concebía una nueva idea. No era tanto por las ideas que aportaba algunas veces, sino que su influencia principal venía de algo más. Fue su presencia continua e intensa, que produjo en todos nosotros un sentido de participación directa; creó aquella atmósfera única de entusiasmo y desafío que impregnó el lugar durante todo su período”.

5) El trabajo colectivo de los científicos del Proyecto Manhattan en Los Álamos alcanzaría su éxito final el día 16 de julio de 1945, cuando se logró provocar la primera explosión nuclear de la historia, en la localidad de White Sands, cerca del pueblo de Alamogordo, en Nuevo México. Se produjo a las 05:30 hrs. de la madrugada, lo que provocó que el espectáculo fuera aún más impresionante de lo que todos esperaban.

El hongo nuclear de la prueba "Trinity".

El hongo nuclear de la prueba “Trinity”.

La prueba de la primera bomba nuclear detonada en la historia, presenciada por unas 260 personas, fue llamada por Oppenheimer “Trinity” (“Trinidad”), aludiendo a un verso del poeta John Donne (1572-1631), al que había leído gracias a su ex pareja Jean Tatlock, quien se había suicidado sólo unos meses antes.

6) Mientras presenciaba la explosión nuclear de “Trinity” en el desierto de Nuevo México, Oppenheimer recordó un verso de uno de sus libros de cabecera, el texto hindú Bhagavad-Guitá: “Si el esplendor de un millar de soles brillasen al unísono en el cielo, sería como el esplendor de la creación…”. Sin embargo, de inmediato, el físico también pensó en otro verso del mismo texto: “Ahora me he convertido en La Muerte, el destructor de Mundos”.

Según su hermano Frank, cuando Robert Oppenheimer presenció la detonación nuclear, simplemente exclamó: “It worked” (“Funcionó”).

Robert Oppenheimer y el general Groves inspeccionando la zona de prueba de "Trinity".

Robert Oppenheimer y el general Groves inspeccionando la zona de prueba de “Trinity”.

7) Una vez que se demostró que la fisión nuclear y la reacción en cadena era posible, el gobierno de Estados Unidos no demoró en usar la nueva y macabra arma nuclear en Japón, país que amenazaba con prolongar la Segunda Guerra Mundial con su inflexible decisión de combatir hasta la muerte.

El 6 de agosto de 1945 los norteamericanos lanzaron la bomba de uranio “Little Boy” (“Muchachito”) sobre la ciudad de Hiroshima, Japón, y, tres días después, arrojaron la bomba de plutonio “Fat Man” (“Hombre gordo”) sobre Nagasaki. Ambas arrasaron totalmente ambas ciudades y mataron a unas 200 mil personas -civiles mayormente- instantáneamente y en los meses siguientes.

"Little Boy", la bomba nuclear que se arrojó en 1945 sobre la ciudad japonesa de Hiroshima.

“Little Boy”, la bomba nuclear que se arrojó en 1945 sobre la ciudad japonesa de Hiroshima.

Si bien en un principio Oppenheimer se mostró muy orgulloso después de la exitosa prueba de “Trinity”, al enterarse de la devastación y las miles de víctimas que “Little Boy” y “Fat Man” habían causado en Hiroshima y Nagasaki, sintió un profundo sentimiento de culpa y horror.

Durante una entrevista posterior con el Presidente de Estados Unidos Harry S. Truman, el físico se quebró emocionalmente y le confidenció que sentía que tenía “las manos manchadas de sangre”. El mandatario, molesto, dio por terminada la entrevista. Cuando Oppenheimer abandonó su oficina, Truman ordenó a su asistente que no quería volver a ver a Oppenheimer, a quien tildó de “malnacido” y “científico llorón”.

8) ​Durante la única visita que Robert Oppenheimer haría a Japón después de la Segunda Guerra Mundial, en 1960, un periodista le preguntó si sentía algún remordimiento por desarrollar la bomba atómica. Oppenheimer sólo le respondió: “No es que no me sienta mal. Sólo es que no me siento peor hoy de lo que me sentía ayer”.
robert-oppenheimer-progetto-manhattan-1862113

9) Tras el éxito de la prueba efectuada en Alamogordo en 1945, Robert Oppenheimer dimitió como director del proyecto Manhattan. Dos años más tarde fue elegido presidente de la Comisión para la Energía Atómica estadounidense, cargo que ejerció hasta 1952.

Un año más tarde, debido a sus juveniles simpatías por las ideas políticas de izquierda y por su supuesta oposición a la construcción de la bomba de hidrógeno, fue una de las víctimas más famosas de la recordada “caza de brujas” anticomunista del senador Joseph McCarthy, y se le destituyó de la presidencia de la Comisión y se le quitaron sus credenciales de seguridad.

Recién en diciembre del 2022, 55 años después de la muerte de Oppenheimer, el gobierno de los Estados Unidos reconocería que los cargos contra el famoso físico habían sido infundados y le restituyó, simbólicamente, sus credenciales de seguridad.
Sin-titulo-191

10) Robert Oppenheimer pasó los últimos años de su vida dictando conferencias y dedicándose a la reflexión sobre la carrera armamentista y los problemas surgidos de la relación entre ciencia y sociedad.

En 1957 adquirió una propiedad en las Islas Vírgenes de los Estados Unidos, donde construyó una modesta residencia para pasar sus vacaciones y varios meses al año con su esposa Kitty Puening Harrison, una estudiante “radical” de la universidad de Berkeley a quien Oppenheimer había conocido en 1940. Con ella Oppenheimer tuvo a sus dos hijos: Peter, nacido en 1941, y Katherine, quien nació en 1944 en Los Álamos, mientras su padre estaba a cargo del Proyecto Manhattan.

Robert Oppenheimer, un asiduo fumador al que le encantaba el tabaco en pipa, fallecería por cáncer de garganta reincidente en 1967.

Más sobre Archivos de la Historia

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios