Bandadas de tucanes engalanan a San José de Metán, en el norte argentino

Cada año, en otoño e invierno, bandadas de estas aves descienden de su hábitat natural en los cerros selváticos,

Guía de: Argentina

Captura desde 2024-05-16 16-35-36

 El fenómeno se viene repitiendo en los últimos otoño e invierno. Bandadas de tucanes, aves de plumaje negro y pronunciado pico amarillo con tonalidades, se aposentan en los alrededores de la ciudad de San José de Metán, Salta, al extremo norte de la Argentina. Sin embargo, esa colorida y pacífica invasión es hostigada por personas desaprensivas que lastiman a las aves.

Captura desde 2024-05-16 17-15-36

Tucanes en Salta

En realidad, el fenómeno de la aparición de tan vistosas aves se dan en otras ciudades y pueblos aledaños a los cerros selváticos de la provincia de Salta y Jujuy. De acuerdo a lo informado por investigadores del CONICET (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas) las aves descienden de su hábitat natural, principalmente en otoño e invierno, cuando hay escasez de alimentos en los cerros.

Es cuando llegan a la zona urbana de los poblados en busca de alimentos como paltas, naranjas, nísperos y cocos, entre otros, árboles que suelen crecer en el ejido urbano y en jardines y plantíos de los alrededores. Este año, en particular, se produjeron varias heladas en la zona de los cerros, lo que ha provocado una importante disminución en los frutos y vegetales silvestres que conforman su dieta.

Captura desde 2024-05-16 17-16-36

Es, además, época de cría del tucán grande en la región (dado que varía de región a región) por lo que buscan anidar en cavidades en los árboles que frecuentemente suelen usar año tras año. Suelen poner de 2 a cuatro huevos que eclosionan a los 16-20 días. Señalan los medios locales que son “cada vez son más mansos porque se están acostumbrando a la presencia de los humanos”.

Agresiones inexplicables

Para protegerlos se establecieron multas entre $400.000 y $600.000 (entre 400 a 600 dólares) a quienes dañen a la especie. Es que aun estando vigente la ordenanza municipal 4.221/22 que se había aprobado por agresiones previas a la especie conocida como tucán grande (Ramphastos toco), tanto niños, jovencitos y también algunos adultos, prosiguen entreteniéndose en dispararles con “gomeras” u hondas, también con rifles de aire comprimido, simplemente por diversión.

También existen adultos que los atrapan para comercializarlos, siendo que es una especie protegida a nivel nacional, tanto en Brasil, Paraguay y el norte argentino. Corresponde expresar que los tucanes en cautiverio se mueren invariablemente. Requieren de espacios abiertos, naturales, cálidos y de abundante vegetación, con frutos de regiones tropicales, algo muy difícil de reproducir.

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios