¡Despídase, es el fin del mundo que conocemos!

Un cometa llamado Elenin, profecías mayas, calentamiento global, crisis económica, desastres naturales, movimientos sociales, satélites que caen al océano… ¿Llegó el fin del mundo? Plutón tiene su veredicto.

No es casual que todo lo enunciado -referido al fin del mundo- coincida con que estamos en tiempos finales y de nuevos comienzos, pues incluso la astrología lo viene diciendo hace rato.

En esta primera nota nos referiremos a uno de los cambios más tangibles que transitamos desde 2008. ¿Alguien recuerda qué sucedió ese año? Ojo que en estos agitados tiempos se recomienda tener la memoria fresca y el análisis agudo para unir símbolos y señales que tejen una nueva realidad que se asoma a nuestra conciencia.

El 2008 comenzó la crisis financiera e hipotecaria en Estados Unidos, el mismo año en que Plutón entró a Capricornio. ¿Y?

Fin del mundo

Foto: El Mercurio

El paso de Plutón por Capricornio, que termina en 2024, está sintiéndose en los últimos problemas mundiales. Algunos síntomas hacen que muchos hablen del fin del mundo.

Sucede que Plutón por pequeño que sea representa una gran fuerza transformadora en la astrología. Una energía sutilmente poderosa que derriba lo que ya no sirve, nos muestra el lado oscuro de las cosas, nos obliga a reciclarnos, a cambiar por dentro para producir modificaciones afuera.

El hecho que comience un largo viaje por Capricornio (durará hasta el 2024) es muy significativo y coincidente con lo que estamos viviendo.

Capricornio rige la ambición, las macroeconomías, el patriarcado y las figuras de autoridad (incluidas las iglesias), la responsabilidad, las metas, el éxito, el tiempo, la madurez de los procesos, el esfuerzo, la seguridad material actual y futura, la autodisciplina, la imagen pública, la capacidad de hacer riqueza, las estructuras en que nos movemos.

También Capricornio está presente en el pesimismo, la capacidad de logro, la severidad, rigidez, las bases sólidas para construir la vida.

Y Plutón desde el 2008 está en plena faena de limpieza en todo lo regido por Capricornio, incluidos los conservadurismos tan propios de este signo de tierra. Por tanto, somos y seremos protagonistas de la caída y posterior renovación de un sistema que ya comienza a tambalear con fuerza: el modelo socioeconómico y político basado en el mercado, por lo tanto en la ambición (ámbito netamente capricorniano), de las últimas décadas posteriores a la 2da Guerra Mundial.

Pero tranquilos. A Plutón no le interesa el pasado, no es marxista ni neoliberal, pues ambos extremos hoy revelan su carácter arcaico, están en decadencia y demuestran que no son sanos. A él le interesa sacar a la luz las incongruencias, manipulaciones, sombras, trampas, juegos de poder; lo que no se ve. Y lo hace con sutileza pero con crueldad a la vez y mucha potencia; si no pregúntenle a Dominique Strauss Kahn, un excelente ícono de los efectos de Plutón en Capricornio: las  cosas oscuras del poder económico y político son develadas y causan cambios radicales.  Así es el efecto de esta posición astrológica, no es estridente como Urano ni confuso como Neptuno. Es directo, revelador, sagaz.

¿El fin del mundo?

Si miramos con los ojos de Plutón el presente del mundo en que vivimos veremos que hay muchos juegos sucios, prácticas rancias, injusticias muy arraigadas, inconsistencias y una rigidez que ya no resiste más. De ahí que hoy -y no antes- la conciencia planetaria sí está preparada para cuestionar sistemas políticos como sucedió en el norte África y está pasando en distintos rincones, para vivenciar que el modelo económico puede colapsar como vemos hoy en distintos rincones de Europa, para asumir que los poderosos también caen como puede sucederle más temprano que tarde a Estados Unidos (país que se enfrentará a pronto Plutón, dada su carta natal), para exigir cambios en el sistema educacional como sucede con persistencia en Chile… Y para constatar que por más tecnología, acceso a bienes de consumo e infinitos adelantos en nuestra calidad de vida, paradójicamente el hambre continúa fuertemente en muchos puntos del planeta, mientras que la anhelada felicidad brilla por su ausencia.

Desde otro ámbito, Plutón en Capricornio provoca -y seguirá- más movimientos telúricos y volcánicos (que algunos asocian con el fin del mundo), pues la metáfora de hacer limpieza en la Tierra se vuelve literal, este planeta saca de las profundidades (su espacio favorito) lo que hay que ver y liberar.

Dado todo esto es que a mediados de 2010 publicamos dos notas tituladas “Consejos simples para tiempos difíciles”, pues atravesamos un ciclo delicado, donde se derrumban nuestras certezas y no tenemos mucho -o casi nada- externo en lo cual apoyarnos. Ahora las certezas deberemos buscarlas dentro de nosotros mismos; vaya honorable tarea, ¿no?

Plutón sacará todo lo pegado y rancio de la energía capricorniana para que nos conectemos más con el desapego, con los logros internos, la mirada más integral y no sólo materialista de la vida y, entre otras cosas, la capacidad de crear un nuevo sistema socioeconómico para subsistir y relacionarnos con más equilibrio.

Por eso, a despedirse del mundo que conocemos y a comenzar la construcción de uno más sano en todos los niveles.

Más sobre Astrología y Destino

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X