20 de mayo 2012: ¿Cuál es el origen del fenómeno?

Nostradamus, parasicólogos, profecías varias y más de un distractor rondan en este día donde se produce un importante eclipse, pero ¿qué dice la astrología de este fenómeno?

A propósito de una charla de astrología, una periodista me pregunta por la cantidad de anuncios catastróficos este 2012. Le digo que el fenómeno está relacionado al paso de Plutón (procesos de cambio, paranoias, poder oculto, limpieza)  por Capricornio (sistema económico y político, ambición, metas, construcción del éxito) que efectivamente desde 2010 activa un potente cambio en la humanidad, y también la sacudida de los poderes ocultos (económicos, religiosos, políticos, sociales) que rige Plutón, a quienes les interesa que entremos en miedo pues desde esta emoción nos inmovilizamos y consumimos más, ojo.

Pero el 2012 es precisamente para todo lo contrario. Desde este año el verbo que más se usa es des-per-tar. Por eso, cuidado con caer en el marketing futurístico o en avisos catastróficos que nos quitan poder y nos descentran.

Emol.com

Fases eclipse anular de Sol

¿Qué pasa el 20 de mayo? No lo sabemos exactamente –hay que decirlo- en términos de consecuencias externas. Pero sí en las internas y también en el cielo. Ese día se produce un importante eclipse anular de Sol que será visible en parte del hemisferio norte.

Desde el principio de la astrología a los eclipses se les temía pues el Sol estaba asociado a las figuras de poder: patriarcas, emperadores, reyes; lo que hoy encarnan los presidentes y gobiernos. Se suponía que alguna catástrofe podría pasarles a ellos y, por ende, al pueblo que quedaba desamparado. Pero estamos en tiempos distintos. Plutón en Capricornio provoca que ya no hay autoridades imponentes en nuestra humanidad. Revise un poco nuestra actualidad e intente ubicar a algún líder que le merezca respeto o admiración, alguien que sea una “autoridad”… No lo hay, es parte de los tiempos de cambio. Ya no tenemos una figura patriarcal a quien seguir, nos corresponde desarrollar la responsabilidad propia. Enhorabuena.

Retomando esto, entonces, los eclipses en este tiempo son una oportunidad. Y este del 20 de mayo es muy especial. El término eclipse anular se refiere a que el la luz no se bloquea por completo, pues el diámetro visible de la Luna es más pequeño que el Sol y el eclipse aparece como un anillo donde el Sol muestra sus bordes.

Estamos frente a un momento mágico, un día para conectar con la fuerza del Sol junto a la intuición de la Luna y plasmar su energía en nuestras vidas. Los eclipses son momentos excepcionales donde atravesamos un portal de luz en el que podemos comprometernos a vivir otro tipo de vida.

Además, este eclipse tiene otras particularidades que lo hacen único: una alineación de planetas y estrellas. Al Sol y la Luna se unen Júpiter (bendiciones, sentido, explorar más allá, expansión), Mercurio (comunicación e interés en conocer),  Saturno (límites, tiempo, logros, miedos) y las Pléyades. Estas últimas son bien explicadas por la canalizadora y sanadora Kate Ann Spreckley: “Las Pléyades, también conocidas como las Siete Hermanas, son un cúmulo abierto en la constelación de Tauro. Este sistema estelar ha sido objeto de fascinación e interés y tema de muchos mitos y leyendas en casi todas las culturas. Las Pléyades son consideradas por muchos de los pueblos indígenas como nuestro hogar ancestral. Por lo tanto, podemos esperar una masiva descarga de energía Divina durante este eclipse, que creará una limpieza colectiva en el corazón de la humanidad. Esta limpieza va a asegurar nuestra energía dentro de la luz de la Conciencia Crística, dotándonos de un corazón abierto y empático”.

Toda esta danza planetaria ocurre desde Tauro (tierra, valores de la humanidad, tradiciones) a Géminis (aire, mente, comunicación, conexión con los demás).

Es decir, este 20 de mayo realmente es una gran oportunidad para renovarnos profundamente y tomar conciencia (despertar) de aquello que valoramos y lo que no, de modo de comenzar a construir una vida nueva. Es un momento donde nosotros, al igual que los planetas, podemos alinearnos en pos de nuestro desarrollo –o evolución- y comenzar a mirar con la nueva luz que descenderá sobre la Tierra. Es un día mágico, ideal para estar en silencio, meditar, hacer rituales de limpieza o iniciación, sentir las fuerzas de la tierra y del cielo, explorar más de nosotros mismos, comprometernos con nuestros anhelos, agradecer, y usar con mucha conciencia la mente y el habla.

En términos globales, podrían pasar cosas con la economía y el mundo financiero, la agricultura y la estabilidad de la tierra tanto a nivel geográfico como climático. También pueden moverse colectivos de trabajadores, las telecomunicaciones, transportes y la política.

Además, hay otro simbolismo en este poderoso eclipse. Como se alinean la Luna (pasado) con la Tierra (presente) y nuestro Sol (futuro), donde aparece una sombra en el cielo para luego volver a dar paso a la luz, es un día portal donde podemos elegir si nos quedaremos entrampados en el pasado y nuestro lado oscuro (todo lo que no nos gusta de nosotros y/o que nos ata) o si daremos un paso para mirar esta oscuridad nuestra: reconocerla, aceptarla y limpiarla para avanzar más livianos hacia nuestro futuro. La decisión es nuestra y el eclipse una grandísima oportunidad.

Más sobre Astrología y Destino

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X