Antes de consultar un oráculo: Tips y consideraciones

En tiempos de incertidumbre colectiva como los actuales, muchos quieren una guía para saber qué hacer. Pero no da lo mismo con qué intención acudimos a una oráculo y en qué momento.

¿Por qué ir a una lectura esotérica? Supongo que para encontrar respuestas. Al menos por eso viene la gente a mi consulta. Pero en mi experiencia tanto en el oficio de tarotista como en el rol de consultante (yo también acudo al tarot y a otras mancias, pues no puedo auto-leérmelo) el momento y la energía con la que vamos es un gran factor a considerar.

Lectura Tarot

Foto: El Mercurio

A veces pedimos que nos lean las cartas sin quererlo o necesitarlo realmente.

Primero es bueno chequear si realmente necesitamos una guía, una voz de ayuda externa. A veces el miedo, la impaciencia y el afán de control no nos dejan digerir bien los acontecimientos y tener una visión más global de lo que nos está pasando y, entonces, en vez de usar nuestra propia sabiduría, corremos a que alguien o algo resuelva, vea, por nosotros.

Una vez resuelto ese dilema y confirmar internamente la necesidad de una guía, de pedir ayuda, es bueno decidir qué tipo de orientación necesito: si quiero hablar de cosas puntuales y hacer preguntas un poco más específicas, para lo cual podría recurrir al tarot, el naipe español, la borra del café, por ejemplo; o si quiero mirar procesos, para lo cual puedo recurrir a la carta astral, la quiromancia o los registros akhásicos.  (En otras notas hablaremos de cada uno y aquí los pongo como oráculos a todos aunque no se les considere como tal).

No es que sea excluyente un grupo del otro, pero en mi opinión –e igualmente depende del enfoque del profesional- es una clasificación que sirve para quienes no conocen tanto del tema.

Cuando ya tenemos esta información previa es bueno buscar referencias. Es decir, datos de gente confiable que haya acudido a alguna lectura y nos recomienden a quién consultar. Igual hoy hay quienes buscan por Internet y también puede ser una opción.

Dentro de lo anterior es bueno tener un parámetro relacionado al costo de la lectura, pues no siempre lo caro, por muy espectacular que suene es sinónimo de bueno y al revés tampoco. Podemos llamar a la persona y conversar un poco para saber en qué consiste su trabajo, cuál es su enfoque y evaluar si nos cae bien, si tenemos sintonía o nos despierta dudas o rechazo. Frente a esto último, es mejor esperar, no desecharlo de inmediato, pero tener precaución, pues es básico –igual que con el terapeuta- tener feeling con alguien a quien le confiarás cosas personales.

Una guía, no un control remoto

Luego de eso es bueno respirar y bajar las expectativas, tanto las buenas como las malas. ¿Por qué? Primero porque ir con miedo a que me puedan decir con cosas terribles es tan contraproducente como ir optimista convencido de que me  dirán lo bueno que quiero escuchar.

Cartas Tarot

Foto: El Mercurio

¡Sin enojarse!, las cartas no nos dirán lo que queremos escuchar, muchas veces será al revés.

Ojo que la mente puede jugarnos malas pasadas sin dejar espacio para sorprendernos, sino más bien para decepcionarnos. Segundo porque se supone que quiero una guía, no un control remoto; entonces si quiero saber si es bueno cambiarme de trabajo y sólo deseo que el tarot diga: No, porque tu jefe por fin te va a promover y aumentar el sueldo (no se ría, hay gente a la que sí le puede pasar); pero en vez de eso escucho: Sí, porque te van a despedir si no lo haces, así que busca rápido; no puedo enojarme y patalear, después de todo fui a ver qué se vislumbra y puedo usar la respuesta inesperada para provocar un cambio desde una nueva actitud  frente al trabajo hasta la decisión de partir o de usar ese contacto que no había pensado.

Además, es bueno anotar los temas principales que quiero consultar y ciertas preguntas específicas de cada uno, así podremos enfocarnos sobre los temas importantes junto con dilucidar cuáles son las prioridades de la lectura, qué es aquello que sí o sí necesito preguntar.

Para terminar, aunque es re legítimo, no recomiendo ir de curioso, por ir a ver qué pasa. Cada cierto rato llega gente a mi consulta que una vez después de la lectura introductoria no sabe qué preguntar. Y entonces se pueden producir varias cosas: que sintamos que no aprovechamos bien ese espacio, que escuchemos cosas de temas que ni pensábamos remover y que nos sintamos atemorizados o perplejos sin alcanzar a integrar la información, que quedemos con más dudas de las que traíamos.

Más sobre Astrología y Destino

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X