Carta astral de Piñera: Se asoman fuertes cambios

El eterno dinamismo del Presidente chileno puede verse frenado desde distintos ámbitos y de los cuales tanto él como nosotros tendremos mucho que aprender. Revise la tercera parte de su Carta Astral.

En julio pasado, en una entrevista radial en Santiago sobre la carta astral del Presidente Piñera, la periodista Cecilia Rovaretti me preguntó si esta carta mostraba algún cambio en él, o todo iba a permanecer igual. Le dije que sí, que se veía un cambio en los hábitos del ego presidencial, caracterizado, como dijimos en la primera parte, por la rapidez, iniciativa, hiperactividad, verborrea, competitividad, personalismo, frialdad, rabia, afán de protagonismo y búsqueda de poder.

Hablamos también del nivel de conciencia de Piñera, donde afirmé que estábamos frente a alguien que no ha crecido, que es un adolescente a nivel de energía y comportamiento, pues él no ha trabajado los mecanismos de su ego, es casi el mismo que hace 40 años atrás, lamentablemente.

Piñera

Foto: AP

La influencia de Urano podría causarle enfermedades a Piñera.

Y sí, se ve un cambio en la carta marcado por dos cosas. Un tránsito de Urano en cuadratura y otro de Saturno en oposición a la Luna. En la entrevista le señalé que cuando no queremos crecer, la vida nos obliga y eso lo logra con un “stop”, una detención repentina y aleccionadora; si es que queremos ver y entender la lección, ¿no?

¿Cómo qué? Como la cesantía, una pérdida o duelo, un accidente, un dolor fuerte en términos emocionales, crisis económica, una enfermedad. Afirmé, entonces, que el Presidente ya estaba enfermo, pues a mi juicio esos tics e innumerables lapsus son responsabilidad de algún desorden neurológico que tiene todo que ver con Urano (regente de la electricidad), el único planeta sin aspectos en su carta, con lo cual, este parece dominar la escena de su vida.

Sorpresas en su salud

Antes de seguir con el análisis astrológico, invito a cada lector a realizar un ejercicio: siéntese cómodo y con la espalda derecha, respire profundo e imagine por unos segundos que usted es Sebastián Piñera. Sí, tal cual. Respire y cierre los ojos en este ejercicio. ¿Qué siente?… Intente no juzgar, sólo registre lo que experimenta. Al final de la nota entenderá por qué. Bien, sigamos.

¿Por qué tantos tics? Recuerdo el día de principios de 2010 en que fue ratificado como Presidente en el Tricel y frente a un íntimo auditorio escuchó la canción nacional en versión lírica mientras se hacía real que era el nuevo Presidente de Chile. Con un plano de cámara cerrado saltaron a la vista una decena de tics nerviosos, en medio de una ceremonia de verdad emocionante, pues no todos los días te dicen oficialmente que ganaste la batalla que más anhelabas y que, encima, significa dirigir los destinos de una nación. En ese momento se notó su emoción y la de su familia, pero él –como siempre y como se lo enseñó su madre (Luna en Aries, emociones guerreras y rápidas)- no soltó ni una lágrima u ojos humedecidos, ni medio gesto de fragilidad.

He aquí una de las razones de sus tics. El ego de Piñera no deja que su corazón se asome, no se permite ni una emoción que huela a vulnerabilidad. No quiere conectarse con lo profundo, con lo puro y sensible que todos llevamos dentro.  Su Luna ariana está en cuadratura a su Venus en Capricornio, esta última marca una timidez que se expresa en frialdad o distancia emocional, aunque en realidad es miedo a expresar.

Otra de las razones es el gran poder que ejerce Urano, un planeta eléctrico, errático y rebelde, en su carta, pues cuando un planeta está inaspectado (no se relaciona al resto de los planetas) tiene dos opciones: o no se vive su energía, o éste domina la carta pues se encuentra fuera de control, la persona no es consciente de su fuerza. Y esto último es lo que, a mi juicio, sucede en el caso de Piñera.

Desde mi mirada, él es completamente uraniano: innovador, mental, inteligente, vanguardista, creativo, rupturista, nervioso, ansioso, acelerado, impersonal, idealista, individualista pero interesado en lo colectivo. Urano suelto es el responsable de esos tics que, simbólicamente, son los cambios internos que debiera hacer para crecer como persona, pero que su ego no permite. Es como si su alma estuviese en camisa de fuerza pugnando por salir. Su Urano está en Casa 8, un lugar profundo donde nos regeneramos a nosotros mismos y también donde se ubican los cambios emocionales y drásticos de la vida.

Piñera

Foto: El Mercurio

Piñera es completamente uraniano: innovador, mental, inteligente, vanguardista, creativo, rupturista, nervioso, ansioso, acelerado, impersonal, idealista, individualista

Por otro lado, con tanta energía en Aries, Sagitario y Leo, es un hombre vigoroso que, hasta ahora, aparentemente, no conoce la enfermedad. Su cuerpo –ya lo dijimos- conoce la adrenalina de correr y de realizar distintos deportes, en los cuales se destaca.

Por todo lo anterior y considerando que hoy él atraviesa un tránsito de Urano más bien difícil (una cuadratura) creo que el Presidente chileno podría manifestar una enfermedad o accidente (Urano en 8 marca accidentes aéreos, entre otras cosas) que lo lleve a conectarse más con su alma y así iniciar un nuevo proceso en su vida, pues Piñera no entiende que vivir siempre al límite es un gesto de insanidad, infantilismo y baja conciencia. Y, en estos tiempos más que nunca, ya no estamos –nadie- para eso.

Desde otra mirada, los hijos del Presidente –o la relación con ellos- también estarán en época de cambios sorpresivos, pues Urano transita su casa de la creatividad y la descendencia.

Temporada de introspección y fuertes cambios

¿Qué estaba haciendo Sebastián Piñera hace 21 años? Mmm, estaba cambiando el rumbo de su vida al ingresar de lleno a la política como senador de la República, en 1990. En ese tiempo era el mismo Urano –pero en oposición desde Capricornio- el que le exigió reencantarse con su labor en el mundo, encontrar algo en lo cual creer y que le diese mayor significado a su existencia. Entonces él dio un drástico giro profesional que tuvo enormes repercusiones hasta ahora.

En este nuevo ciclo, 2011-2013, Urano le pide que haga un cambio más orientado hacia el disfrute y la expresión de sí mismo, hacia llevar una vida más creativa y placentera, ya no tan orientada sólo a rendir o ganar. Este tránsito tiene un efecto renovador que puede colorear su rutina, introduciendo elementos de entretención.

Desde otra vereda, Saturno también cuestionará la psiquis presidencial. Al maestro aleccionador de la carta astral se le ocurrirá oponerse a la Luna ariana del Presidente, pudiendo causarle más de un dolor emocional, pues Saturno enseña con soledad, miedos, lentitud. Desde mi propia experiencia y la de algunos con quienes hemos compartido dicho tránsito, éste duele y fuerte. Se siente desorientación, abandono, aislamiento, frustración y la necesidad de buscar cobijo emocional, pero es también un llamado de atención a detenernos, pues hemos ido muy rápido o muy llenos de estímulos y hemos descuidado temas importantes de nuestro equilibrio; es tiempo de parar. Es un ciclo de necesario silencio, actividad que antes señalamos este Presidente casi no conoce. Además, con la Luna involucrada, surgen dificultades con mujeres; también con la autoridad, instituciones conservadoras o gente mayor, por el lado de Saturno.

Cuando un tránsito de Saturno nos afecta, llega un golpe de realidad a nuestra vida y tenemos que asumir que debemos trabajar para crecer internamente, pues es hora de madurar. Saturno nos afecta cada cierto rato y cuando toca a la Luna (emociones y hábitos arraigados en nosotros) se asoman pruebas emocionales donde tomamos conciencia de viejos temores guardados, a veces se viven grandes duelos, separaciones o decepciones que nos llevan a despertar. Desde octubre y hasta muy avanzado el 2012 Sebastián Piñera podrá sentir los efectos saturninos que, sin duda, serán un llamado a la introspección y el crecimiento interior.

De hecho Saturno hace un rato transita su Casa 11, el sector de los grupos y amigos:  durante su ejercicio presidencial se ha evidenciado todo lo que le cuesta trabajar con ellos, su soledad de siempre en este ámbito, y cada conflicto o presión son un llamado a que cambie sus estrategias individualistas, que se comporte con más criterio de realidad y maestría, que escoja con más sabiduría a sus colaboradores, junto con ponerles límites claros, pues Saturno es experto en marcarlos.

Por si faltaran ingredientes a este cóctel emocional, desde septiembre Plutón entrará en tensión con su Urano y esto marcará otro cambio obligado y profundo, que esta vez cuestionará lo que es realmente prioritario para Piñera y le propondrá conectarse con sus talentos. Plutón provocará una limpieza en sus valores internos y externos.

Concluimos esta saga de tránsitos transformadores con una cuadratura de Saturno a su Venus, que pondrá tensión y dificultades en sus afectos más íntimos, especialmente con sus hermanos y esposa.

Piñera

Foto: El Mercurio

Piñera deberá conectarse con su corazón.

Como se evidencia, Sebastián Piñera atravesará distintos desafíos personales donde el común denominador es madurar emocionalmente, conectarse con el corazón, también con la sabiduría; profundizar, detenerse y hacer cambios para construir una vida más auténtica.

Al llegar a la tercera y última parte de la carta astral de Piñera, el ejercicio del principio de imaginarnos como él, en su piel, en su energía; cobra aún más sentido. Estamos frente a un personaje político muy relevante que despierta un rechazo ídem, que se ve bastante solo y errático en el poder, a ratos traicionado, a ratos sobre enjuiciado, a ratos hasta aburrido de la dinámica que tomó su ejercicio presidencial. Si logramos por unos segundos ponernos en su lugar podremos sentir una gota de su angustia, soledad, agotamiento, obsesión, vacío, soberbia, miedo, electricidad mental, prisa, frustración, dolor… Nos daremos cuenta que ser Sebastián Piñera es algo más bien doloroso, nada agradable. Que él esté hoy en el poder no es una casualidad, sino una oportunidad para que cambiemos dentro nuestro lo que tenemos de él  y reconocer cuántas cosas tenemos parecidas: desde la prepotencia hasta la creatividad, pasando por lo acelerado y lo entusiasta. Si es así, entonces, ¿acaso todos nosotros no tenemos que hacer esos mismos cambios que los astros le proponen?

Si lo que señalan los tránsitos planetarios respecto a enfermedades, accidentes y dolores emocionales para Sebastián Piñera se materializan fuertemente (la Astrología no siempre muestra la intensidad que estos puedan tener), de paso le sirven a muchos para conmoverse con el sufrimiento y cambiar el switch de la rabia hacia la empatía (de la negatividad a la aceptación), y a varios otros para entender que el éxito –valor tan apreciado por la sociedad chilena de las últimas décadas- no es ni por lejos sinónimo de felicidad, y a sus compañeros en el poder para conectarse con la humildad y el compartir lealmente.

Seguiremos en otra nota con la carta astral del gobierno de Piñera, a ver qué más nos trae este tiempo tan movido a los chilenos y al mundo.

Links:

Más sobre Astrología y Destino

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X