Inicio » Autos » Equipo

Citroën DS3, lo probamos

El DS3 es el primer modelo de lo que será una completa submarca del Grupo PSA Peugeot Citroën. Es un modelo de diseño y calidad cuidada y de erspuestas dinámicas que tienden a lo deportivo.

La cosa es así: de pronto empiezan a aparecer en el mercado algunos modelos que pretender inyectar adrenalina a la sangre de sus conductores mediante desempeños sobresalientes, sin ser deportivos, envueltos en mucho estilo y con intensas reminiscencias a pasados ilustres. Ejemplos típicos: Mini y Fiat 500.

Frente a estos, Citroën también decide echar mano a sus archivos y rápidamente recupera la sigla DS para designar no a un modelo, sino a lo que espera convertirse en toda una submarca dentro del sello PSA Peugeot Citroën. Y el primer fruto de ese proyecto es el DS3, que ahora probamos, un artilugio que cumple con los requisitos para competir con los mencionados Mini y Fiat 500, pero que decide alejarse de los aires obviamente retro de sus blancos de competencia y propone en cambio un diseño nuevo, más radical y muy ondero.

Citroen

Foto: Citroen

El nuevo Citroën DS3 con su diseño y terminaciones más premium.

No es que el modelo prescinda por completo de toques pasados, ya que llamarse DS a algo tiene que obligar, sino que este pariente rico del Citroën C3 (comparten la plataforma) sólo emplea toques clásicos como elementos ornamentales, evidentes en algunos cromados y en el panel color carrocería y de textura suave del panel frontal.

Lo que importa es que tanto en el exterior como especialmente en el interior hay un claro esmero por mejorar la calidad percibida y la sofisticación general. Cierto es también que algunos detalles de equipamiento y terminación del Citroën C5 ya tienen estas ambiciones de calidad, pero verlo en un auto que por dimensiones pertenece al segmento B no deja de ser reconfortante.

Citroën le dio toques deportivos a su DS3. Es bajo y con buena aerodinámica. Además de los detalles exteriores y los cromados, el interior es más lujoso y atractivo y el puesto de conducción más envolvente. También hay que considerar un equipamiento es abundante y variado, pues incluye hasta el coqueto perfumero en el panel frontal.

Aparte de la lógica dificultad de acceso a las plazas traseras –y salida- que determina cualquier carrocería de 3 puertas, en este Citroën DS3 también se ha cuidado la habitabilidad y aspectos prácticos. En el asiento posterior, la anchura útil es incluso mayor que en el C3, la altura libre sí es inferior a la de su hermano y el espacio para las rodillas se beneficia de la ingeniosa configuración de tablero delantero y la enorme guantera, que permiten al acompañante situarse más adelante de lo habitual.

Citroen

Foto: Citroen

Tiene un marcado estilo deportivo urbano.

Además, sendos asideros situados oblicuos en el pilar intermedio facilitan en cierta forma el acceso y salida de la fila trasera de asientos.

Citroën ofrece en Chile una sola versión del DS3, propulsada por una maquinaria de 1,6 litros THP de 156 CV, con cambio 6 marchas. Se trata de un propulsor perteneciente a lo más nuevo generado en el Grupo PSA, cosa que para todo efecto práctico debe entenderse como cúspide en eficiencia.

Es también un motor divertido. Sea porque el modelo pesa poco, por las relaciones de la caja o por ambas cosas, el conductor encontrará que el DS3 es un auto muy divertido de manejar. Con 7,3 segundos de 0 a 100 km/h, puede que no responda tan bien como un Mini Cooper, pero responde de una manera lo suficientemente ágil como para que cualquiera quede con una sonrisa en la cara.

Mejor todavía, el DS3 tratará mejor a sus ocupantes que cualquier Mini o un Fiat 500, incluso, pues a pesar de que las suspensiones y direcciones son más firmes que en el C3, el modelo mantiene márgenes de comodidad agradables.

Tampoco es que se trata de un auto del que haya que esperar respuestas deportivas, tal como se anuncia con la cifra de aceleración, entre otras cosas también porque la percepción sonora del modelo corresponde más a la de un auto urbano y sosegado.

Citroen

Foto: Citroen

El interior muestra elementos de vanguardia y un buen equipamiento.

Los asientos delanteros sí tienen un aire más deportivo. Son muy envolventes y en principio especialmente indicados para una conducción dinámica, pero puede que no acojan fácilmente a usuarios corpulentos. Además, sus abultados flancos limitan las posibilidades de plegado del respaldo hacia delante, cuando se quiere acceder a las plazas traseras

Calzado con neumáticos 205/45R17, el coche se desenvuelve bien en zona de curvas. La dirección, en teoría algo lenta, pero transmite buenas sensaciones y su compacto volante da una excelente sensación de manejabilidad.

Más sobre Autos

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X