Inicio » Autos »

La experiencia al volante de una Maserati: Delicia puntual que te puede dar la vida

Gran Turismo S y el concepto del tridente italiano mezclados en este relato. La sensación de ir al volante de una Maserati, en detalle.

Guía de: Autos

A pesar de toda la crítica social y la cantidad de millones concentrados en sólo un ruidoso y “ostentoso” aparato, Maserati es un concepto más allá de lo que algunos ven como un lujo superficial; es una sensación y una mezcla de características que destacan lo mejor de la artesanía y el estilo italiano… en términos sencillos, es una de esas delicias puntuales que puede tener la vida.

Manejar Maserati

Foto: Guillermo Zuñiga

Partiré por el concepto que manejan los italianos sobre el lujo: entre más horas-hombre o mano de obra, más lujoso es; por lo tanto, muchas más personas, artesanos y especialistas, se involucran en su fabricación, que por ejemplo, en un Porsche. Teniendo esto en cuenta, no sólo una gran empresa se beneficia de la venta de uno de estos autos caros, también hay personas que desarrollan sus oficios y entregan lo mejor de sí para llegar al conjunto que forma un Maserati.

Hoy, Maserati es parte del grupo Fiat y ha estado bajo la administración de Ferrari desde hace más de una década, lo que ha reflotado a la alicaída marca del tridente, que antigüamente fue muy famosa por sus logros deportivos y porque eternamente estará en los libros de historia, pues son los primeros campeones de la Fórmula 1 moderna. El gusto que han tenido los italianos por los autos, no es hacia la perfección técnica, sino por la propiedad del diseño y de las “cosas” intangibles que entregan estos aparatos; el cuero labrado a mano, el gran diseño apasionado y el talento artístico puesto en cada uno de estos autos.

Manejar Maserati

Foto: Guillermo Zuñiga

A pesar de que Maserati ya no es un producto tan de “garage” como hace 60 años atrás, conserva intacta su esencia de deportivo italiano. No es un auto perfecto, no es tremendamente ágil ni tremendamente rápido, tampoco tiene un diseño estrafalario ni la última ingeniería; pero, sí es una obra que se disfruta, es una sensación especial.

Es fácil distinguir sus reacciones deportivas, que llegan a ser más nerviosas que en un Aston Martin, pero sin quitarle la elegancia que debe llevar. En oportunidades se siente la extensión del chasis al tener una agilidad limitada, pero van 4 personas disfrutando plenamente del interior.  El motor, bastante flexible, puede ir cómodamente a bajas vueltas, como puede estirarse hasta por sobre las 7 mil vueltas, aceleración que a veces se vuelve eterna. El sonido del escape, es uno de sus puntos fuertes. Maserati ha puesto énfasis en el diseño de los caños de escape, interpretándolos como instrumentos de viento y dándoles una nota, que los diferencia tremendamente de todos los otros automóviles deportivos.

Hace falta tecnología y un mejor sistema de sonido, pero, al conducirlo notas que no necesitas la música, basta con el motor. La aceleración no es violenta ni tan rápida como en otros autos que incluso, cuestan la mitad de su precio, pero el tacto con el volante, el accionar de la caja “cambio corsa” con la música del motor de fondo, lo hacen más emocionante y uno olvida la velocidad o cuán rápido estás acelerando; disfrutar se vuelve más importante.

A pesar de sentir una falta de agilidad, no deja de sentirse cómoda en caminos trabados o cuestas, pero brilla realmente en curvas más amplias.

La Gran Turismo S, posee un motor V8, de 4,7 litros y 440 caballos de potencia, hecho por Ferrari. Durante la prueba su consumo bordeó los 4,4 km/lt, que se mantiene en ciudad y en carretera se aproxima a los 7,5 km/lt; por supuesto, sus consumos siempre serán peores, es difícil tener el pié liviano.

Un dato curioso, “la” Maserati es “ella”, porque en Italia se les denomina “Berlinetta”, en femenino, como se les denomina a los autos “coupé”.

 

Manejar Maserati

Foto: Guillermo Zuñiga

Manejar Maserati

Foto: Guillermo Zuñiga

Más sobre Autos

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X