Inicio » Autos » Equipo

La oportunidad de crear un nuevo lenguaje

Impresiones de un encuentro con Peter Schreyer, jefe de diseño de Kia Motors.

Los jefes de diseño de las marcas siempre son más o menos como Peter Schreyer, responsable de esos asuntos en Kia Motors. Son personajes especiales, de muchas maneras personalidades únicas, a medio camino entre el arte y la ciencia, conscientes de lo estético y de lo técnico.

Peter Schreyer

Foto: Leonardo Mellado

Peter Schreyer, responsable de esos asuntos en Kia Motors.

A pesar de lo etéreos que parecen ser a veces, son sujetos sumamente concientes de sus responsabilidades: tres cuartas parte de la decisión de compra de un cliente cualquiera se deben a que le gustó el diseño del auto.

Vestido de riguroso negro (me cuentan que siempre viste así), Schreyer recibió a un pequeño grupo de periodistas, entre los que me encontraba yo, en sus oficinas del Centro de Diseño de Kia en Frankfurt, un muy moderno edificio situado a tiro de piedra de la Messe Frankfurt, el gigantesco centro de exposiciones donde cada año por medio se hace la mayor exposición de autos del mundo por superficie ocupada.

Peter Schreyer ya era considerado una estrella del mundo del diseño desde que dejara su impronta en Audi, donde fue el creador del TT original y del A6 de 1997, donde hizo relucir elementos del tradicional estilo Bauhaus germano.

Por eso es que Schreyer se permite filosofar acerca de las tendencias en diseño y, claro, los que le preguntamos buscamos precisamente eso. Que se vuele, que nos revele algo más de sus secretos, que nos de una vuelta más por lo que parece obvio: que Kia ha cambiado esencialmente desde que está al mando.

Nos dice sin tapujos, pero tampoco con aspavientos, que antes de llegar a Kia el único auto de esa marca que habría manejado era el Sorento, una revelación que, para ser franco, no me sorprendió nada. O sea, el tipo viene de Audi y allá le asignaban un A8 (o lo que el quisiera), de manera que con esa perspectiva, la idea de irse a Kia no parece demasiado interesante. Nada personal contra Kia, por supuesto.

¿Por qué un diseñador exitoso, con más de 40 autos creados en su haber querría irse a Kia?

Kia

Foto: El Mercurio

Kia le ofreció a Schreyer la oportunidad de para explorar.

Lo explicó él mismo: es que en Audi no hay para dónde ir. Bien, no lo explicó con esas palabras, pero esa es la idea básica. Audi tiene una historia (acaba de cumplir 100 años en 2009), tiene un estilo definido, unas líneas básicas a las que hay que ceñirse y, claro, a la larga, eso significa estrechar sus posibilidades de desarrollo.

Para Schreyer, entonces, Kia le ofrece un universo para explorar, una marca completa que le dice: anda y crea, inventa, desarrolla todo lo que en Audi ya estaba desarrollado. Es una oportunidad que no se da con frecuencia en ningún fabricante de autos. Es cosa de imaginarlo, de ponerse en los negros pantalones de este alemán, la de crear una nueva imagen para una gama de productos extensa y masiva, así como de que dicha imagen sea la perdure indefinidamente en el ADN de Kia.

Schreyer encontró en Kia unas pocas letras dispersas de un alfabeto coreano y las está convirtiendo en un lenguaje completo y universal.

No creo que haya algo más tentador que eso.

Y lo mejor es que ahora Schreyer dice que manejaría cualquiera de los últimos Kia. No faltaría más.

Más sobre Autos

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X