Inicio » Autos »

Opel Corsa OPC Nur, no apto para hacer trámites, sí para las curvas

Es difícil pensar que un nombre tan extenso escondería un automóvil tan pequeño y extremo. Tuve la oportunidad de rodar al volante de este extravagante Corsa, el más poderoso fabricado en la historia de la marca alemana.

Guía de: Autos

Todos tenemos grabado en la memoria que el Opel Corsa es un automóvil de ciudad, multifuncional y dominable por ambos géneros, como un producto de consumo masivo. Esta versión del  Corsa rompe brutalmente con cualquier idea que tengamos sobre este clásico de la sociedad, tanto que es casi como hablar de un auto totalmente diferente.Opel Corsa OPC Nur

Foto: Guillermo Zuñiga

En primer lugar, esta versión está equipada con un motor de 1,6 litros erogando hasta 210 caballos de potencia, 20 más que en la versión OPC ‘normal’. En segundo lugar, muchos de sus componentes fueron configurados en el autódromo más exigente del mundo, Nurburgring en Alemania (de ahí su nombre). Por estas dos características que lo describen de manera muy sencilla, es fácil deducir que es un engendro reservado sólo para algunos pocos que lo logren domar.

No hace mucho sentido hablar de las características del auto, que abundan en la red; Sí hace mucho sentido transmitir la sensación al volante, llena de emociones cargadas y fuertes. Sus butacas dan el pase al mundo de los autos de altas prestaciones, fueron diseñadas por Recaro, y a pesar de ser muy deportivas, entregar una comodidad única.

Opel Corsa OPC Nur

Foto: Guillermo Zuñiga

Está equipado con caja mecánica, por lo que la diversión está garantizada. Aquí me detengo bruscamente, para aclarar que éste es uno de esos autos que deben anailzarse con un criterio distinto. Claramente no fue diseñado para el uso diario o para cruzar la ciudad haciendo trámites, fue diseñado para quienes se apasionan al volante, para quienes conducir es una emoción y no una obligación, fue diseñado para disfrutar conduciendo por una cuesta con el pedal a fondo y sentir hasta el último grano del pavimento de cada curva devorada por este Corsa con esteroides.

No existen los botones para ablandar la suspensión o apaciguar la respuesta del motor, el modo siempre es uno solo y la forma de conducirlo siempre es una, con rudeza. Hasta cierto rango de revoluciones el motor es simplemente un 1,6 litros común y silvestre, hasta que entra en escena el Turbo y comienza la fiesta OPC lanzando al Corsa hasta velocidades que pueden superar con facilidad los 200 km/h, pero en realidad la cifra de la velocidad final es un dato al margen, éste es un auto que en definitiva fue hecho para doblar muy fuerte y no para acelerar en línea recta.

Con la entrada del Turbo el control de tracción hace lo que puede, teniendo la tracción en las ruedas delanteras el volante tiende a tambalearse… sin control de tracción hay que tomar con fuerza el volante para no dejarlo escapar y acabar destrozado a la orilla del camino. Los frenos, equipados por Brembo son su mejor característica, tiene una potencia de frenado mayor que la de muchísimos autos deportivos, tanto que quitan la percepción de unos frenos normales siendo normal ver por el retrovisor ver a un conductor despistado frenando bastante aproblemado.

El sonido del motor/escape es el punto menos fuerte, carece de esa emoción extra que entrega la sinfonía del motor, incluso con las ventanas abiertas el sonido es muy sutil o casi imperceptible. El segundo punto fuerte del modelo es la suspensión, sus amortiguadores Blistein configurados para circuito, entregan una maniobrabilidad única, siendo prácticamente imposible hacerlo derrapar en una curva.

El equilibrio de la adherencia, amortiguación, suspensión y chasis entregan la posibilidad de dibujar curvas complejas con perfección sólo dejando a elección del conductor su capacidad para abordarlas. Toma curvas con seguridad, sin dudar, sin sobre o sub viraje, no se siente falta de adherencia de ningún tipo.

A altas velocidades sus reacciones son dignas de un auto de Karting, respondiendo con firmeza a cualquier movimiento del volante, sin amalgamas electrónicas que los amortigüen.

En definitiva el Corsa OPC Nurburgrung Edition es simplemente un auto de circuito homologado para rodar en la ciudad. Esto último puede resultar algo incómodo y hasta embarazoso. Ante desniveles simples como una cuneta de altura promedio, el Corsa queda en 3 ruedas tambaleándose. La rigidez del chasis hacen que el auto se tambalee por completo en una calle con adoquines o con pavimento irregular, siempre hablando de niveles aceptables en cualquier otro modelo de calle, nunca tuve el descriterio de llevarlo por caminos difíciles para llegar a la obvia conclusión de que no está hecho para otra cosa que no sea el pavimento perfecto.

No hablaré de su interior, equipamiento o diseño, porque son temas de terceros planos que pierden totalmente el protagonismo al momento de girar la llave para encenderlo, cualquier falta de estándar o elemento fuera de lugar es absolutamente ignorado, éste, es un auto para emocionarse y comunicarse a través del volante y los pedales, no fue hecho para salir a un tranquilo paseo de día domingo.

Opel Corsa OPC Nur

Foto: Guillermo Zuñiga

Más sobre Autos

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X