Inicio » Autos » Equipo

XJ, la nueva cúspide de Jaguar

La marca británica sigue renovando su gama. Ahora le tocó a su modelo más grande, el cual se aleja de los conservadurismos históricos para experimentar con una silueta más felina. Como debe ser.

“El totalmente nuevo XJ recrea el auto de lujo superior. Es bello, estimulante de manejar y con un diseño sobresaliente, va al encuentro de los desafíos de nuestro mundo en rápido cambio”… la verdad es que las palabras de Mike O’Driscoll, director gerente de Jaguar podrían ser un poco superlativas, pero tras experimentar 400 kilómetros tras el volante del modelo cúspide de la marca británica, uno se queda pensando si aquél no fue sino un comentario justo.

Jaguar XJ

Foto: Jaguar

El XJ posee un diseño muy llamativo.

Mi nuevo acto de entrega a la profesión tuvo lugar en los alrededores de París, en una ruta que partía de las puertas de mi hotel en Versalles, para seguir por las campiñas en pleno brote primaveral, para luego empalmar con el río Sena al norte de la capital francesa y concluir en Chantilly, en el mismísimo hipódromo de esa ciudad.

Sólo manejamos unidades con motor V8 de 5 litros, puesto que la felicitada versión diésel de 3 litros no estará disponible para nuestra región (qué lata). Para no perderlas todas, sí habían ejemplares de la versión supercargada, que emplea el mismo V8 ya mencionado, pero con una potencia que pasa de 385 caballos en la versión atmosférica a 510, nada menos.

Según Jaguar, este último tarda solo 4,7 segundos en pasar de la detención a los 100 km/h. No es que lo pudiera comprobar, pero la sensación es que efectivamente acelera muy rápido, en silencio y de manera muy noble. Lo de la nobleza lo digo porque es una aceleración controlada, sin encabritamientos ni golpes violentos. El XJ sigue siendo un auto de caballeros.

Aparte de su notable rendimiento dinámico, es muy llamativo su diseño. Como varios en este segmento, el creativo de Jaguar buscó fundir las líneas fluidas de los coupés con la habitabilidad de los sedanes. En este caso el resultado es óptimo, porque el auto se ve deportivo y avanzado, pero inteligentemente mantiene los rasgos propios de la marca, especialmente en la proa.

Las luces traseras son discutibles, sin embargo. En lugar de formar un volumen propio, como pasa muchas veces, se diluyen en la confluencia de las líneas del casco y del maletero, casi como si los diseñadores hubieran querido ocultarlas.

Otra cosa es la parafernalia efectista del panel de instrumentos. Efectista porque no es necesario que los instrumentos sean todos digitales, que el velocímetro sólo ilumine la velocidad a la que se circula y no el rango completo o que el indicador de temperatura y combustible sea reemplazado de pronto por el mapa de navegación.

Y aún es menos necesario que la iluminación de dichos instrumentos se ponga roja cuando se selecciona el modo deportivo para el motor.

Pero que se ve espectacular, se ve.

Igual es espectacular la pantalla touch screen de la consola central, pero por un motivo más razonable: al operarse mediante simples toques, se evitan esas complicadas perillas multifunción que otros competidores han elegido para hacer lo mismo, facilitándole la vida al usuario.

En fin, si de equipamiento superior se trata, antes que tantos fuegos artificiales habría preferido un buen head-up display (un proyector de información en el parabrisas), que aporta a la seguridad; o un sistema de visión nocturna, por la misma razón. Ambos dispositivos están disponibles en modelos más baratos de marcas que compiten con Jaguar (BMW, Mercedes).

En Chile el Jaguar XJ no tiene precio estimado porque todavía no está en venta y llega a mediados de año. El precio a público varía de país a país dependiendo de muchos factores, entre ellos los impuestos

A modo de referencia, en España sus precios parten en algo más de 80 mil euros ( $ 56 millones de pesos) hasta 156 mil euros (unos $ 109 millones de pesos) dependiendo de la motorización y equipamiento.

Más sobre Autos

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X