Inicio » Básquetbol » Equipo

Mundial de Turquía: El argentino Scola es figura

Líder indiscutido de la escuadra argentina, tiene un registro notable en el mundial. Su poder bajo el cesto lo convierte en la mejor arma de su escuadra y en la pesadilla de los encargados de frenarlo.

“Encontramos un jugador soberbio que se llama Luis Scola, no hubo forma de parar su juego ofensivo”, admitió el técnico argentino de Brasil Rubén Magnano, luego de que su equipo cayera en un espectacular 89-93 y quedara eliminado del mundial de Turquía.

Scola

Foto: AFP

Luis Scola muestra su fuerza bajo el tablero en una disputa contra los brasileños en el partido en que su país dejó fuera del mundial a su tradicional rival del Atlántico.

Las alabanzas de Magnano -que guió a su país a la plata en el Mundial de 2002 y al oro en las Olimpíadas de Atenas 2004- hacia Scola son sólo el reflejo del momento dorado por el que atraviesa el argentino, considerado como el mejor jugador del Mundial de Básquetbol que se desarrolla en Turquía.

Scola anotó 37 puntos en el enfrentamiento contra Brasil, a pesar de toda la planificación previa para frenar su efectividad bajo el tablero, táctica que fracasó ante el poderío del argentino.

Su registro ante Brasil no hace más que disparar su promedio de 30 puntos y 8,2 rebotes por juego, registro que se alza dentro del ranking máximo de desempeño de jugadores durante el mundial.

Tal ha sido el nivel de juego desplegado por Scola -2,06 m y 111 kg- que su permanencia en cancha es casi total, sin casi un respiro para descansar y con un promedio de 35 minutos por juego.

A sus 30 años, el pívot argentino brilla como el mejor en Turquía favorecido por la ausencia de dos grandes de su selección: Emanuel Ginóbili y Andrés Nocioni. El primero no acudió a Turquía por opción propia para reponerse luego de intensas temporadas con los San Antonio Spurs, mientras que el segundo quedó fuera por lesión.

“Darle la bola a Luis es más seguro que tener la plata en el banco”, bromeó Nocioni ante el talento exhibido por Scola.

La “Scola-dependencia”

Scola ha pasado a ser una figura omnipresente para los argentinos y muchos ven en esto un riesgo excesivo para los trasandinos, que dependen principalmente de un sólo hombre para sacar adelante los partidos difíciles. Así, muchos hablan de la “Scola-dependencia”.

Scola

Foto: Reuters

El partido que Argentina perdió 82-84 ante Serbia fue uno de los momentos duros del mundial, aunque Scola volvió a brillar por su juego y fuerza bajo el tablero, además de su capacidad de convertir.

Y la marcha de Argentina en el mundial ha sido todo menos tranquila: cayó 82-84 ante Serbia; se impuso 74-72 frente a Australia; 91-70 ante Angola; 78-74 con Alemania y 88-79 con Jordania; además de la mencionada victoria contra Brasil por 89-93.

El pívot sabe de la importancia que tiene para su selección, pero esto, al tiempo que lo halaga, también lo complica: “No voy a decir que mi ego no disfruta de eso, pero soy consciente de que es algo malo para el equipo. Estaría bueno desarrollar otras opciones. Buscar que otros anoten para abrir las defensas, para encontrar espacios, pues tendríamos más posibilidades de ganar que de la forma en que se dio hasta ahora”, dijo el pívot, quien juega en los Houston Rockets de la NBA.

Scola renovó hace poco contrato por 47 millones de dólares para un periodo de cinco años con los Rockets y vive en Turquía su mejor momento deportivo.

Más sobre Básquetbol

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X